Reseña de ‘Agente Secreto X-9’

Agente Secreto X-9

William Randolph Hearst, el magnate y periodista dueño de un gran número de periódicos americanos de finales del siglo XIX, fue uno de los principales promotores del cómic en el mundo. Gracias al enfrentamiento que mantuvo con Joseph Pulitzer por los derechos de ‘The Yellow Kid’, creó incluso el término ‘prensa amarilla’. Años después, cuando las tiras de Dick Tracy lograban gran éxito en el Chicago Tribune – New York Daily News, se le ocurrió copiar la idea para su sindicato King Features. Algo muy habitual en él, aunque debido a sus medios, lograba que los productos creados no palidecieran ante sus promotores. Así, en 1934 nacía ‘Agente Secreto X-9’, un espía que en palabras del propio Hearst mezclaba “la dureza de un detective como Tracy y el misterio de un agente secreto como Dan Dunn”.

Pero claro, una obra así no podía salir de la nada y por tanto, contactó con el por aquel entonces exitoso escritor de novela negra Samuel Dashiell Hammett, autor de obras como ‘Cosecha Roja’ o ‘El halcón maltés’. La elección no fue fortuita: Hearst era un amante de la revista policiaca ‘Black Mask’, donde Hammet publicaba. De esta forma, el otrora espía de la Agencia Pinkerton se convirtió en objetivo para el magnate, aceptando el encargo.

Agente Secreto X-9

Ahora solo faltaba un dibujante que diera vida a las ideas de Hammett. Hearst supervisó la elección y se decantó por un joven Alex Raymond que ya había colaborado en su sindicato y que ese mismo año, en 1934, se encargaría de las principales series publicadas: ‘Flash Gordon’, ‘Jungle Jim’ y la que nos ocupa, ‘Agente Secreto X-9’. Como ya he explicado, a Hearst le encantaba competir de forma directa y con estas tres series lo hacía: en lo fantástico se encaraba contra ‘Buck Rogers’, en el género de aventuras contra el ‘Tarzán’ de Burroughs y en lo policiaco contra ‘Dick Tracy’.

Aunque en un inicio ‘Agente Secreto X-9’ contaba con Hammet como guionista, en realidad el escritor se limitó a idear de forma completa la trama del primer relato del espía, centrándose luego en dar orientaciones a Raymond hasta que abandonó la serie un año después, en 1935. Raymond haría lo propio en 1936, aunque en su caso la motivación fue el centrarse de manera completa en ‘Flash Gordon’. La serie se siguió publicando durante un largo periodo de años, hasta 1996, aunque como suele ocurrir, la primera etapa, la original, es la más destacable.

Agente Secreto X-9

La obra se desmarcó del resto de historietas publicadas gracias a la no inclusión de color en sus páginas. Si bien es cierto que por aquella época las tiras diarias eran en blanco y negro, en el dominical sí se incluían en color, pero al ser estas leídas por todo tipo de público, Hearst quiso marcar una diferencia. ‘Agente Secreto X-9’ estaba destinado al público adulto, y por tanto, solo se publicaba de lunes a sábado.

Las viñetas cuentan la historia de X-9, una suerte de espía secreto que trabajaba para una agencia estadounidense (años después se conoció que era el FBI) y que tenía gran odio por los gángsteres. La razón de esto era que un grupo formado por estos delincuentes habían acabado con su mujer e hija. Por otro lado, el personaje principal bebía en gran manera de las primeras obras literarias de Hammet, hasta el punto de que físicamente se podría decir que era uno de sus protagonistas. Con un estilo rudo y seco, X-9 fue haciéndose un hueco en las viñetas diarias, pero lamentablemente no logró desbancar en éxito a Dick Tracy.

El principal problema que tuvo la serie fue su ambigüedad. Estamos ante un agente secreto al que nadie conoce, pero al que algunos telefonean. La policía no sabe de su existencia, pero en cuanto llega a la escena de un crimen se hace con la investigación. Es decir, la obra tiraba de los clichés clásicos del género pulp pero no lograba darle una coherencia que atrapara al lector. Entretenía y divertía, pero creaba tantas dudas en sus seguidores que en numerosas ocasiones se veían abrumados. Este hecho se acrecentó cuando los editores comenzaron a cambiar detalles de los guiones de Hammet, hasta el punto de que su interés por la obra de desvaneció totalmente en 1935.

Agente Secreto X-9

Raymond en cambio continuó algo más con ella, aunque tampoco deslumbró al público como si lo haría con ‘Flash Gordon’. Las ilustraciones eran correctas, pero más allá de eso, no encontramos en las páginas de ‘Agente Secreto X-9’ una manifestación visual que atrape al lector.

Pero dejando a un lado estos problemas, que en su época podían ser bastante fundamentales por la competencia que había, ‘Agente Secreto X-9’ es una obra que hoy en día se disfruta perfectamente. La nostalgia que le confiere el que tenga más de 80 años y sobre todo, la buena edición de Planeta Cómic, hacen de ella una obra orientada a los coleccionistas.

Con un tamaño ligeramente superior a los integrales en cartoné habituales, la edición española de ‘Agente Secreto X-9’ esconde bajo una sobrecubierta a color un lujoso volumen de 306 páginas en blanco y negro que comprenden más de 800 tiras diarias publicadas entre el 22 de enero de 1934 y el 31 de diciembre de 1936 por 45 euros. Además de una introducción a color de 13 páginas, que sirven para conocer el trasfondo de la obra, la disposición de las viñetas ha sido muy acertada: tres tiras por página. Un cómic de lujo en un formato de lujo.

Agente Secreto X-9Sinopsis de Agente Secreto X-9:
Cuando se publicó por primera vez Secret Agent X-9 en enero de 1934, los editores pudieron alardear que era la nueva aventura escrita por el famoso escritor de misterio Dashiell Hammett, autor de El Halcón Maltés. El ilustrador escogido era menos conocido, ya que en aquel momento Alex Raymond era un dibujante menor aunque, a partir de entonces, fue tan conocido como Hammett.

Este tomo único de Secret Agent X-9 recopila todas las tiras originales de los creadores iniciales (Hammet/Raymond), además de las posteriores historias de Raymond y Leslie Charteris (autor de las novelas de El Santo). También incluye otros relatos con guión de Charteris, dibujados por Charles Flanders. Desde enero de 1934 a octubre de 1936.

Secret Agent X-9

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.