Los “bugs” más famosos de la historia del videojuego

La manzana de Isaac Newton, el descubrimiento de América, la memorable frase de Roy Batty en Blade Runner…algunos acontecimientos a lo largo de la historia acaban siendo genialidades por accidente, siempre que la persona a la que estos le sucedan sea capaz de darse cuenta del potencial que estos momentos tienen. Como no podía ser de otra manera, también en el mundo de los videojuegos hemos visto numerosos “glitches” y “bugs”, es decir, errores inesperados al programar el comportamiento del juego, que han acabado convirtiéndose en todo un éxito una vez los desarrolladores del mismo decidieron continuar con ese error, convirtiéndolo en un recurso del juego en vez de eliminarlo. Pero además de estos “glitches ascendidos” a la categoría de características, también en el lado contrario hemos sido testigos de otros errores inesperados que han podido suponer el fin de un juego, de una comunidad de jugadores e incluso acabar convirtiéndose en objeto de investigación de la ciencia.

Con motivo del reciente lanzamiento de la última entrega de la famosa saga de estrategia por turnos Civilization, hogar de uno de los “glitches” más queridos por su comunidad de jugadores, hemos querido confeccionar una lista de los errores más conocidos de la historia del videojuego, ya sea por su efecto positivo o negativo en la creación y desarrollo del juego en el que tuvo lugar.

Anterior
Siguiente

La dificultad de Space Invaders

Space Invaders

Uno de los juegos más influyentes de todos los tiempos, tan conocido en su época que hizo que el país japonés sufriera un déficit de monedas durante su lanzamiento, también tiene que agradecer a un pequeño error en la programación una de sus características más conocidas. Creado por Tomohiro Nishikado, que tuvo que emplear hardware creado por él mismo dado que su juego estaba aún adelantado a la tecnología de su tiempo, el juego no iba a la velocidad que Nishikado tenía en mente. Las naves alienígenas que debemos destruir iban demasiado lentas a causa del procesador empleado, sin embargo, conforme íbamos eliminando estas naves el juego iría más y más rápido, dado que este hardware tenía menos datos que procesar y la velocidad de las naves enemigas iba subiendo más y más. De esta manera, este “glitch” se convirtió en una de las características distintivas del juego, ya que lo hacía cada vez más difícil hasta pasarnos la pantalla, introduciendo el concepto de “curva de aprendizaje” a los videojuegos y haciéndolo más adictivo que de haber corregido dicho error, convirtiéndolo en uno de los juegos que cambiaron el medio allá por 1978.

Anterior
Siguiente

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.