Reseña de ‘MPH’, de Mark Millar y Duncan Fegredo

mph

Mark Millar parece ser un hombre incombustible, que no se cansa de escribir historias hasta cierto punto englobadas dentro de la misma clasificación. No seré yo el que se queje de esto, pero sí es cierto que a los seguidores de Millar nos gustaría verle de vez en cuando haciendo algo distinto a lo que estamos acostumbrados a leer durante los últimos años. Una serie larga, un proyecto arriesgado o una vuelta de tuerca a las temáticas sobre las que suelen tratar sus cómics serían un soplo de aire fresco. Sea como sea, uno de sus últimos trabajos en llegar a nuestro país ha sido ‘MPH’, un tomo que recopila los cinco números de los que consta esta miniserie cargada de adrenalina.

mph

En esta ocasión Millar nos presenta una historia en la que un grupo de jóvenes adquiere por casualidad un poder con el que obtendrán virtualmente el poder de un dios. Como es habitual en su obra, el cómic tendrá su dosis de carga social, en esta ocasión con la ciudad de Detroit y su situación económica actual como protagonista. La crisis económica de los últimos años se cebó especialmente con esta ciudad, que había sido durante largo tiempo el gran símbolo de la industria automovilística norteamericana. La conocida como “Motor City” se declaró en quiebra en 2013 tras haber acumulado una deuda de casi 20.000 millones de dolares y haber llegado a una tasa de paro del 16% debido a la invasión de coches europeos y japoneses en el país en detrimento del producto nacional. Detroit comenzó a perder ciudadanos debido a la emigración hasta llegar a casi una tercera parte de los que eran en la década de los años 50, dejando así un montón de viviendas vacías, y a medida que la población descendía drásticamente también lo hacía la recaudación de impuestos. Bajo estas circunstancias, la calidad de los servicios municipales se hundió hasta llegar a niveles muy por debajo de lo mínimo admisible. En este ambiente, los índices de criminalidad en Detroit se dispararon, llegando a convertirse en una de las ciudades más violentas del país. En resumidas cuentas, Detroit no es el mejor sitio para llevar una buena vida.

mph

Esta situación es la que propiciará que Roscoe, nuestro protagonista, se vea metido en negocios ilegales para poder sobrevivir en Detroit. Desgraciadamente para él, el último trabajo que hace para su colega Samurai Hal acabará con la policía de por medio. Tras su detención, Roscoe es condenado a pasar varios años en la cárcel pero, en un extraordinario golpe de suerte, llega a su poder un bote con la etiqueta “MPH” lleno de pastillas que tienen un curioso efecto no esperado: en lugar de colocarse con ellas, Roscoe adquiere el poder de moverse a supervelocidad, o eso parece. Lo cierto es que a este respecto habría que darle un tirón de orejas al señor Millar, ya que no acaba de explicar del todo bien cómo funcionan los poderes obtenidos por el consumo de “MPH”, pero el efecto inicial es que Roscoe es capaz de viajar de un punto a otro del país en tan solo unos instantes como si fuera Barry Allen. Por supuesto, lo primero que hace tras descubrir los efectos es fugarse de la cárcel en la que se encuentra…

mph

A partir de aquí, llegamos a ese momento que suele estar presente en muchos de los cómics del guionista escocés, el momento de exprimir al máximo en la trama las posibilidades que el personaje protagonista tiene con este nuevo poder. Acompañado de su colega Chevy, su novia Rosa y el conflictivo hermano menor de esta, Baseball, a los que Roscoe suministra pastillas, comenzará una etapa en la que se dedicará a robar a los ricos para dárselo a los pobres, que en este caso resultan ser él mismo y sus amigos. Si bien es cierto que reparten entre la población más desfavorecida de Detroit una pequeña parte, este grupo de amigos se pega la gran vida gracias al “MPH”. Y no solo se trata del dinero, ya que sus poderes les proporcionan un modo de vida basado en experiencias increíbles.

Nos lo quitaron todo, convirtieron una potencia industrial en un sitio del que la mitad de la gente escapaba, dejando más de 80000 casas vacías. Nos pareció justo vengarnos un poco por esas tres generaciones de corrupción y desprecio.

Pero no toda la acción estará centrada en Roscoe, Rosa, Chevy y Baseball. Cuando el gobierno es consciente de lo que está pasando y la amenaza a la que se enfrenta, recurren al señor Springfield, un tipo que lleva 30 años metido en un recinto de seguridad diseñado especialmente para él tras haber sido capturado después de un episodio en el que causó graves daños a la propiedad debido a la velocidad supersónica a la que era capaz de moverse. El agente Cutler será el encargado de custodiar al misterioso señor Springfield y utilizarlo para detener a este grupo de criminales veloces.

mph

No estamos ante la mejor de las obras de Mark Millar. No todos los días este guionista es capaz de ponernos delante de las narices un ‘Ultimates’ o un ‘Superman: Hijo Rojo’, pero también es cierto que nunca escribe un cómic aburrido. ‘MPH’ es un título de lectura ágil, que engancha desde la primera página, con el que el lector se va a divertir mucho y que le depara alguna que otra sorpresa. Probablemente no le va a cambiar la vida a nadie, pero tampoco creo que alguien se pueda arrepentir de su compra si sabe lo que se está llevando de la tienda.

En cuanto al dibujo, el encargado de acompañar a Millar en esta ocasión es el señor Duncan Fegredo, que hace un trabajo de lo más correcto. Se le puede echar en cara que en ocasiones los momentos de acción pueden resultar un poco confusos, pero en general hace una gran labor complementada por una paleta de colores muy bien escogida que pega con la historia y sabe darle el dinamismo que esta necesita.

El tomo ‘MPH’ publicado por Panini Comics en edición rústica contiene 144 páginas a color e incluye los números del #1 al #5 de la edición americana de ‘MPH’ además de las portadas originales y alternativas de estos. El precio de venta recomendado es de 16 € y se puso a la venta en septiembre de 2016.

mph

Mark Millar

Nacido en Coatbridge, Escocia en 1969. Se trata de uno de los más aclamados y exitosos autores del cómic estadounidense actual, guionista de algunas de las series de mayor éxito de crítica y público de los últimos años, como ‘The Authority’, ‘The Ultimates’, ‘Superman: Hijo Rojo’ ó ‘Civil War’. Su popularidad no es menor que la controversia que suscitan sus historias, repletas de sexo y violencia con tintes de humor negro, en las que trata provocativamente temas de política y de sociedad así como otros más personales, mezclando continuamente el drama y la acción dramática más desenfrenada.

Muy reconocido en el ámbito más allá del cómic debido a la íntima relación que ha establecido en los últimos años con Hollywood tras las adaptaciones cinematográficas de sus obras ‘Wanted’, ‘Kick-Ass’, ‘Supercrooks’ ó ‘The Secret Service’.

Duncan Fegredo

Nacido en 1964 en Leicester, Inglaterra. Se trata de un dibujante de cómics que comenzó trabajando en el mercado británico a finales de los años ochenta en una revista titulada ‘Heartbreak Hotel’. Tras una serie de trabajos menores paso a dibujar la serie ‘Kid Eternity’ para DC Comics junto al guionista Grant Morrison. A continuación se unió al escritor Peter Milligan en la miniserie de ocho partes titulada ‘Enigma’ para la línea Vertigo de DC Comics, para después pasar a 2000 AD donde trabajó en la serie ‘Juez Dredd’ y en otros títulos. Más adelante, se encargó durante unos años de la serie ‘Hellboy’ para Dark Horse, siendo la miniserie de seis capítulos ‘Hellboy: Darkness Calls’ la primera vez en la que el creador del personaje, Mike Mignola, no estaba involucrado en el dibujo de un cómic de Hellboy. Entre otros títulos importantes del dibujante se encuentran ‘X-Force’, ‘Tom Strong’ y ‘MPH’.

mph-panini-comics-millar

‘MPH’

¡La supervelocidad según Mark Millar!

Roscoe y sus amigos han crecido en Detroit y lo saben todo sobre la mala suerte.

Pero su destino cambiará después de tomar MPH, una droga callejera que les dota de supervelocidad y de superoportunidades.

Guion: Mark Millar

Dibujo: Duncan Fegredo

‘MPH’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!