Reseña de ‘Guerra del Anillo’ (Segunda edición)

Reseña de 'Guerra del Anillo' (Segunda edición)

Si la calidad de los juegos de mesa se midiera por su peso, ‘Guerra del Anillo’ sería un claro ganador. Pero afortunadamente los juegos no se valoran así, sino en función de las horas de disfrute que ofrecen y de la ecuación precio/calidad de sus componentes. Y aquí, ‘Guerra del Anillo’ de Devir vuelve a ser un tajante vencedor. Solo hay que echar un vistazo al ranking del portal BoardGameGeek para descubrir que este juego de mesa basado en ‘El Señor de los Anillos’ lleva años entre los más recomendados.

Pero, ¿qué ofrece para ser tan bueno? Una excelente dosis de estrategia con ‘El Señor de los Anillos’ como telón de fondo. Aunque cada vez hay más wargames para dos jugadores, por norma general se disfrutan más con tres o cuatro personas, detalle en el que no flaquea ‘Guerra del Anillo’. A diferencia de lo mencionado, este juego está creado para ser jugado por dos personas, permitiendo elevar el número hasta cuatro de forma simple: cada bando, Pueblos Libres o Sombra, se divide entre el número de jugadores. La salvedad es que en el caso de ser tres personas, sería el bando de la Sombra el que se partiría en dos.

Reseña de 'Guerra del Anillo' (Segunda edición)

¿Cuál es el objetivo del juego? En el caso del bando de la Sombra, compuesto por legiones de orcos y trolls, las fuerzas de Saruman y las huestes de los Hombres del Sur y del Este, el objetivo es conquistar la Tierra Media. Frente a estos seres se encuentra el bando de los Hombres Libres, compuesto por elfos, enanos, jinetes de Rohan, hombres de Gondor y Hombres del Norte, quienes tendrán que hacer lo posible por aguantar los envites de las hordas de Sauron mientras el anillo único es llevado a Mordor para su destrucción. Asimismo, tanto el ‘bando de la luz’ como el de la oscuridad disponen de varios héroes. Los primeros controlan a la Compañía del Anillo (Sam, Frodo y Gollum) y a sus compañeros (Gandalf, Trancos/Aragorn, Boromir, Légolas, Gimli, Meriadoc, Peregrin) y los segundos disponen de las miniaturas de Saruman, el Rey Brujo, Boca de Sauron y los Nazgûl.

Lo curioso del juego es que también permite que los Pueblos Libres luchen contra la Sombra con el objetivo de eliminarla. Esta sería una segunda opción de victoria, aunque es bastante improbable conseguirla, ya que el bando de la oscuridad tiene tropas ilimitadas que irá sacando al tablero con el objetivo de erradicar a sus rivales.

Reseña de 'Guerra del Anillo' (Segunda edición)

Aunque la mecánica del juego a la hora de luchar podría considerarse similar a un Risk, de hecho visualmente puede parecernos un juego de esta franquicia, no es así. La forma de jugar se ha aligerado gracias al uso de varios dados que marcan las acciones que se pueden efectuar. Cada bando va eligiendo un dado y haciendo su acción hasta que se utilizan todos. De esta forma se pueden reclutar unidades, mover ejércitos o personajes, jugar o robar cartas, mover el marcador de política o atacar.

Podríamos decir que estamos ante un ‘Risk vitaminado’, ya que aunque los ataques son con dados a terrenos colindantes (en lugar de tirar ataque y defensa directamente se premia el sacar un 5 o 6), la gran presencia de cartas y las opciones a elegir cada turno hacen que se aleje claramente de la dinámica ‘simplista’ de los Risk.

Reseña de 'Guerra del Anillo' (Segunda edición)

Por ejemplo, las cartas añaden numerosas acciones y estrategias a la dinámica del juego, permitiendo hacer uso de los héroes o cambiar las tornas de alguna batalla. Asimismo, los naipes también se pueden utilizar para reclutar tropas en lugares específicos o para anular impactos o acciones de nuestro contrincante. El juego no se ralentiza con el uso de las cartas, aunque sí que es verdad que requieren que los jugadores las tengan presentes de forma constante.

Por otro lado, los componentes de ‘Guerra del Anillo’ no podrían ser mejores. Incluye 205 figuras de plástico detalladas, donde se aprecia a cada uno de los personajes divididos por su origen; 76 fichas de cartón con ilustraciones e iconos; 21 dados distribuidos en tres tipos, donde merece la pena resaltar la calidad de sus grabados; 110 cartas de gran tamaño, 14 de ellas con vistosas ilustraciones en su reverso, y la joya de la corona: un gigantesco tablero formado por dos secciones plegables.

Reseña de 'Guerra del Anillo' (Segunda edición)

‘Guerra del Anillo’ se convirtió desde su salida en 2004 en uno de los juegos de estrategia para dos jugadores más laureados. En 2012 salió su segunda edición, que además de variar estéticamente las cartas y algunas miniaturas, como los Nazgûl, incluía ciertos cambios en el tablero y en las reglas: variaciones en las habilidades de los personajes, mejoras en las cartas de evento y cambios en algunas mecánicas del juego. Aunque en sus inicios los seguidores acérrimos se mostraron un tanto escépticos, el tiempo ha situado a esta segunda edición por encima de la primera. Sin lugar a duda, ‘Guerra del Anillo’ es un juego que no defraudará a los amantes de ‘El Señor de los Anillos’ y ofrecerá una nueva experiencia a todos aquellos que disfruten con juegos de tipo Risk.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!