Reseña de ‘Intemperie’ (Cómic)

Intemperie (Cómic)

Pocas cosas hay tan trágicas como ver a un niño perder su inocencia. La naturaleza, de forma sabia, se encarga de dosificar la experiencia entre la adolescencia y la madurez. Pero en ocasiones, el propio ser humano es el que se adelanta a lo natural y se convierte en una vil criatura capaz de crear una cicatriz en el alma de un niño. ‘Intemperie’ narra esto.

Jesús Carrasco publicó en 2013 la novela homónima, demostrando sus buenas dotes como escritor al ser elegida Libro del año por el Gremio de Libreros de Madrid. Las 19 ediciones que lleva a sus espaldas, aunadas a que los derechos de publicación han sido vendidos en 21 países, establecieron las bases para que la obra fuera adaptada a dos nuevos formatos: el cine y el cómic. Así, en diciembre llega de la mano de Planeta Cómic la versión en viñetas de la novela, encargándose de la adaptación Javi Rey.

Intemperie (Cómic)

‘Intemperie’ es una historia simple. Pero tal vez por eso sea tan buena y consiga llegar tanto al lector. Legos de idear una trama enrevesada y de presentar innumerables personajes, el relato centra su atención prácticamente en tres protagonistas: un niño, un cabrero y un alguacil.

Intemperie (Cómic)Ambientada en una zona rural que bien podría ser la España de la posguerra, la historia comienza con un niño que se ha escapado de su hogar. El joven, asustado en un principio por las palizas que le da su borracho padre, decide huir a la montaña, alejándose del pueblo y de la figura del alguacil.

Es en estos parajes donde conocerá al cabrero, un devoto hombre que inculcará valores en el niño y que le ayudará a madurar. Una suerte de versión afable del ‘Lazarillo de Tormes’. Pero los días pasan y las necesidades básicas se pondrán en su contra. Mientras tanto, la figura del alguacil se irá tornando cada vez más oscura.

’Intemperie’ logra empatizar con el lector. Le lleva a un oscuro abismo para enseñarle que siempre hay una luz de esperanza en el lugar menos pensado. Pero esto no sería posible sin una buena labor gráfica y narrativa. Y aquí es donde hay que aplaudir el trabajo de Javi Rey. Con algunas reminiscencias puntuales a los estilos de Miguelanxo Prado y David Rubín, Rey consigue trasladar la esencia de la novela al formato cómic de manera magistral.

Intemperie (Cómic)

El terror en los ojos del niño, la bondad del cabrero, la maldad del alguacil e incluso la deshidratación del joven protagonista quedan perfectamente retratados en las viñetas. De hecho, pese a la dureza de la historia, Rey no cae en lo obsceno, contando lo sucedido a la mente del lector sin tener que narrar cada hecho. Obviamente, esto se puede realizar gracias a los recursos narrativos que ofrece el cómic, que en esta obra el autor saber explotar muy bien.

Para la adaptación a cómic de ‘Intemperie’ se ha optado por la edición cartoné con sobrecubiertas. Si se quitan estas, el lector se encuentra ante un tomo con una ilustración del niño y el burro y en el fondo dos marcados colores, el naranja y el crema, que ponen de manifiesto la sequía que aparece en la obra. El precio para este volumen con 152 páginas a color es de 25 euros e incluye en su primera edición una postal con una ilustración inédita del autor.

Intemperie (Cómic)Sinopsis de Intemperie:
Esta es la historia de la huida de un niño a través de un país castigado por la sequía y gobernado por la violencia.En un mundo cerrado, sin nombres ni fechas, sin moral. Donde la naturaleza se confunde con la trama y en el que la dignidad del ser humano brota entre las grietas secas de la tierra.

En ese escenario, el pequeño, aún no del todo malogrado, tendrá la oportunidad de iniciarse en los dolorosos rudimentos del juicio o, por el contrario, de ejercer para siempre la violencia que ha sufrido.

Javi Rey adapta al cómic la exitosa novela homónima de Jesús Carrasco (Seix Barral) con un resultado espectacular, lleno de matices y sentimiento.

La versión impresa incluye, de regalo, una postal con una ilustración inédita del autor, realizada especialmente para la ocasión. Solo para primera edición.

¡No te vayas sin comentar!