El declive de ‘Pokémon Go’

Pokémon Go

Pokémon Go acaba de cumplir un mes en nuestros móviles y el número de usuarios activos ha caído un 33%, casi 15 millones de entrenadores menos. No solo eso, también se han visto perjudicadas las descargas diarias y el tiempo que pasan los usuarios utilizando la aplicación. ¿Por qué? Vayamos al principio.

Para empezar con mal pie, Pokémon Go no tuvo una fecha de lanzamiento universal. Los primeros países en poder acceder a la aplicación fueron EE.UU, Australia y Nueva Zelanda (6 de julio) mientras que tuvimos que esperar más de una semana en Europa (13 a 16 de julio en algunas zonas) y hasta el 4 de agosto no llegó a Latinoamérica. Distribuir un juego de móvil por 89 países no es tarea fácil pero esta diferencia temporal tiene su justificación en los problemas que la aplicación tuvo que afrontar en cuanto a la capacidad de sus servidores. Los primeros días el juego estaba repleto de fallos: la pantalla se paralizaba o se quedaba en negro, perdía la conexión con internet y con el GPS, había que introducir los datos de usuario varias veces… A pesar de ello, la mala publicidad no afectó al número de descargas de la app, que alcanzó rápidamente el puesto #1 en Google Play y es la aplicación que logró más descargas durante la primera semana de su lanzamiento, más que cualquier otra en la historia de la App Store de Apple. Pero ya ha pasado suficiente tiempo como para que Pokémon Go haya dejado de resultar llamativo, algo normal por otra parte, como explicaremos más adelante.

Pokémon Go estadística
Tendencia a la baja en el número de usuarios activos de ‘Pokémon Go’

Pueden ser varias las razones por las que Pokémon Go esté perdiendo adeptos, una de las más importantes es sin duda la expectación. Como toda campaña de marketing, el juego de Niantic se fue haciendo cada vez más esperado, creando tal hype que muchos usuarios se descargaron la app de manera clandestina antes de su lanzamiento oficial, aun sabiendo que podría tener errores. Sin embargo, cuanto más altas sean las expectativas más bajo llegarán a caer, esto es lo que ha ocurrido con el fenómeno de capturar pokémon mientras caminamos por la calle. Aún no están disponibles algunas de las funciones que anunciaron los desarrolladores antes del lanzamiento del juego, como el intercambio, los combates espontáneos con otros usuarios y un radar óptimo de pokémon cercanos a ti. Sin actualizaciones importantes, cualquier app popular que lleve operativa más de un mes está condenada al declive.

Durante la primera semana jugando, el mero hecho de utilizar la realidad aumentada en el universo Pokémon es un sueño de la infancia, tienes el flamante objetivo de hacerte con los 150 pokémon de la mítica primera generación pero en lugar de hacerlo jugando en casa, ahora además vas a ver un Vulpix en tu barrio, un Ekans en el parque o incluso un Rattata en el cubo de la basura. No solo eso, también puedes reclamar gimnasios combatiendo con otros entrenadores líderes y hacer eclosionar huevos recorriendo largas distancias.

En la segunda semana jugando ya nos conocemos la mecánica del juego, ha dejado de ser algo novedoso para convertirse en algo repetitivo y predecible, adjetivos enemigos de cualquier producto de entretenimiento. Ahora que la comunidad ya está familiarizada con el funcionamiento de la aplicación, son criticados aspectos que anteriormente eran alabados, como el sistema de combates. Al contrario que en los juegos de Nintendo, en Pokémon Go no hay espacio para la estrategia eligiendo movimientos eficaces contra el rival según su tipo, ni tiempo para utilizar pociones u otros objetos durante la batalla. En su lugar, todo sucede en un abrir y cerrar de ojos, pulsando la pantalla con frenesí mientras vemos cómo nuestro equipo se va debilitando ante un Snorlax de 1451 PC.

Pokémon Go combate
El sistema de combate sigue resultando frustrante. Nadie puede contra Snorlax.

Sin embargo, este declive no sucede exclusivamente con Pokémon Go. Aunque centremos este artículo en él, la curva de usuarios activos de videojuegos (y especialmente videojuegos para móviles) siempre ha sido muy corta. Hablamos muchas veces de juegos baratos e incluso gratuitos de usar y tirar. En este contexto, hay que tener en cuenta que Pokémon Go no es un juego donde debas alcanzar ciertos objetivos o pasarte niveles como lo son Fallout Shelter, Angry Birds o Candy Crush, grandes éxitos de la industria para móvil, sino que es un juego sin apenas argumento, fases, ni jefes finales. Tal vez se reactiven las cifras de usuarios con el lanzamiento de Pokémon Go Plus en septiembre, un complemento en forma de pulsera Bluetooth que nos avisará de poke-paradas y pokémon cercanos cuando no estemos utilizando nuestro smartphone. El gadget ya se ha agotado en la tienda oficial de Nintendo, y el número de usuarios activos de Pokémon Go sigue siendo descomunal en comparación a otros juegos móviles. Sin embargo, la propia estructura del juego sin principio ni final y que transcurre de la misma manera a través de cada nivel de experiencia alcanzado, hace que Pokemon Go se haya transformado en una experiencia con fecha de caducidad en un mercado ávido de nuevas y cada vez más efímeras sensaciones.

Escrito por Álvaro Meléndez y Violeta Sarabia.

Violeta Sarabia y Álvaro Meléndez escribimos bajo el nombre Helenio I. Palmera: personificación de nuestro proyecto audiovisual 'Leño y Palmera'. Hablar de videojuegos es nuestra herramienta para desbloquear mundos inexplorados y vidas no vividas.

2 Comentarios

  1. El hecho de que hayan pocas pokeparadas en ciudades pequeñas, y también que aparezcan Pidgeys y Ekans por montones frustra mucho. También lo que anunciaron sobre lugares únicos (Hospitales para Chanseys, o rios y playas para pokemones de agua) es mentira..

    • lo de las localizaciones de los pokemon de agua no es mentira porque dónde yo vivo que vivo en una ciudad costera salen pokemons de agua tanto en la zona del puerto, como en el centro urbano que también salen. Así que si es cierto, y el de chansey aún no lo he comprobado porque no he conseguido ninguno.

¡No te vayas sin comentar!