Análisis de ‘Reigns’ para móviles y PC

Reigns (Android, iOS, PC, Mac), desarrollado por la británica Nerial y publicado por Devolver Digital (distribuidores de entre otros, Hotline Miami o el magnífico juego hecho en España Gods Will Be Watching), es uno de los juegos más especiales del año, y probablemente de la historia del mercado móvil. Y en nuestra opinión, también uno de los mejores.

Se trata de un juego en el que encarnamos a un linaje de reyes sin fin perseguido por una maldición: tras la muerte de nuestro personaje controlaremos a su heredero (a la manera de la saga Crusader Kings) durante siglos y siglos, en nuestra misión de gobernar nuestro reino de la mejor manera posible, entre los destellos de información sobre nuestra maldición y cómo deshacernos de ella. Todo esto en un contexto lleno de abundantes dosis de humor absurdo que recuerdan a los títulos de Monkey Island y presentado con una interfaz gráfica similar a Tinder, la archiconocida app para buscar pareja.

Reigns Decision
El juego nos hace tomar decisiones respecto a las ‘cartas’ que nos van tocando.

Esta extraña mezcla logra funcionar gracias a un elaborado sistema de cartas mediante el cual el juego nos presenta las historias y novedades de nuestro reino medieval: torneos de caballeros, propuestas de matrimonios, guerras, pactos, plagas, cruzadas… Contadas muy a menudo desde el punto de vista del humor surrealista e incluso socarrón y un poco negro, que además ha sido excelentemente llevado al castellano en su traducción. La mecánica de deslizar a uno u otro lado según nuestras preferencias en la app Tinder se reproduce aquí de manera muy creativa, e incluso se parodia en una de las cartas interactivas del juego. Y es que será a través de esta mecánica de decir que sí o que no a nuestros consejeros, consortes y demás personajes peculiares que Reigns nos muestra a través de dichas cartas sobre la cual tomaremos las decisiones que afectarán a la situación del reino y también a la de nuestro propio cuello, pues si queremos alargar lo máximo posible nuestro reinado debemos tener satisfechos (aunque no demasiado) a los cuatro estamentos que miden las elecciones que llevemos a cabo: la iglesia, el ejército, el pueblo y la economía.

Reigns 2
Nuestro bufón, con referencia a Monkey Island incluida, es uno de los mayores exponentes del humor absurdo que caracteriza a Reigns.

Junto a esta adictiva interfaz también podremos hacer visitas a mazmorras y otros escenarios en los que el juego cuenta con fases de peleas de espada, situadas en un pequeño marcador 2D en la parte superior de la pantalla. Estas peleas son parecidas conceptualmente a las ya míticas peleas de insultos de la saga Monkey Island, y aunque no son nada extraordinario ayudan a conseguir que nuestra experiencia no sea solo deslizar a izquierda o derecha. La historia que sirve como trasfondo a nuestra partida como sucesivos reyes de nuestro pueblo es original, fresca y mantiene nuestro interés para seguir jugando durante el máximo tiempo posible, y tiene complementos muy divertidos gracias a la posibilidad de descubrir nuevas cartas y aspectos de la historia a lo largo de nuestra partida, así como otros coleccionables en forma de galerías, personajes y diferentes posibilidades de morir del protagonista.

Reigns 5
El sistema de combate es capaz de combinar a Tinder con Monkey Island.

Reigns se une así a otros juegos que usan interfaces de apps y programas ajenas al mundo del videojuego como plataforma para expresar su historia, una estrategia llamativa que bien empleada puede lograr gracias a su cercanía y creatividad que el argumento de una obra tenga aún más impacto que llevado en un formato más tradicional. Tenemos varios ejemplos recientes, como es el caso del juego de la serie Mr. Robot, de Telltale Games, que usa una interfaz similar a la de una app de mensajería instantánea a través de la cual nos llegan mensajes y notificaciones que cuentan la historia del juego, haciendo la experiencia aún más fidedigna para el usuario, o el genial y gratuito Emily Is Away, juego indie cuya melancólica historia se cuenta a través de un programa parecido al antiguo Messenger, con avatares de la época incluidos. Es una manera nueva de contar historias de la que aún no hemos visto todo su potencial y que aún están explorando tanto juegos como otros medios, como el corto canadiense Noah en el que toda la historia se cuenta a través de ventanas de un ordenador, y al igual que ocurre en la película de Nacho Vigalondo, Open Windows.

Reigns 3
Una de las (numerosísimas) maneras de morir en este juego.

En el caso de Reigns, la comparación con Tinder acaba superándose pronto, ya que la brillante mezcla de géneros, la sencillez de su sistema y su sorprendente contenido en el contexto de juegos móviles hacen que el formato paródico de la obra sea olvidado prácticamente en los primeros minutos de juego, convirtiéndose así en combustible para alimentar las combinaciones posibles en este tipo de opciones de narrativa aún por descubrir. Sin embargo y pese a ser su característica más distintiva, el gran problema de Reigns es también su formato, a dos niveles: por un lado, el número de cartas disponibles para nuestra partida es limitado, haciendo que la experiencia se vuelva repetitiva pasado cierto tiempo, hecho que se hace más obvio al usar mayoritariamente la mecánica de deslizar opciones. Por otro está el contexto de su propio entorno, y es que como ya sabemos los juegos para plataformas móviles no suelen durar en nuestros dispositivos más de 2-3 días. Sabemos de algunas excepciones, pero aunque este juego sea tan especial no lo es tanto respecto a esta regla, pues aunque apetezca volver a su universo cada cierto tiempo, su rejugabilidad es nula una vez hayamos completado todos los objetivos y retos posibles, y el contexto de su compra para PC o Mac hace este problema aún peor. Aún así hay que tener en cuenta que estamos hablando de un juego que, a su precio de tres euros, mantiene un índice de calidad-precio bastante alto en comparación a otros de plataforma móvil gracias a su contenido.

Reigns 4
Dependiendo de nuestras acciones nuestros reinados serán conocidos con diferentes apelativos.

Su corta duración es un problema que sus desarrolladores podrían solventar en el futuro siguiendo la estela de juegos móviles como Fallout Shelter, capaces de extender la experiencia de juego original con nuevos modos y contenido. Pese a este handicap, su diversión y originalidad, junto a su adecuado precio y buena traducción al mercado español, hacen de Reigns un juego móvil que sobrepasa con creces a la calidad habitual de su medio. El juego termina convirtiéndose en un soplo de aire fresco para los juegos de plataformas móviles, sin anuncios, vídeos ni microtransacciones, cuya particular perspectiva llena de humor de los juegos de estrategia lo hace único en su género, y que supera rápidamente el ‘meme’ de su formato a través de una historia bien hilada, una jugabilidad adictiva y una ambientación muy detallada mediante sus absurdos personajes, el sonido y las ilustraciones de cada carta. Gracias a su sorprendente presentación y su atractiva historia, Reigns es uno de los juegos más interesantes del año, tanto en el mercado móvil como en el de toda la comunidad de videojuegos.

Escrito por Álvaro Meléndez y Violeta Sarabia.

Reseña
Jugabilidad
Narrativa
Sonido
Visual
Violeta Sarabia y Álvaro Meléndez escribimos bajo el nombre Helenio I. Palmera: personificación de nuestro proyecto audiovisual 'Leño y Palmera'. Hablar de videojuegos es nuestra herramienta para desbloquear mundos inexplorados y vidas no vividas.

¡No te vayas sin comentar!