Reseña de ‘Doctor Extraño: El Juramento’

Nuevo formato en Panini
Nuevo formato en Panini

El bueno de Stephen Extraño está de moda, queridos lectores y lectoras. Todos tenemos las expectativas a la altura del Everest ante el inminente estreno de la película dedicado al maestro de las artes místicas, y no es para menos tras ver el espectacular avance. Promete ser todo un delirio visual, desde luego. De su calidad (o total falta de ella, eso está por ver) hablaremos en el momento adecuado aquí, en La Casa de El, no lo dudéis. Pero antes de ese aterrizaje cinematográfico, es natural que Panini, la cara de Marvel en España, aproveche las circunstancias para llenar nuestras librerías de material relacionado con este mítico personaje. El Juramento es una de esas historias que vuelven a la vida gracias a las maniobras de promoción en esa simbiosis editorial entre cómic y cine. Y nosotros, agradecidos.

Tenemos, entre otros caramelos, un tomo bastante serio que recopila los primeros años de Extraño, incluido su origen en el número 110 de Strange Tales, complementado con otro volumen imprescindible dedicado a la estancia de Roger Stern como maestro de ceremonias en la colección. De todas estas novedades dedicadas a extraordinarias etapas de la historia de Marvel nos gustaría hablaros en un futuro, pero hoy viajamos al año 2007, en el que se publica originariamente el material que compone El Juramento.

La historia editorial de Doctor Extraño es toda una montaña rusa, repleta de momentos para el recuerdo, sí, pero también de etapas olvidables, caídas estrepitosas de ventas y desaparición del título a consecuencia de ello. La mayoría del tiempo, Extraño ha vivido como secundario de lujo o alivio extravagante para los problemas eso´téricos del héroe de turno. En los últimos años ha cobrado cierto protagonismo al formar parte de esa sociedad de sabios conocida como los Iluminati. Sin su presencia, Muerte no hubiese accedido al poder absoluto que provocó el universo alternativo de Secret Wars, así que, finalmente, se le ha concedido el honor de protagonizar su propio título de nuevo. Hace unas semanas os hablamos de este magnífico trabajo de Jason Aaron y Chris Bachalo, de le mejorcito que pulula por Marvel a día de hoy. (Puedes leer aquellas primeras impresiones aquí).

La foto que da la vuelta al mundo
La foto que da la vuelta al mundo

En una de esas épocas en la que el personaje no tenía mucho que decir y era casi invisible en el universo Marvel, apareció El Juramento. Esta serie limitada recuperó al Doctor Extraño para el gran público y generó cierta  curiosidad que puso al Hechicero Supremo en el candelero. Pero si esta serie ha llegado con tanto bombo a las librerías a estas alturas es por una anécdota que poco tiene que ver con la calidad del resultado final del trabajo de Vaughan y Martín. En pleno rodaje de la película, su estrella, Benedict Cumberbatch, apareció ataviado con el mono de trabajo en una librería de cómics y se agenciaba un ejemplar de esta obra. La imagen daba la vuelta al mundo, y servía de promoción extra al volumen, vendido de manera inmediata como la aventura en la que se inspira Cumberbatch para su Doctor Extraño. Ya veremos si esto es así o no es más que mera promoción, pero, claro está, todo el mundo quería leer la historia de marras.

Como decíamos, Doctor Extraño no era precisamente un superventas en el 2007, así que la llegada de un tipo con cierto renombre como Brian K. Vaughan supuso aliciente de sobra para el impulso de esta miniserie. A esas alturas, ya estaba consolidado como guionista estrella tras el éxito de Y, el último hombre, o sus rompedores y excitantes (por lo menos en su primera temporada) Runnaways para Marvel. Para el aporte gráfico, el español Marcos Martín, sin duda, el gran aliciente de este efectivo intento de insuflar aire fresco a Stephen Extraño.

Vaughan plantea su historia como un enfrentamiento entre el pasado y presente del buen doctor. Recordemos todos que, antes de ser el poderoso mago que conocemos, Extraño era un arrogante y materialista cirujano, que ponía su habilidad al servicio de aquellos con el suficiente dinero como para pagar sus honorarios. Durante aquellos años, despreció y relegó al olvido a pacientes que se hubiesen salvado si su soberbia no se hubiese antepuesto a su humanidad. El Juramento sitúa a extraño en confrontación con aquel momento de su vida, puesto que los fantasmas del pasado siempre vuelven.

La magia de Marcos Martín
La magia de Marcos Martín

La trama se centra en los intentos desesperados por salvar la vida de Wong, el fiel mayordomo y protector del Hechicero Supremo. Un cáncer incurable lleva a Extraño al encuentro un remedio que la ciencia corriente no tiene para lo inevitable, a través de las dimensiones mágicas. Lo que encuentra llama la atención de poderosos enemigos, que atentarán contra la vida de Extraño para mantener sus oscuros intereses.

Vaughan establece un tono ligero para su propuesta, armado con excelentes diálogos y manejo de los personajes, siempre al servicio de su historia con ciertos aires de policíaco místico. Al fin y al cabo, no se trata más que de una simple búsqueda del asesino, pero tratada con inteligencia por un tipo que sabe como maquillar los clichés. Vaughan es de los escritores más efectivos que hay en el mundillo editorial USA, y demuestra su talento para la construcción de las relaciones entre personajes, clave en este caso para el funcionamiento de su obra.

Recupera del baúl de los recuerdos de Marvel a la Enfermera de Noche, personaje rescatado de la época en la que la Casa de las Ideas publicaba cómics de carácter romántico. Brian Michael Bendis la introdujo en el contexto moderno de la editorial como encargada de los remiendos de las castigadas carnes de los héroes de la casa. Vaughan hace suya esta reinterpretación para dotarla de personalidad completa como una de las protagonistas de El Juramento. De hecho, establece una relación con Extraño, a la postre irónica por el protagonismo de Cumberbach en el contexto, llena de referentes a Sherlock Holmes. El carácter detectivesco de El Juramento se da la mano con el sentido del humor en la caracterización del altivo mago, adornado por cierto espíritu de debate en las motivaciones del escurridizo villano.

El Doctor en plenitud
El Doctor en plenitud

El trabajo de Marcos Martín es sobresaliente, capaz de dotar a sus viñetas de una viveza y dinamismo lleno de inteligencia y respeto por los clásicos. De hecho, en todas las facetas, hay un claro homenaje al trabajo de Steve Ditko, dibujante original del Hechicero Supremo. El estilizado mago que presenta Martín, es heredero directo de aquella fuente original, modernizado para el paladar moderno, claro está. Cuando visitamos otras dimensiones y mundos, el despliegue gráfico rememora de manera evidente a los delirios perpetrados por Ditko en aquellas primeras páginas, que, a pesar de los años, continúan intocables en el imaginario de este mundo mágico.

El homenaje respetuoso es evidente, pero, desde luego, el trabajo de Martín está por encima de las comparaciones. Es un dibujante dotado para transformar lo simple en espectacular, que juega de manera brillante con el ambiente establecido por Vaughan, disfruta en las distancias cortas y se atreve con ciertas extravagancias magníficas en el diseño de página. En ciertos momentos su trazo me recuerda al de Tim Sale, pero mucho más limpio y definido, con tendencia a lo luminoso más que a las sombrías demostraciones de fuerza del genial dibujante americano. Un ejercicio de sobriedad, de manejo de la narración soberbio, convirtiendo la lectura de El Juramento en un vistoso viaje al universo mágico de Marvel.

Buena oportunidad para ponerse al día con una historia dedicada a poner en perspectiva el pasado de Stephen Extraño. De lo mejor que ha dado el personaje en el siglo XXI, sin ser un cómic sorprendente o revelador, sí que es enérgico y directo, con un apartado artístico de categoría. Ideal como aperitivo a esa película que llama a las puertas, y estamos deseando ver por fin.

El Juramento es presentado por Panini como avanzadilla de un nuevo formato, 100% Marvel HC. Se trata de libros en tapa dura que ofrecen en un formato más lujoso historias de personajes clave de La Casa de las Ideas. En este caso, se recopila en su interior The Oath números #1 al #5 de la edición original USA, así como un relato del siempre interesante Mike Carey. El precio recomendado de venta es de 15 euros.

Brian K. Vaughan es un reconocido y premiado escritor de cómics y televisión. Ha trabajado para Marvel, creando el grupo adolescente Runnaways, y DC, con historias de personajes tan punteros como Green Lantern o Batman. A pesar de esas colaboraciones con ls gigantes de la industria, siempre ha preferido centrar su carrera en trabajos independientes, esfuerzo traducido en series tan exitosas como Y, el último hombre, Ex Machina o Saga. En el mundo de la televisión ha trabajado como guionista de Perdidos y se ha encargado de la adaptación del libro de Stephen King, La Cúpula, al formato serie.

Marcos Martín es un reconocido artista español ganador del Eisner. Desde muy joven llamó la atención de las grandes editoriales, y se ha ganado el reconocimiento de crítica y público en trabajos como Batgirl: Year One o su estancia en Spiderman. También es ampliamente reconocido en su labor como portadista, y entre sus últimos trabajos cabe destacar su aportación a los inicios de la celebrada etapa del Daredevil de Mark Waid.

Contiene Doctor Strange: The Oath 1-5 y material de The Mystic Hands of Doctor Strange USA

¡El cómic favorito de Benedict Cumberbatch, la estrella detrás del Doctor Extraño! El Hechicero Supremo se embarca en la más importante investigación paranormal de su carrera: debe resolver un intento de asesinato… ¡Contra él mismo! Incluye un relato inédito escrito por Mike Carey, con ilustraciones de Marcos Martín.

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!