Reseña de ‘Clase Letal 3 – Nido de víboras’

clase-letal

Uno de los clones de Rick Remender (no hay otra forma de explicar el número de series que este guionista lleva cada mes) está haciendo uno de los mejores y más originales trabajos de su carrera en el mundo del cómic con ‘Clase Letal’, y aquí nos llega el tercer tomo de esta serie a nuestro país de la mano de Norma Editorial para confirmar este hecho. Una idea inicial que parecía en un principio muy poco prometedora ha dado lugar a un cómic con una cantidad tal de lecturas como no se había visto en mucho tiempo. Con esta nueva entrega, bajo el título ‘Clase Letal 3 – Nido de víboras’, Remender mantiene el listón tan alto que va a ser difícil que la serie no decaiga antes de llegar a su incierto final.

clase-letal
Portada del número #12

El final del segundo volumen nos dejaba con un cliffhanger del tamaño del Everest. Tras una larga y sangrienta confrontación con la banda de “Cara Cabrón” en su propia guarida para acabar con la amenaza que este supone de cara a que se descubra la muerte de Chico, nuestros protagonistas consiguen acabar con sus enemigos y recuperar el cadáver (más bien una parte de él) del antiguo novio de María. Pero al abandonar la escena del crimen, Marcus López y esta se encontraban con una desagradable sorpresa: el padre de Chico, el señor del crimen conocido como El Alma del Diablo, les estaba esperando junto a sus esbirros. Ya conocíamos la forma en la que María había acabado en su niñez bajo la tutela de El Alma del Diablo, por lo que un enfrentamiento directo entre ambos no es precisamente algo que fuera a sorprender al lector. Sin embargo, la forma en la que se desarrollan los acontecimientos una vez que este villano confirma sus sospechas sobre la muerte de su hijo es sencillamente magistral, especialmente si hablamos del apartado visual. La lucha de Marcus y María para salir de esta situación con vida enfrentándose a monstruos como Caballo Amarillo te pone el ritmo cardíaco al límite.

clase-letal
Caballo Amarillo, un tipo con el que es mejor no meterse

A partir de entonces, el triángulo amoroso entre Marcus, María y la letal Saya Kuroki será el centro de la trama, pero no por sus implicaciones románticas, sino por las tensiones que esto genera en el grupo, algo que unido a ciertos hechos que van a ocurrir en la escuela Kings Dominion de Artes Letales pondrá a nuestros protagonistas en jaque. Si en algún momento en lo que va de serie el lector ha podido tener la impresión de que la trama iba a derivar, a pesar de lo duro de algunas escenas ya relatadas en tomos anteriores, en algo con un tono más bien tirando a “teenager”, una historia que podría dar origen a una serie protagonizada por actores guapos en el canal The CW, creo que este será el momento en el que esas ideas se vayan por el retrete de una vez por todas. ‘Clase letal’ es, a pesar de que por su sinopsis pueda parecer una especie de “Harry Potter con asesinos en lugar de magos”, una serie realmente cruda en la que no hay cabida para la sensiblería.

clase-letal
El viaje lisérgico de Marcus

Un aspecto importante que cobra protagonismo en este tomo es aquel que habría sido el centro de la trama desde el principio de no haber sido por los problemas en los que el grupo principal de aspirantes a asesinos se mete desde su concepción: el Maestro Lin, sus verdaderos objetivos y todo aquello que no acaba de cuadrar en lo que los alumnos saben sobre el funcionamiento de la escuela Kings Dominion de Artes Letales. Es probable que este tema nos acompañe también en el futuro de la serie y se acabe convirtiendo en la historia principal de la serie, dejando el resto de tramas en un lugar secundario.

En cuanto a nuestro protagonista, Marcus, este llegará a tocar fondo tras ver como se estrella una y otra vez contra un muro en cada ocasión en la que cree que el mundo puede ser un lugar menos horrible de lo que pensaba. Y no se trata solamente de los peligros mortales que le acechan de forma continua, sino principalmente de la ruptura de la familia de la que se había llegado a rodear en los últimos tiempos. Sus meteduras de pata y las circunstancias le han alejado no solo de María y Saya, sino también de su mejor amigo, Willie Lewis. La miseria, las traiciones, las sospechas, el odio y la paranoia serán ahora sus compañeros. Remender se esforzará en sumergir al lector en un profundo agujero de depresión y en una espiral de autodestrucción junto a Marcus, dando lugar a algunos de los momentos más oscuros de la obra hasta el momento. Y es que, en gran parte, de eso va ‘Clase Letal’. El autor refleja aquí, de forma exagerada, lo que pudo ser la juventud de un chaval normal al que la vida no le sonrió en Estados Unidos durante el final de la década de los años ochenta.

clase-letal
El trabajo visual en las escenas de acción es soberbio

Pero por mucho que Remender haga un gran trabajo aquí, la verdadera estrella de este cómic es el dibujo. El señor Wes Craig hace gala de la sencillez del estilo de sus lápices para retratar de forma brillante tanto los momentos conversacionales como las intensas secuencias de acción. Asimismo, resulta asombrosa también su forma de caracterizar a los personajes, dando a cada uno su propia personalidad. Pero el dibujo de Craig no destacaría tanto si no fuera por la labor en el color, obra primero de Lee Loughridge que sigue después Jordan Boyd de forma totalmente continuista. La paleta de colores pálidos utilizada por estos artistas para cada página le da a la obra un resultado final sencillamente maravilloso. Trabajos como estos son los que hacen que hoy en día el trabajo de los coloristas deba tenerse tan en cuenta como el del resto de personas implicadas en la realización de un cómic.

En lo referente a la edición, hay que decir que este tercer volumen de ‘Clase Letal’ presentado por Norma Editorial mantiene las mismas características que los anteriores tomos de esta colección, siendo así de formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 120 páginas a color e incluye los números del #12 al #16 de la edición americana de ‘Deadly Class’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 16,50 € y se puso a la venta en septiembre de 2016.

clase-letal

Rick Remender

Es un guionista de cómic que, en sus inicios, trabajó en películas de animación como ‘El gigante de hierro’ o ‘Titán A.E.’. En 1998 formó equipo con Harper Jaten y Rory Hensly para crear el cómic de humor absurdo ‘Captain Dingleberry’. Más tarde, a principios de los 2000, co-crearía y dirigiría la serie de animación ‘Swing Town’ para Wild Brian Animation.

A partir de entonces se sumergió de lleno en el mundo del cómic y empezó a publicar obras como ‘Fear Agent’, ‘Sea of Red’ y ‘Strange Girl’ con Image Comic. Pasó por un one-shot de ‘Red Sonja’ y ‘The End League’ para Dark Horse Comics entre otras mucha obras antes de llegar a Marvel, donde fue co-autor de ‘Punisher War Journal’ con Matt Fraction y donde publicó la serie ‘Uncanny X-Force’.

Wes Craig

Dibujante y guionista afincado en Montreal, Quebec, que lleva desde 2004 trabajando en cómics de manera profesional. Entre sus títulos más conocidos podemos encontrar ‘Clase Letal’ y ‘Blackhand Comics’, ambos publicados por Image Comics, ‘Batman’, ‘Adventures of Superman’, ‘Legends of the Dark Knight’ y ‘Flash’ para DC Comics y ‘Guardianes de la Galaxia’ para Marvel Comics.

Lee Loughridge

Entintador y colorista americano nominado al premio a mejor ilustrador narrativo en 2001 International Horror Guild por su trabajo en ‘The House on the Borderland’. También ha sido nominado a un premio Hugo por su trabajo en la serie ‘Fábulas’ y a un Comics’ Buyer’s Guide como mejor colorista en 2004. Entre sus obras más destacadas encontramos títulos como ‘Arkham Asylum: Living Hell’, ‘The Batman Adventures’ o ‘Stumptown’.

clase-letal

‘Clase Letal 3 – Nido de víboras’

Aprende a ser humano entre inhumanos.

El primer curso de Marcus López en la escuela Kings Dominion de Artes Letales se acerca a su fin y ya carga en sus espaldas varias refriegas, traiciones y, por su puesto, muertes. Pero cuando los conflictos son entre amigos, las alianzas se desmoronan y el amor se pierde, todo se vuelve profundamente oscuro para Marcus, arrastrándolo a un frenesí de drogas, odio y autodestrucción.

Rick Remender (Ciencia Oscura, Low) y Wes Craig (Batman: Origen) desatan la ira adolescente en una historia de violencia enmarcada en la California alternativa de los años 80.

Guion: Rick Remender

Dibujo: Wes Craig, Jordan Boyd, Lee Loughridge y Rus Wooton

‘Clase Letal 3 – Nido de víboras’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.