Reseña de ‘Desaparecido #4’

desaparecido-4-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaUn tema muy tratado en todo tipo de obras son las segundas oportunidades y los fracasos. Respecto a los segundos, constituyen una excelente herramienta a la hora de desarrollar personajes. En otras palabras, ligados al relevante papel de los obstáculos que comentábamos en el tercer tomo, el hecho de fracasar o no conseguir cumplir sus objetivos origina que el o los personajes se replanteen innumerables elementos.

En cuanto a las primeras, permiten, además de otorgar un cierto papel emotivo, pues eso de ‘es la última oportunidad para…’ nunca queda mal, una suerte de redención. Esto es, con todo lo que ha aprendido de sus errores y una nueva táctica en mente, el contratiempo por fin logra ser superado.

La cuarta entrega de ‘Desaparecido’ explota estos dos conceptos: aprendizaje de los errores y segundas, y quizá últimas, oportunidades. Pero ambos elementos carecen de sentido sin la contextualización adecuada, por lo que pongamos todo en perspectiva. En el tercer volumen de la cabecera, Satoru, el protagonista de la historia, estaba inmerso en una tesitura extremadamente delicada.

5-desaparecido-4-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaAsí, tras ver cómo todos sus esfuerzos por salvar a su compañera de clase habían sido en vano, debía retornar al presente y lidiar con numerosos problemas. A saber, ser el principal sospechoso de un crimen que no cometió, el reciente asesinato de su madre, ser el objetivo de un peligroso y meticuloso criminal, tener que esconderse de las fuerzas de seguridad del estado…

Sin embargo, tal como reza la sabiduría popular, es en dichos momentos de dificultad en los que los verdaderos amigos aparecen. Y esta no es ni mucho menos la excepción. Por ello, Satoru dispuso de la inestimable ayuda de dos personas fundamentalmente: Airi Katagiri, su compañera de trabajo, quien le ayudó a ocultarse y fue el único apoyo moral y emocional que tuvo; y un compañero de trabajo de su madre, que le ayuda en sus investigaciones acerca del criminal.

Pese a todo, al final es apresado por la policía, pero por fortuna tiene un ‘revival’ en el momento justo. Vuelve exactamente a la misma época que la última vez, pero esta vez únicamente tres días antes del suceso. Lo había hecho todo bien hasta ese punto. Se le ha concedido una nueva y quizá última oportunidad. En sus manos está saber aprovecharla.

4-desaparecido-4-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaYa centrándonos en el argumento, obviamente existen una serie de preocupaciones que quedan desmentidas muy rápidamente. La primera de ellas es si será una especie de ‘día de la marmota’. Es decir, si consistirá en una repetición eterna de los sucesos. Afortunadamente, Sanbe tiene muy en cuenta esto y va directo al grano. Esto es, únicamente se centra en las diferentes acciones de Satoru y compañía.

Por otro lado, aunque no se desarrolle un ‘día de la marmota’ estricto, puede originarse un cierto declive de interés al haber vivido ya en parte esta situación. En otros términos, tal como propugna una de las máximas de los magos, nunca es recomendable realizar el mismo truco dos veces ante la misma audiencia. Porque en la segunda se centran más en averiguar cómo se lleva a cabo que no en el truco en sí mismo.

A ‘Desaparecido’ le podría ocurrir algo parecido. Por fortuna no es el caso. Y hay varios motivos para ello. El primero de ellos es la estructura que ha venido siguiendo la obra hasta el momento. Un tomo en el presente y otro en el pasado. El lector puede desconectar y así puede contemplar dos prismas distintos de la misma trama. Por ello, no es como si se repitiese algo en modo bucle.

3-desaparecido-4-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaEl segundo rasgo que lo hace posible es el hecho de que Sanbe, el autor, así como el protagonista de la historia Satoru Fujinuma, se apoyan bastante más en otros personajes. Aunque es cierto que esto ya sucedía en anteriores tomos, aquí este recurso se acentúa notablemente más y tenemos dos protagonistas: Kayo y Satoru, ambos con un papel de igual importancia en el presente recopilatorio.

Al margen de lo anterior, otros personajes también cobran un papel predominante, lo que no es ni mucho menos casual. Satoru ha aprendido de sus errores y pone en práctica dichas lecciones. ¿La primera? No todo está bajo su control. No ha de confiarse en ningún momento. ¿La segunda? Falló por no ir a por todas. ¿La tercera? No puede hacer esto solo. Obviamente, no desvelaré de qué forma lleva a cabo todo esto, pero lo importante es que el plan de Satoru sufre alteraciones sustanciales.

Por supuesto, ‘Desaparecido’ no pierde su esencia. Lo que lo hace verdaderamente grande y diferente sigue estando ahí. El costumbrismo. La humanidad de los personajes. Sus sentimientos. Esto, unido a todo lo previo, continúan haciendo de ‘Desaparecido’ una gran cabecera.

En el terreno gráfico, aunque esto es atribuible al tipo de escenas que plasma, se aprecia una mejoría a la hora de transmitir sentimientos al lector. En cuanto a la edición, Norma Editorial recopila la cuarta entrega de la serie mediante un tomo rústica de 194 páginas, dos de ellas a color, por 8€. En suma, llegamos al ecuador de la colección con la misma sensación con la que la empezamos. Y eso es una muy grata señal. Obra más que notable y muy recomendada.

Kei Sanbe

Nacido el 5 de marzo en Hokkaido, Japón, ha escrito obras más enfocadas a un público juvenil, como ‘Testarotho’ y ‘Kamiyadori’, que tuvo una secuela ‘Kamiyadori no Nagi’. En 2012 empezó ‘Desaparecido’, publicada por Norma Editorial, obra que tuvo una adaptación animada y acabó en 2016 con ocho volúmenes.

desaparecido-4-norma-editorial-analisis-critica-opinion-resenaDesaparecido #4

SATORU CAE EN LA TRAMPA DEL ASESINO, QUE LO IMPLICA EN VARIOS CRÍMENES

El asesino quiere eliminar a Satoru porque sabe demasiado, pero en el último momento consigue escapar de la policía retrocediendo al pasado. ¿Podrá evitar la muerte de su compañera aprovechando esta nueva oportunidad?

Desaparecido #4

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.