Crítica de ‘Vaiana’

Crítica de 'Vaiana'

Disney sigue empeñado en mostrarnos princesas de fuerte carácter que están decididas a seguir la voz de su corazón, a pesar de que, para ello, tengan que enfrentarse a sus padres y las tradiciones de su pueblo. Interesante dicotomía entre respeto a las tradiciones y ganas de romper con ellas: Disney ha conseguido encontrar el equilibrio presentándonos jóvenes rebeldes que, en el fondo, no lo son tanto.

Así nos encontramos con Vaiana, la nueva “hija del jefe” (Vaiana niega ser princesa) que encandilará a los adultos y enamorará a todas las niñas, que pondrán sus ojos en esta nueva dura, firme y valiente heroína que se enfrentará ella sola a semidioses y demonios.

Lo que la historia nos cuenta se inspira en parte en las historias orales del pueblo y las culturas de Oceanía. Hace 3.000 años, los marinos polinesios, los mayores navegantes del mundo, surcaron las inmensidades del Océano Pacífico y descubrieron miles de islas. Pero después, durante todo un milenio, no hubo más viajes y nadie sabe por qué.

Vaiana, una adolescente aventurera que se embarca en una audaz misión para salvar a su pueblo, se encuentra con el otrora poderoso semidiós Maui, quien le guía en su búsqueda para convertirse en una avezada navegante. Juntos, recorrerán los mares en un viaje repleto de acción en el que se encontrarán con enormes monstruos y obstáculos imposibles. Durante el periplo, Vaiana cumplirá con la búsqueda que emprendieron sus antepasados y descubrirá lo que siempre había buscado: su propia identidad.

Como vemos, nada nuevo bajo el sol: un nuevo ejemplo de camino iniciático, un cesto típico Disney, con los mismos mimbres de siempre: jovencita con destino prometedor (es La Elegida), padre superprotector (con tragedia personal que le hace ser así), anciana que le guiará en su destino, compañero del héroe en el camino, aderezado de buenas canciones… y una mascota graciosa como recurso humorístico.

Todo conocido. Nada nuevo. Y, sin embargo, funciona. La película nos sabe llevar a través de la trama en un viaje (esta vez por el mar) lleno de descubrimientos (sobre todo interiores), entreteniéndonos, divirtiéndonos y emocionándonos. Porque a pesar de saber el resultado y las etapas del viaje (no encontraremos ninguna sorpresa), la película es capaz de hacernos sentir e, incluso, de hacernos soltar alguna lágrima de emoción.

Técnicamente es, simplemente, perfecta. Loa personajes principales son humanos pero, conscientes de la casi imposibilidad de reproducirlos fielmente, optan por un recurso ya utilizado muchas veces: caricaturizaciones y exageraciones del cuerpo. A pesar de todo la expresividad de sus caras es magnífica.

Vaiana es encantadora ya desde el primer momento que aparece, siendo una niña pequeña. La historia transcurre cuando ella tiene 16 años. Es aventurera, tenaz y compasiva y lucha por encontrar su verdadero yo. Aunque su padre, el Jefe Tui, la presiona para que siga sus pasos y lidere algún día su isla, Vaiana quiere surcar y explorar los mares. A la gente de su pueblo le está prohibido ir más allá del arrecife, así que el mar abierto atrae irresistiblemente a Vaiana.

Crítica de 'Vaiana'

Maui es un semidiós carismático y divertido, y tiene un anzuelo mágico que le permite transformarse en cualquier tipo de animal y pescar islas en el mar. En su tiempo, Maui fue el héroe más grande de Oceanía; su cuerpo está cubierto con los tatuajes de sus extraordinarias hazañas, incluyendo una miniversión de sí mismo que se comporta como la conciencia de Maui, al más puro estilo Pepito Grillo. No deja de ser un superhéroe convertido en ‘sidequick’ de Vaiana por culpa de sus errores pasados.

Otros personajes interesantes son la abuela Tala (confidente de Vaiana y que comparte con ella esa especial conexión con el mar) y el padre de Vaiana, el Jefe Tui, un líder afable y respetado del pueblo de la Isla Motunui. Quiere que Vaiana siga sus pasos como líder de su pueblo, pero tiene miedo de la conexión de su hija con el mar y del mundo que está más allá de su arrecife.

<iframe width="640" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/tmpTGztGJ8E?rel=0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

También destacan los Kakamora, piratas salvajes blindados, pequeños pero despiadados (al más puro estilo Gremlins) y Tamatoa, un narcisista cangrejo gigante que vive en el Reino de los Monstruos y que protagonizará tanto los mejores efectos visuales de brillos y reflejos, como la divertida (aunque prescindible) secuencia prost créditos con guiño incluido a otra obra de los directores.

Para los directores Clements y Musker, responsables de “La Sirenita”, “Aladdin” o “Tiana y el sapo”, esta es la primera película realizada completamente con animación digital. Y ello se debe al paisaje: al estar ambientada en el mar, el agua, la iluminación y las texturas obligaban a este recurso, más efectivo que la animación tradicional (de la que también encontramos pequeños ejemplos en la película).

Así, sin pretender llegar al fotorrealismo, Vaiana nos muestra una visión de las islas del Pacífico algo caricaturizadas pero muy eficientes de cara al público, con unos cielos, montañas y, sobre todo, paisajes marinos realmente espectaculares. Ha sido tal la preocupación que en la película existen más de 60 especies vegetales y algunas escenas submarinas son casi un parque acuático.

La película trata al océano (y perdonadme el tópico) como un personaje más, ayudando a la protagonista en su misión pero también como ese ser impersonal y voluble que lo mismo juguetea en la orilla con los pies de un niño o que golpea violentamente en una terrible tormenta. De hecho, la propia película se llama ‘Moana’ en la versión en inglés. ‘Moana’ significa ‘mar’ en muchas lenguas polinesias.

La música, como no podía ser de otra manera, es parte fundamental de la obra. “Vaiana” cuenta con la música de un equipo que incluye al ganador del Tony Lin-Manuel Miranda (“Hamilton” ganadora del Pulitzer y de múltiples Premios Tony, “In the Heights” ganadora del Tony), el compositor ganador del Grammy Mark Mancina (“Speed”, “Tarzán”, “El Rey León”) y Opetaia Foaʻi (fundador y cantante principal de la galardonada banda de world music, Te Vaka).

Crítica de 'Vaiana'

La banda sonora está compuesta, como viene siendo habitual desde hace años, por un “score” que acompaña a lo que vemos en pantalla (acción, sentimientos, etc.) y un buen puñado de canciones que, en esta ocasión, añaden ciertos toques de música tradicional de las islas del Pacífico. Personalmente, me ha recordado en muchos aspectos a la banda sonora de ‘Hércules’, donde también encontrábamos canciones que, una por una, resultaban estupendos temas pegadizos y muy variados. Destacan, por un lado, un grandioso tema coral de la tribu de Vaiana y otro muy diferente, divertido y animado, que es la presentación del semidiós Maui titulado ‘De nada’.

En resumen, una buena película tradicional Disney, entretenida y visualmente perfecta, que no nos sorprenderá, pero que tampoco nos defraudará: acción emoción, aventura, humor, canciones… y ninguna historia de amor (algo que muchos celebramos).

Moana arte conceptual

En el antiguo mundo de Oceanía, Vaiana, una navegante nata, zarpa en busca de una isla mítica. Formará equipo con el legendario Dios Maui, en un viaje por el ancho océano lleno de aventuras en las que se encontraran con grandes criaturas marinas, increíbles mundos submarinos y antiguas culturas.

De los directores de La Sirenita, Ron Clements y John Musker, llega ‘Vaiana’, que contará con las voces de Dwayne Johnson, Auli’i Cravalho, Alan Tudyk, Jemaine Clement y Temuera Morrison entre otros. El guión está elaborado por Taika Waititi y Lin-Manuel Miranda se encargará del apartado musical. ‘Vaiana’ tiene su estreno previsto para el 23 de noviembre de 2016 en EE.UU. y el 2 de diciembre en España.

Reseña
Divertida
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!