Reseña de ‘Desaparecido #2’

desaparecido-norma-editorial-kei-sanbe-analisis-opinion-criticaSi por algo destaca la trama de ‘Desaparecido’ es por no ser grandilocuente en absoluto. Es decir, a veces las historias más comunes o sin excesivas aspiraciones son las más efectivas, entretenidas y aterradoras. Porque, sí, el famoso ‘te podría suceder a ti’ o el identificar de alguna forma la coyuntura que se trata origina un notable interés y atracción por los acontecimientos narrados. Nada de hacer frente a una organización maligna con múltiples miembros o desenmascarar un gran complot, sino impedir que suceda algo horrible en su entorno más inmediato. Esta es la premisa de esta segunda entrega de ‘Desaparecido’.

Pero antes de ahondar más en todo esto, conviene recordar brevemente lo sucedido en la primera entrega. Fundamentalmente, ‘Desaparecido’ nos ponía en la piel de Satoru Fujinuma, un hombre de 28 años no demasiado sociable y al cual la vida no le sonreía. Su peculiaridad, sin embargo, residía en la presencia de los llamados ‘Revivals‘. Esto es, vuelve atrás en el tiempo ininterrumpidamente unos minutos justo antes de que pase algo malo hasta que logra evitarlo.

1-desaparecido-norma-editorial-kei-sanbe-analisis-opinion-criticaA raíz de uno de estos episodios, Satoru es ingresado en el hospital y su madre decide venir a verle. A partir de ahí, y especialmente tras otro ‘Revival’, el protagonista recordará una serie de secuestros en serie a menores acaecido en su ciudad natal y en los que estuvo involucrado. Y peor aún: tal como creía el protagonista, el hombre al que condenaron a muerte por aquel caso es inocente y el culpable sigue libre. Además, para su desgracia, algo horrible sucede y él toma con la culpa. Afortunadamente, tiene la fortuna de padecer un ‘Revival’ en el momento justo. Pero es uno especial: no retrocede en el tiempo unos minutos, sino hasta la época de dichos secretos. Hasta 1988. Dieciocho años, concretamente.

En este segundo recopilatorio, vemos cómo Satoru ostenta una gran motivación para evitar que se sucedan esos secuestros y, por si esto fuera poco, también deberá afrontar ser un adulto en el cuerpo de un niño. Es cierto que esta última temática ya ha sido tratado, en menor o mayor medida, en títulos como ‘Detective Conan’, de Gosho Aoyama, o ‘Barrio Lejano’, de Jiro Taniguchi, pero es algo que bien llevado es notablemente interesante. Y en este caso, máxime con la singular personalidad del protagonista, desde luego que lo es.

Si algo hay que reconocer a Sanbe, autor de ‘Desaparecido’, es la coherencia que explicaba en el primer párrafo: nada de excesivas florituras o cosas notablemente inverosímiles. Mundo real. Y la entrega sigue esta suerte de mantra a la perfección.  Detallando, Satoru se centra en la víctima más inmediata y más accesible para él: Kayo Hanidzuki, su compañera de clase. No obstante, acercarse a ella no resultará ni mucho menos sencillo a raíz de los problemas familiares que esta padece.

3-desaparecido-norma-editorial-kei-sanbe-analisis-opinion-criticaOtro rasgo a remarcar es el tiempo límite. En otros términos, dado que el ‘Revival’ hace retornar al protagonista al 15 de febrero de 1988, le quedan unos 15 días para evitar el primer secuestro y posterior asesinato. De este modo, Sanbe opta por una mezcla entre la típica carrera contra el tiempo y una cierta sensación de tragedia griega, pues parte de los momentos clave ya le ocurrieron al protagonista la primera vez. Es decir, que el autor sabe sembrar muy bien la duda relativa a si todos los esfuerzos del protagonista serán en vano o no.

A su vez, a diferencia tal vez del primer volumen, excesivamente centrado en Satoru, en esta ocasión otros personajes cobran una relevancia notablemente mayor. Obviamente, aparte de Kayo Hanidzuki, con una personalidad similar al protagonista, encontramos básicamente a las madres de ambos y al tutor de Satoru y Kayo. Resulta bastante curioso ver la relación de un adulto en el cuerpo de un niño tanto con los adultos como con los infantes, máxime cuando el Satoru que conocían ya no está presente.

De hecho, más allá de la verosimilitud de las situaciones que nos narra ‘Desaparecido’, destaca la cotidianidad tanto de los sucesos como los personajes. En otras palabras, estos últimos dudan de sí mismos y ostentan bastantes defectos y limitaciones, acentuadas en el caso de los niños. Lo único que hacen es intentar actuar del modo en que estiman más oportuno, lo que es uno de los puntos más atractivos de la obra.

4-desaparecido-norma-editorial-kei-sanbe-analisis-opinion-criticaEn lo referente al campo gráfico, Sanbe sigue exhibiendo el estilo tan acorde con el título ya comentado en la primera entrega. Es decir, ostenta un estilo realista y con una gran narrativa. Además, los rostros de los personajes resultan muy expresivos, teniendo una gran pericia para plasmar toda clase de emociones con los mismos.

En cuanto a la edición, Norma Editorial recopila la segunda entrega de la serie mediante un tomo rústica de 196 páginas, cuatro de ellas a color, por 8€. En suma, estamos ante un título con un excelente y muy atrayente guion y un más que notable dibujo. A veces no es necesario demasiado para sorprender al lector, y Sanbe es el vivo ejemplo de ello. Personalmente, diría que es de las cinco mejores obras manga que he leído. Y he leído obras muy buenas.

Kei Sanbe

Nacido el 5 de marzo en Hokkaido, Japón, ha escrito obras más enfocadas a un público juvenil, como ‘Testarotho’ y ‘Kamiyadori’, que tuvo una secuela ‘Kamiyadori no Nagi’. En 2012 empezó ‘Desaparecido’, publicada por Norma Editorial, obra que tuvo una adaptación animada y acabó en 2016 con ocho volúmenes.

desaparecido-norma-editorial-kei-sanbe-analisis-opinion-criticaDesaparecido #2

SATORU TIENE LA OPORTUNIDAD DE SALVAR UNA VIDA, ¿PERO PODRÁ LLEGAR A TIEMPO?

Desde niño, Satoru tiene el poder de retroceder en el tiempo para cambiar el curso de los acontecimientos y evitar males mayores. Pero el asesinato de un ser querido le hace retroceder… ¡hasta primaria! ¿Podrá cambiar el futuro?

Desaparecido #2

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.