Reseña de ‘Desaparecido #3’

desaparecido-3-kei-sanbe-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaDebemos admitirlo: ser ‘el bueno’ en una historia no resulta nada sencillo. Y así debe ser y es como debe continuar siendo. De lo contrario, ante una total ausencia de desafíos u obstáculos, como consumidores de obras nos aburriríamos. Por ello, aunque sea un aspecto tan genérico como este, esta máxima se satisface prácticamente siempre: no debemos ponérselo nada fácil al protagonista con el fin de que la trama ostente interés. En el caso de Sanbe y ‘Desaparecido’ también se da esto, y por partida doble, debo añadir.

De este modo, llevando a cabo un escueto resumen de todo lo acaecido hasta el momento, teníamos en primer lugar a un protagonista, Satoru, que ostentaba una habilidad especial: los llamados ‘revival’. En esencia, antes de que sucediese algo malo, el protagonista retrocedía unos pocos minutos en el tiempo ininterrumpidamente para así poder evitarlo. Por su parte, en su niñez, estuvo involucrado en un caso de desapariciones de menores en su localidad natal.

4-desaparecido-3-kei-sanbe-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaLa trama se situaba, además, en dos frentes temporales distintos. Por un lado, el presente, donde aparentemente el responsable de las desapariciones nunca fue arrestado y asesina a la madre del protagonista inculpando a Satoru. Por otro, el pasado, 1988, donde Satoru regresa con el fin de evitar las desapariciones y con algo de suerte conseguir eludir el fatídico destino de su progenitora. Precisamente este último era el que abordaba el segundo tomo de la cabecera, en el que Satoru, reconvertido en un infante de diez años de edad, debía hacer todo lo posible para evitar que la primera víctima, su compañera de clase Hinadzuki, fuera raptada.

No obstante, pese a todos sus esfuerzos, relativos, entre otras muchas cosas, a paliar la situación de maltrato infantil que vivía la muchacha y alejarla de su madre lo antes posible, Satoru fracasa. Y lo hace cuando parecía que había tenido éxito, pero lo único que logra es posponer un único día la desaparición. El sentimiento de tragedia griega que se apreciaba a lo largo del volumen no era, por tanto, únicamente ambiental sino que al final terminaba por cumplirse.

Sin apenas tiempo para reaccionar, retornamos a la tesitura que nos dejó el final del primer recopilatorio. En otros términos, Satoru ha contemplado el cuerpo inerte de su madre y se le considera principal sospechoso del asesinato, por lo que huye de la policía. Esta tercera entrega, pues, cambia totalmente de tonalidad y plasma la típica situación del perpetuo fugitivo. Así, sensaciones tales como la inseguridad permanente, la frustración, la incertidumbre o la rabia se encuentran bien representadas por parte de Sanbe.

3-desaparecido-3-kei-sanbe-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaAl mismo tiempo, como el desarrollo de la historia no solo va de poner en aprietos al protagonista, Satoru desata su faceta de detective. En concreto, mientras huye de las autoridades dispone de abundante tiempo. Tiempo que emplea, por un lado, a analizar sus errores pasados frutos de su arrogancia. El hecho de poseer los ‘revival’ no lo vuelve omnipotente y no puede saber cómo van a discurrir las cosas al haber una infinitud de factores en juego. Aunque es cierto que la importancia de este cambio se aprecia más en entregas posteriores, vuelven al protagonista más precavido y reflexivo.

A su vez, aunque con cuentagotas al principio y con más intensidad después, se van desvelando detalles implícitos del villano. Basta decir que es un individuo extremadamente calculador y que lo tiene todo o casi todo bajo su control. Además, gracias a dicha investigación Satoru conocerá más detalles acerca de su madre y el porqué de sus acciones durante los secuestros. Pese a todo, las pesquisas de Satoru y sus pocos aliados dan su fruto y consiguen tener algunas pistas interesantes acerca de la identidad del perpetrador.

Cambiando de tercio, y por si todo lo anterior fuese poco, existen dos elementos adicionales a incluir en toda la coyuntura: el antagonista y los personajes de apoyo. En otras palabras, Satoru no se encuentra solo. Ni mucho menos. En su contra, tiene a los cuerpos policiales y al secuestrador, que tomará un papel activo en este tomo. A su favor, teóricamente, tiene a algún que otro contacto de su difunta madre, Airi Katagiri, su compañera de trabajo, y su jefe. Especialmente Airi será notablemente relevante en este recopilatorio.

2-desaparecido-3-kei-sanbe-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaComo es ya usual, ‘Desaparecido’ exhibe todos los componentes previos con un realismo crudo. Tal como remarqué en ocasiones anteriores, sin duda lo más aterrador de toda esta historia es su verosimilitud. Los personajes son humanos y yerran en numerosas ocasiones. Los sucesos que se relatan no son nada ni mucho menos extravagante. Y el sufrimiento, la impotencia, la desolación o la rabia podrían resultar reales. En el costumbrismo reside, pues, el mayor atractivo de la obra.

En el terreno gráfico, poco que añadir a lo ya mentado en otras ocasiones: Sanbe ostenta un estilo realista que casa muy bien con el tono de ‘Desaparecido’. A raíz de la narración de este tomo, destaca la habilidad del autor a la hora de representar las distintas emociones ya mencionadas, así como las distintas fechorías del antagonista.

En cuanto a la edición, Norma Editorial recopila la tercera entrega de la serie mediante un tomo rústica de 194 páginas, dos de ellas a color, por 8€. En resumen, sigue en su línea. Y eso es algo magnífico porque esta línea ya era magnífica. Sanbe sabe muy bien cómo, con la misma trama y sin alterar los pilares básicos de la cabecera, añadir o tratar múltiples prismas a esta obra tan realista.

Kei Sanbe

Nacido el 5 de marzo en Hokkaido, Japón, ha escrito obras más enfocadas a un público juvenil, como ‘Testarotho’ y ‘Kamiyadori’, que tuvo una secuela ‘Kamiyadori no Nagi’. En 2012 empezó ‘Desaparecido’, publicada por Norma Editorial, obra que tuvo una adaptación animada y acabó en 2016 con ocho volúmenes.

desaparecido-3-kei-sanbe-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaDesaparecido #3

PESE A SU PODER DE VIAJAR AL PASADO, SATORU NO PARECE PODER SALVAR A LA NIÑA…

Satoru fracasa e Hinadzuki desaparece el día siguiente de su cumpleaños.

Desanimado, Satoru se dirige hacia la casa de Hinadzuki donde ve a su madre tirando las cosas de la niña, y entre ellas… unos guantes de punto sin terminar.

Desaparecido #3

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!