Reseña de ‘Parker 2 – La Compañía’, de Darwyn Cooke

Parker

Tras el buen sabor de boca dejado por ‘Parker 1 – El Cazador’, es hora de atacar la segunda entrega de esta saga de género negro realizada por el gran Darwyn Cooke a partir del personaje protagonista de las novelas de Donald E. Westlake, más conocido como Richard Stark (y que no tiene nada que ver ni con Tony ni con Ned)…

Parker 2

Al final del primer tomo nos encontramos con un Parker con los bolsillos llenos de dinero manchado de sangre de la Compañía, esa organización mafiosa que parece actuar como entidad reguladora del mundo criminal y que funciona como cualquier gran corporación empresarial. Una vez cumplida su venganza y muerto su antiguo compañero de fechorías Mal, su carácter duro e inquebrantable hizo mella en los altos cargos de la Compañía y consiguió bajo amenazas que le indemnizaran por daños y perjuicios por una suma nada desdeñable. La Compañía cumplió, a regañadientes, pero con la promesa de que Parker sería hombre muerto en un futuro cercano debido a sus acciones. Pero nuestro protagonista no es de los que se achican con estas cosas, así que a ritmo de rugido de motor rumbo a Miami Beach y con la intención de cambiar su rostro mediante la cirugía plástica perdíamos de vista a Parker en el horizonte crepuscular…

Parker 2

Y así es como nos movemos en el tiempo y en el espacio con respecto a la anterior entrega. Si ‘Parker 1 – El Cazador’ transcurría en la Nueva York de 1962, ahora nuestro protagonista se encuentra en Miami Beach un año después. Cooke nos presenta en esta ocasión un trabajo más atrevido y experimental que el anterior, en el que combina las tramas existentes en las novelas ‘El hombre que cambió de cara’ y ‘La Compañía’, segunda y tercera respectivamente en la saga de Parker.

A pesar de la amenaza de muerte que pende sobre su cabeza, Parker es un animal de costumbres, y como tal, lo primero que hará con su nuevo rostro es lo mismo que ha estado haciendo durante toda su vida: conseguir unos miles de dolares para tener sus bolsillos llenos y poder seguir con el ritmo de vida al que está acostumbrado. Para lograr este objetivo necesita un golpe rápido y Parker se unirá a un pobre diablo llamado Skim al que una camarera de nombre Alma le ha dado un chivatazo para dar un golpe del que podrán sacar un buen botín. Puede que este golpe no acabe bien para todos los implicados, pero Parker volverá a tener unos cuantos billetes a mano, algunos de ellos manchados de sangre. Pero como es habitual, no será su sangre…

Parker 2

A partir de aquí, nuestro despiadado protagonista pondrá su vista en la Compañía. Ya que no parece que vayan a dejarle tranquilo, decide tomar cartas en el asunto y organizar una especie de ataque criminal masivo a esta organización. Durante años los ladrones y estafadores del país han mantenido sus manos alejadas de los negocios de la Compañía por miedo a las represalias, pero Parker consigue que muchos de estos se olviden de sus remilgos bajo la promesa de que esta va a estar demasiado ocupada como para buscar venganza contra aquellos que atenten contra su bienestar económico. Y a partir de aquí, Cooke nos muestra de una forma bastante original una oleada de robos a la Compañía en diversas áreas, utilizando para ello estructuras narrativas de lo más diverso que, sin alejarle excesivamente de su estilo artístico, sí conforman un conjunto de páginas de lo más refrescante. Desde la plasmación de un golpe a mano armada a través de un número de la revista ‘Confesiones criminales semanales’ a la detallada descripción del funcionamiento de las apuestas ilegales del hipódromo, asistiremos a un recital de atracos en los que el poder de la Compañía se verá mermado poco a poco, hecho ante el cual Bronson, el gran jefazo por encima del ya conocido Fairfax, solo puede lamentarse. Ahora que ya ha ejecutado su plan… ¿funcionará la estrategia de Parker del tipo “la mejor defensa es un buen ataque”?

Parker

En lo referente a premios esta obra ha tenido su reconocimiento, ya que en el año 2011 Cooke se llevó el merecido Eisner al mejor guionista y dibujante. Y es que el autor vuelve a demostrar una vez más con este título que como artista completo tiene poco que envidiar a los grandes del género. ‘Parker 2 – La Compañía’ es una obra redonda, sobria y sin fisuras a la que es poco menos que imposible sacar defectos. Tan seguro estaba Cooke de su trabajo a la hora de abordar esta segunda parte de las aventuras de Parker que las excentricidades narrativas que se permite hacer en esta ocasión no solo no perjudican el resultado final, sino que además le añaden ese toque de pimienta que tal vez le faltaba a la primera entrega.

Parker

Por lo demás, de nuevo el autor nos muestra a un personaje sobre el que gira toda la trama que es fiel reflejo del retratado por Donald Westlake en sus novelas, un tipo con el que no podemos empatizar ya que en ningún momento se nos presenta como un ser humano. Frío, calculador, amoral, sin escrúpulos, parco en palabras y carente de sentimientos, así es Parker. Y todo ello se presenta embellecido por unos dibujos con los que Cooke nos vuelve a enamorar gracias a ese estilo cartoon sencillo y eficaz con el que es capaz de definir a un personaje tan solo a través de su lenguaje corporal (como demuestra con Grofeld) o de plasmar la sensualidad a partir de una mirada.

Y si tras una lectura no os sentís plenamente satisfechos o no os encamináis directamente a por el siguiente volumen de la saga, cuidado con lo que decís, porque Parker no se anda con miramientos a la hora de liquidar a un soplón y puede que tenga un revolver del calibre 22 a mano. Procurad no moveros demasiado, porque ya sabéis lo que suele ocurrir con las armas del calibre 22…

El segundo tomo de ‘Parker’ publicado por Astiberri Ediciones dentro de su colección Sillón Orejero se presenta en formato cartoné de tapa dura. Contiene 160 páginas en bitono con un tamaño de página de 17 x 24 cm e incluye al final la biografía de Darwyn Cooke y de Donald Westlake. Se puso a la venta en septiembre de 2011 y el precio de venta recomendado es de 18 €.

Parker

 

Darwyn Cooke

Nacido en 1962 en Toronto, Canadá, Cooke abandonó una exitosa carrera en la animación para concentrar sus energías creativas en su primer amor: la narrativa secuencial de los tebeos. Cooke pronto tomó la industria al asalto con trabajos como ‘El gran golpe de Selina’, ‘DC The New Frontier’ y ‘The Spirit’. Evidentemente, las novelas de género negro, particularmente las de Parker escritas por Richard Stark, han sido una de sus grandes fuentes de inspiración creativa.

Cooke ha recibido varios premios Eisner, el mayor honor de la industria, obteniendo en dos ocasiones el galardón al Mejor Número del año y un tercero a la Mejor Serie Limitada. En 2008, su obra más popular, ‘DC The New Frontier’, fue adaptada como película de animación, por la cual Cooke compartió una nominación a un premio Emmy. Cooke falleció de forma repentina el 14 de mayo de 2016 debido a un ataque agresivo de cáncer.

Parker

‘Parker 2 – La compañía’

Tras arreglar las cuentas con los que le habían traicionado, Parker, el truhán surgido de la pluma de Richard Stark (seudónimo de Donald Westlake), se ha arreglado la cara y disfruta de las comodidades de la vida alojándose en buenos hoteles. Hasta que un chivato lo descubre ante la Compañía para conseguir la recompensa. El intento de eliminarle sale mal y Parker recurre a diversos contactos de los bajos fondos que le deben favores para ir a por la cabeza de la organización que quiere quitarle de en medio.

La Compañía es, tras El cazador (Astiberri, 2010), que le valió a Darwyn Cooke los premios Eisner y Harvey al mejor autor de cómic, la segunda adaptación de Cooke de las novelas de Parker, mezcla en esta ocasión de partes de la segunda y tercera novelas de la serie: El hombre que cambió de cara y La Compañía.

Guion: Darwyn Cooke y Donald E. Westlake

Dibujo: Darwyn Cooke

‘Parker 2 – La compañía’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!