Reseña de ‘Philémon integral volumen 1’, la gran obra de Fred

El tomo presentado por ECC
El tomo presentado por ECC

Hay cómics que marcan la diferencia. Por su propia identidad, la capacidad de transgredir las normas, o por la simple magia que desprenden sus páginas. Obras que nos recuerdan las infinitas posibilidades del medio, que depende de manera única para crear de la imaginación de los autores. Plasmar ideas en papel a través de imágenes, tan sencillo y fascinante. Fred, en Philémon, recoge las piezas de la tradición oral, del cuento, de la fábula, de los clásicos de siempre, y deja para el recuerdo un momento clave del cómic europeo.

Por fin disfrutamos los lectores españoles de una edición completa y decente de las aventuras de este aventurero por accidente. El paso de Philémon por el mercado editorial de este país es casi anecdótico, y por eso el personaje es apenas conocido por un puñado de aficionados al cómic llegado del otro lado de los Pirineos. Con la gran diversidad del cómic a día de hoy es necesaria la labor editorial para la recuperación de esta clase de maravillas ocultas. Nos sirve para situar la importancia y evolución del cómic como arte, y el disfrute de una narrativa especial y diferente. En ese aspecto, hay que aplaudir el trabajo de ECC con esta edición, por la elegancia del tomo y el atrevimiento en la recuperación un personaje casi desconocido por el gran público.

En Philémon, Fred nos cuenta las correrías de un joven travieso y vivaracho, que pasa los días en un ambiente rural apacible y tranquilo. Pero esta vida sosegada da un vuelco cuando el chico se ve envuelto en aventuras cada vez más rocambolescas, empujado a viajes imposibles por lugares mágicos, absurdos, cómicos o directamente desquiciados.

En las primeras entregas presentadas en este volumen, Fred enmarca la acción en el campo, en el territorio confortable del joven protagonista. Mezcla con entrañable viveza el retrato rural con un punto de romanticismo nostálgico y la aventura disparatada. El humor absurdo es primordial desde los primeros compases de la aventuras de Philémon, y Fred deja claras sus influencias e intenciones desde la primera viñeta. La fábula o el cuento infantil de sabor clásico son ingredientes básicos en la propuesta del genial creador francés. Los animales hablan, las divertidas confusiones se suceden a ritmo vertiginoso, las travesuras de Philémon recuerdan a los imprescindibles infantiles, como Tom Sawyer, aunque acelerado por el tono disparatado de las peripecias del inquieto protagonista.

Contra el piano salvaje
Contra el piano salvaje

Pronto abandona Fred este cuadro costumbrista plagado de absurda comicidad para el afortunado encuentro con el surrealismo. La magia, lo imposible, la libertad total de la imaginación se apropian de la narrativa del autor, que nos sumerge en un mundo en donde la realidad se deforma de mil maneras distintas. Cada paso del camino de Philémon es motivo de sorpresa, de asombro por parte de un lector incapaz de predecir la siguiente locura en la travesía del protagonista. Sólo queda rendirse al disfrute entrañable de cada viñeta, presentadas con la extraña belleza del trazo de Fred.

El guionista y dibujante se aferra a la fantasía, pero sin abandonar el contacto con la realidad rural de Philémon. Al final, siempre queda el retorno al hogar, con una buena historia bajo al brazo, aunque los vecinos y familiares del chico tachen sus aventuras de invenciones producto de un exceso de imaginación, o simple gamberrada.

El dibujo de Fred es único. Hay una simpleza aplastante en la viñeta de este autor tan especial. La sensibilidad se da la mano con el humor, moviendo a sus creaciones entre la caricatura y el juego con las formas, la anatomía, la caracterización de las locas creaciones que pueblan los mundos visitados por Philémon. Fred tiene tiempo para la parodia, el uso de elementos totalmente ajenos a su propia estética con el único ánimo de sorprender y provocas la risa del lector. Con cada nuevo álbum de Philémon, hay más atrevimiento, incluso con las composiciones de página. Rompe las tradiciones del cómic francés para el enriquecimiento de su poder narrativo, a base de soluciones tan sencillas como efectivas.

La magia de Fred
La magia de Fred

La honestidad, cariño y poesía que destilan las páginas de este volumen son tan agradecidas que, cuando te sumerges en las historias del joven aventurero, sientes que estás ante algo especial, de identidad única. Philémon es un viaje a esa parte de ti que disfruta siendo niño. Hay mucho de Peter Pan en la propia esencia del personaje. A pesar de sus idas y venidas, Philémon regresa a casa para ser el mismo chico travieso, inocente y despreocupado que reconocemos desde la primera página.

Las buenas historias funcionan porque hay una colección de personajes que completan al protagonista, y en las páginas de Philémon tenemos un plantel entrañable de secundarios. El abnegado y gruñón padre de familia, el tío Felicién, que es un poco brujo, el pocero Barthélémy, o el simpático burro Anatole son los compañeros de correrías del chaval que da título a estas locas peripecias.

En Philémon se dan la mano las fábulas tradicionales, las Mil y Una Noches, el absurdo de Monty Python, recuerdos del cine de Fellini, clásicos como Robinson Crusoe, Alicia en el País de las Maravillas e incluso los viajes por el sueño de Nemo, la inmortal creación de Winsor McCay. Todas esas fabulosas influencias se transforman en una obra valiente, que parte de la sencillez hasta la creación de un mundo inabarcable. El cariño de Fred por su obra se refleja en la sonrisa del lector atrapado en la lectura del gran legado de un autor irrepetible.

Los entrañables personajes de Fred
Los entrañables personajes de Fred

A pesar de su esencia de cuento infantil, Philémon harás las delicias de cualquier lector. Lo cierto es, como ocurre con muchas narraciones por las que han pasado unos cuantos años desde su publicación, el humor y aspecto de este cómic está muy lejos de los productos visuales dirigidos a los más pequeños. Entre tanta esquizofrenia visual de exceso y ruido, es genial que cosas como Philémon aún tengan vigencia. Será ideal para que lo pongáis en manos de vuestros peques, y se convierta en un viaje de iniciación lectora de la mano de un compañero de aventuras sin comparación.

Prepárense para la aventura, loca, inexplicable, llena de giros imprevisibles y situaciones extrañas. Os espera el viaje a las letras del Océano Atlántico escritas en un mapa, así que no busquéis muchas explicaciones. Simplemente, dejaos llevar. El viaje merece la pena.

ECC lleva a vuestra librería favorita el primer volumen (de tres) de la recopilación integral de la magnífica creación de Fred. Una cuidada edición de lujo, Philémon contiene 304 páginas a todo color de entrañable aventura. Contiene además un artículo sobre la historia de la creación y edición de este simpático personaje, de mano de Jorge García. El precio recomendado es de 35 euros.

Fred (1931-2013) pertenece a una generación de autores que cambiaron las reglas del cómic en Europa, durante los 60 y los 70. Aunque es reconocido por su carrera en el mundo de la viñeta, también desarrolló su faceta de escritor de guiones o ilustrador. Fuer director artístico de la revista de humor satírico Hara Kiri, aunque el momento más inspirado de su carrera lo consiguió cuando entró a formar parte del equipo de la revista Pilote, en cuyas páginas nació Philémon, su creación más celebrada. Ganó el gran premio del festival de Angouleme en 1980.

Entre 1965 y 2013, el historietista galo Fred narró las andanzas de Philémon: joven que descubre mundos fantásticos habitados por seres imposibles en compañía de su asno Anatole y del pocero Barthelemy. Todo un derroche de magia, imaginación, surrealismo e innovación formal que seguro os sorprenderá.

Artífice de un imaginario evocador de las grandes obras de Lewis Carroll, Jonathan Swift, Winsor McCay o George Herriman, Fred firmó 16 álbumes de esta inolvidable serie, dando forma a un legado de valor incalculable para la historieta que en su mayor parte permanecía inédito en España. Una indiscutible obra maestra que ahora recuperaremos a través de tres integrales, respetando su tamaño original. 

Ver en Whakoom

Reseña
Dibujo
Guión
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.