Reseña de ‘Parker 1 – El cazador’, de Darwyn Cooke

Parker

En mayo de este mismo año nos despedimos demasiado pronto de uno de los mayores talentos en el panorama del cómic actual, el señor Darwyn Cooke. Por suerte para los admiradores de su trabajo, este artista ha dejado tras de sí algunas obras que harán que su nombre no se olvide con facilidad, y ‘Parker 1 – El cazador’ es una buena muestra de ello…

Parker

Esta historia está basada en las novelas originales de Donald E. Westlake, más conocido por su seudónimo Richard Stark, que fue un escritor de cuentos, novelas y guiones de cine que vivió entre 1933 y 2008 y cuyo talento fue reconocido con varios premios como los Edgar Allan Poe e incluso una nominación a los premios Oscar por su guion para ‘Los timadores’. Su personaje más longevo es sin duda el que protagoniza esta obra, Parker, para el que escribió varias novelas, algunas de las cuales han sido adaptadas a la gran pantalla, como en ‘A quemarropa’ en 1967 o en ‘Payback’ en 1999. Sin embargo, es en esta novela gráfica la primera vez que Westlake permitió que una adaptación de su obra utilizará el nombre de Parker para su protagonista (Lee Marvin era Walker en ‘A quemarropa’ y Mel Gibson era Porter en ‘Payback’), algo que se repetiría posteriormente en 2013 con ‘Parker’, protagonizada por Jason Statham.

Parker

Aquí se nos presenta una historia de venganza. Así de simple, de frío y de brutal: venganza. De forma magistral, esa es una sensación que el autor consigue meter en la mente del lector desde las primeras páginas del tomo. Nos situamos en la Nueva York de 1962, el mismo año en el que Donald Westlake publicó la novela que adapta este cómic y que daba comienzo a la saga literaria del personaje de Parker, alguien a quien un escritor tan reputado como Ed Brubaker describe como su favorito dentro del género negro literario. Nuestro protagonista ha sido abandonado por la mujer que amaba y ha sido traicionado por uno de sus compañeros en su vida criminal, y ahora llega el momento de saldar cuentas. Tras pasar un tiempo entre rejas, Parker vuelve a ver la luz del sol con una idea muy clara en la cabeza. Le han dado por muerto, y ese es un error que van a pagar muy caro, tanto Lynn, su antigua y ahora despreciable amante, como Mal, una rata de la que nunca se acabó de fiar del todo.

Parker

Y hasta ahí llega la trama de la historia. Quizás no sea precisamente el argumento más original dentro del género negro, pero tampoco lo pretende, aunque si nos situamos en el momento de la publicación de la novela original podríamos pensar de forma diferente. Tal vez lo más destacable de la historia en sí sea el carácter frío y sin escrúpulos de nuestro protagonista, algo que en ocasiones hará que el lector pierda levemente la empatía que seguramente sintió al conocer la forma en la que le habían traicionado. Pero no nos engañemos, Parker no es ningún héroe. Es, como ya hemos dejado claro, un criminal amoral sin escrúpulos en busca de venganza, ni más ni menos.

La labor de Cooke, tal y como él mismo aseguraba, ha sido “simplemente” la de traducir la novela al medio gráfico, tomándose el menor número de licencias posible y siendo todo lo fiel al producto original de lo que ha sido capaz. En su narración alterna secciones en las que, tan solo con su habilidad como dibujante, cuenta durante páginas y páginas las vivencias de Parker sin apenas textos de apoyo con otras en las que casi podríamos estar hablando más bien de un relato ilustrado, sin olvidar aquellas en las que se utiliza un estilo más tradicional. Tal vez una forma de interpretar este trabajo sea el de ver a Westlake como el guionista indirecto y a Cooke como el dibujante, labor que (¡oh, sorpresa!) realiza con gran maestría, instaurando desde aquí y para el resto de cómics de la saga el bitono, que tan bien sienta a sus lápices estilo cartoon, en detrimento de un más convencional y conservador blanco y negro como elemento característico.

Parker

El artista canadiense firma con esta obra lo que desde cierto punto de vista podría ser su trabajo más personal. Esta afirmación, que podría parecer bastante gratuita en un principio, se basa en un par de hechos: el empeño que demostró a la hora de luchar por conseguir los derechos de Westlake para adaptar su obra, algo que no fue precisamente sencillo pero que acabó logrando gracias a su talento, ya que el escritor quedó maravillado tras ver los diseños iniciales del cómic, y la supuesta libertad creativa de la que tuvo que gozar en IDW Publishing en comparación con DC Comics y Marvel Comics, editoriales para las que estaba más acostumbrado a trabajar. Sea como fuere, el amor y la dedicación que puso en cada página de este cómic saltan a la vista, dando como resultado un producto de lo más disfrutable que tan solo es el inicio de una saga que se completa con otros tres tomos (‘Parker 2 – La compañía’, ‘Parker 3 – El golpe’ y ‘Parker 4 – Matadero’) que no puedo esperar a completar.

El primer tomo de ‘Parker’ publicado por Astiberri Ediciones dentro de su colección Sillón Orejero se presenta en formato cartoné de tapa dura. Contiene 144 páginas en bitono con un tamaño de página de 17 x 24 cm y el precio de venta recomendado es de 18 €.

Parker

Darwyn Cooke

Nacido en 1962 en Toronto, Canadá, Cooke abandonó una exitosa carrera en la animación para concentrar sus energías creativas en su primer amor: la narrativa secuencial de los tebeos. Cooke pronto tomó la industria al asalto con trabajos como ‘El gran golpe de Selina’, ‘DC The New Frontier’ y ‘The Spirit’. Evidentemente, las novelas de género negro, particularmente las de Parker escritas por Richard Stark, han sido una de sus grandes fuentes de inspiración creativa.

Cooke ha recibido varios premios Eisner, el mayor honor de la industria, obteniendo en dos ocasiones el galardón al Mejor Número del año y un tercero a la Mejor Serie Limitada. En 2008, su obra más popular, ‘DC The New Frontier’, fue adaptada como película de animación, por la cual Cooke compartió una nominación a un premio Emmy. Cooke falleció de forma repentina el 14 de mayo de 2016 debido a un ataque agresivo de cáncer.

Parker

‘Parker 1 – El cazador’

El cazador es la historia de un atracador que se enfrenta al submundo criminal de Nueva York con toda la sutileza de un impacto de escopeta en el pecho. Abandonado por la mujer que amaba y traicionado por su compañero de fechorías, Parker se abre camino a través del país con un único propósito en mente: vengarse fría y brutalmente, y reclamar todo aquello que le arrebataron.

Con El cazador se inicia la adaptación al cómic de la serie de novelas de Richard Stark (Donald E. Westlake) protagonizadas por Parker. Westlake, fallecido en diciembre de 2008, tuvo tiempo de ver los trabajos preliminares de Darwyn Cooke para la adaptación de sus novelas, con los que se mostró entusiasmado.

El cazador ha sido adaptada al cine primero por John Boorman, en A quemarropa, protagonizada por Lee Marvin y con Angie Dickinson entre el reparto, y más recientemente en Payback, protagonizada por Mel Gibson, con Kris Kristofferson, James Coburn y Maria Bello.

Guion: Darwyn Cooke y Donald E. Westlake

Dibujo: Darwyn Cooke

‘Parker 1 – El cazador’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!