Reseña de ‘Zot!’, de Scott McCloud

Reseña de 'Zot!', de Scott McCloud

Corría la década de 1980 cuando los cómics comenzaron a entrar en lo que se denomina la Edad Moderna. Los superhéroes empezaban a tener un cariz cada vez más oscuro y aunque para algunos eso fue un cambio a mejor, otros se mostraron contrarios. Es el caso de Scott McCloud, un por aquel entonces desconocido autor que quiso luchar contra la corriente que se imponía con una atípica historia de superhéroes llamada ‘Zot!’.

Y digo atípica porque lo que comienza siendo un relato sobre un personaje de una dimensión paralela utópica que visita la Tierra, pasa a convertirse en una trama que profundiza en la amistad, en el amor, en el concepto del bien y el mal y en numerosos temas que envuelven a la sociedad.

Reseña de 'Zot!', de Scott McCloud‘Zot!’ se publicó por primera vez en marzo de 1984 bajo la editorial Eclipse, aunque los primeros diez números de la serie, que fueron en color, no terminaron de convencer a McCloud, por lo que con el número 11 se intentó marcar un antes y un después. Así, en las siguientes recopilaciones que han surgido de la serie, el autor ha obviado esa primera parte, centrando su atención en los números 11 al 36 de la saga. De hecho, el prescindir de esas primeras historias que sirvieron de presentación no hace más que fortalecer el objetivo de la serie: que el lector se sienta abrumado ante las novedades que va encontrando. Mediante este recurso se consigue transportar la sensación a quien lee la obra de estar descubriendo a los superhéroes, algo similar a lo que se vivió a finales de la década de 1930. Aun así, la trama se entiende perfectamente sin estos números iniciales. Si bien es cierto que los principales protagonistas ya están presentados, en solo un número el lector ya se sitúa perfectamente en la historia.

Zot es un joven héroe adolescente del “lejano futuro de 1965”, un utópico mundo paralelo a la Tierra donde las predicciones que hemos visto en los libros de Julio Verne o en la ciencia ficción cinéfila se han hecho realidad. Pero todo cambiará cuando el superhéroe viaje a nuestro mundo y conozca a Jenny, una joven asqueada con su entorno que verá en Zot a su salvador.

Reseña de 'Zot!', de Scott McCloudJuntos comenzarán a vivir una serie de historias más cercanas a la fantasía que a la realidad, ya que los jóvenes empezarán a viajar asiduamente al mundo del héroe, donde él tiene un gran poder conferido por el hecho de saber que siempre va a vencer. Es decir, si cree que el villano no tiene nada que hacer con él, ese pensamiento le confiere la fuerza, agilidad y destreza necesarias para poderle hacerle frente sin ningún tipo de impedimento.

Durante este primer arco, que lleva por título “Héroes y villanos”, veremos historias que devuelven un halo de esperanza a aquellos que veían resignados cómo los cómics se tornaban cada vez más oscuros. Pero la segunda etapa de este volumen, llamada “Historias de la Tierra”, deja a un lado la premisa inicial y centra su atención en las relaciones humanas. Van apareciendo nuevos personajes secundarios que adquieren mayor protagonismo, mientras que por otro lado, Zot decide viajar a nuestro planeta con el objetivo de ayudar. Pero esta tarea no será nada fácil, ya que el mundo pesimista en el que vivimos creará una contradicción con los poderes del héroe, que le hará verse en más de un apuro.

Reseña de 'Zot!', de Scott McCloud‘Zot!’ es un cómic dividido en dos partes totalmente diferentes, que funcionan correctamente de forma individual pero que en conjunto no hacen más que afianzar la idea de que McCloud ya era un artista de peso desde su juventud, con unas ideas críticas infrecuentes en la época.

El dibujo de ‘Zot!’ está claramente influenciado por el manga, es más, el autor comenta que Osamu Tezuka era todo un ídolo para él. Esto queda claro en el estilo de las viñetas, así como en las expresiones de los personajes, de ojos grandes y línea clara, algo que chocaba nuevamente con el estilo de aquellos años.

En cuanto a la edición que acaba de publicar la editorial Planeta Cómic en España, no se puede más que elogiar. Las 576 páginas en blanco y negro que hay en el interior de este volumen integral con formato cartoné y un precio de 35 euros recopilan los números 11 al 36 de la serie, dejando solo al margen los diez que el autor no quería incluir y el especial que salió en formato webcómic hace unos años. Asimismo, Scott McCloud decidió revisar ciertas ilustraciones para esta edición con el fin de mejorar ciertos aspectos de los protagonistas que bajo su punto de vista flaqueaban en la versión original. Por otro lado, cada número viene precedido de las portadas originales y de algún comentario del autor, aunque en la parte final de algunas historias encontramos varias páginas con apuntes de McCloud que sirven para entender el por qué de algunas tramas. Un tomo de lujo para un gran cómic de ¿superhéroes?

Scott McCloud (Boston, 1960) es un autor, ensayista y teórico de cómics estadounidense que ha logrado hacerse un gran nombre sobre todo por promover el webcomic y por su propuesta de crear un cómic en 24 horas. Desde la publicación de su primer cómic en 1984, ‘Zot!’, se ha decantado más por el estudio de estos, con obras como ‘Entender el cómic’ o ‘Hacer cómics’, llegando en el año 2015 su último trabajo en el que una todo su conocimiento: ‘El Escultor’.

Reseña de 'Zot!', de Scott McCloudZot!
La obra superheróica del maestro Scott McCloud

Zot es un superhéroe optimista, habitante de un mundo paralelo al nuestro, lleno de buenas intenciones y bondad. Cuando el chico viaja hasta nuestro planeta, descubre el lado oscuro de los seres humanos y, por ello, decidirá combatir el crimen enfundado en su traje rojo. No todo será malo para Zot en esta dimensión, ya que conocerá el amor gracias a la inteligente Jenny.

El autor y teórico Scott McCloud (El Escultor, Entender el Cómic), afirma que su mayor influencia para escribir esta obra fue Astro Boy de Osamu Tezuka. Así, se convierte en uno de los pocos cómics norteamericanos de superhéroes inspirados en el manga japonés.

Título original: Zot!

Enlace a Whakoom

¡No te vayas sin comentar!