Reseña de ‘Fraternity’, de José Luis Munuera, Juan Díaz Canales y Sedyas

fraternity

La calidad como guionista del señor Juan Díaz Canales está más que contrastada, y buena prueba de ello son los cómics de ‘Blacksad’, serie que recibe el aplauso de crítica y público con cada nueva entrega. Los dibujos de José Luis Munuera los hemos podido ver en muchos productos llegados del mercado francés, que es el lugar en el que este dibujante se ha forjado su carrera profesional, y hace unos años ambos unieron sus fuerzas para traernos ‘Fraternity’, un cómic publicado en nuestro país por Astiberri Ediciones.

fraternity1

La acción nos sitúa en el año 1863 en la colonia de New Fraternity, un lugar en medio Indiana. El pueblo fue levantado por una especie de filántropo idealista llamado Robert McCorman con el objetivo de asentar en él a una sociedad utópica. New Fraternity debería haberse convertido en un lugar en el que, con el tiempo, todos los hombres fueran tratados por igual y tuvieran los mismos derechos y los mismos deberes, independientemente de su raza, su credo, su sexo o sus ideas. La riqueza se repartiría por igual, ya que todos los habitantes realizarían tareas de un valor equivalente para el conjunto de la sociedad. Una bonita idea, que sería solamente la punta de lanza de una nueva forma de vida que con los años se extendería por todo el país si hubiera sido un éxito. Lamentablemente, New Fraternity no es exactamente lo que McCorman pretendía que fuese…

fraternity3

Las consecuencias de la Guerra de Secesión, que se encuentra en esta época en sus momentos más crudos, son solo parte de las razones por las cuales la comunidad no funciona como debería. Las envidias, las diferencias ideológicas, la avaricia, la ambición y la sed de poder son factores que, como se demuestra en New Fraternity, parecen ser inherentes al ser humano, razón por la cual puede que una sociedad perfecta solo funcione cuando esté formada por individuos perfectos, algo raramente posible. Sin embargo, en New Fraternity hay personas que siguen empeñadas en conseguir lo que a todas luces parece inalcanzable.

fraternity4

En medio de esta situación, que parece que podría estallar como un polvorín en el momento más inesperado, encontramos a Emilio, un joven asilvestrado que ha sido recogido del bosque y al que se pretende dar una educación en la colonia. La historia presentada en este tomo se nos mostrará, en los momentos más importantes, a través de sus ojos. Y esto no es algo fruto de la casualidad, ya que este personaje viene a representar la inocencia y la ausencia de adoctrinamiento ideológico, algo de lo que el resto de residentes de New Fraternity carece, lo que le permite situarse en un punto neutral dentro de los conflictos políticos y sociales que tendrán lugar en la colonia.

fraternity5

La llegada de nuevos e indeseados visitantes a New Fraternity unida a los conflictos sociales ya existentes y a la búsqueda por parte de ciertos sectores de un cambio de rumbo en lo que respecta a la forma en la que funcionan las cosas serán los factores que den comienzo al fin de una sociedad perfecta que nunca llegó a serlo en la práctica. Pero quizás lo que más llama la atención de ‘Fraternity’ es la forma en la que el autor une esta trama a la inclusión de un personaje de naturaleza fantástica, a medio camino entre Grendel y un Bigfoot, una fusión que a priori debería funcionar tan bien como la mezcla de agua y aceite, pero que Canales de alguna manera consigue incrustar a la perfección sin que saque al lector de la historia. En este tipo de asuntos se nota cuándo un guionista es capaz de usar los recursos a su alcance de forma acertada, y Canales sale del brete en el que él mismo se ha metido sin ningún problema.

fraternity

La labor de José Luis Munuera en el dibujo, complementada con los colores sombríos y áridos de Sergio Román “Sedyas”, es bastante sólida, con un estilo que mezcla el cartoon con una sobriedad realista que se traduce en unos personajes muy vivos en primer plano moviéndose por entornos casi pictóricos en segundo plano, estableciendo así un resultado muy llamativo que sienta estupendamente bien a la ambientación de la historia que se nos cuenta aquí.

En definitiva, estamos ante una obra que nos presenta una historia de fantasía con un tratamiento de lo más original, consolidada por el fondo político y realista que durante gran parte de las páginas toma el protagonismo absoluto. La habilidad del guionista para saber conjugar ambas vertientes con maestría, que se apoya en gran medida en un trabajo visual muy correcto, es sin duda el aspecto más atractivo de ‘Fraternity’.

El tomo ‘Fraternity’ publicado por Astiberri Ediciones en su colección Sillón Orejero se presenta en formato cartoné de tapa dura. Contiene 112 páginas en color con un tamaño de 19,7 x 26 cm. Se puso a la venta en octubre de 2011 y el precio de venta recomendado es de 20 €.

fraternity

Juan Díaz Canales

Juan Díaz Canales es un guionista de cómics y director de películas de animación nacido en Madrid el año 1972. Desde joven, el autor siempre fue un aficionado a los cómics, de modo que a los 18 años ingresó en una escuela de animación para aprender todo lo posible sobre el formato animado. En 1996, creó junto a tres compañeros la compañía Tridente Animation, que le llevó a trabajar con diferentes empresas del sector tanto europeas como americanas.

Fue cuando conoció a Juanjo Guarnido cuando comenzó a hacerse conocido, gracias a su obra famosísima obra internacional ‘Blacksad‘, con la que ha ganado numerosos premios entre los que cuenta con un Eisner. En 2015 comenzó a publicar una nueva etapa del famoso cómic ‘Corto Maltés‘ junto al dibujante Rubén Pellejero, y en 2016 lanza su primera obra como autor completo, ‘Como viaja el agua‘.

José Luis Munuera

José Luis Munuera es un dibujante de historietas nacido en Lorca en 1972. Munuera cursa los estudios en la escuela de Bellas Artes de Granada mostrando un interés especial hacia el cómic y la novela gráfica, siendo especialmente influenciado por ‘Spirou y Fantasio’ y ‘Astérix’. Tras un encuentro con Joann Sfar en el festival de Angulema, entra en la vida profesional realizando tres tomos de ‘Les Potamoks’ y cuatro de ‘Merlin’. En 1999, tras unirse a Jean-David Morvan, publicará tres tomos de ‘Sir Pyle S. Culape’, dos tomos de ‘Merlin’ y tres tomos de ‘Nävis’. También fue el artífice de que se publicaran las nuevas aventuras de Spirou y Fantasio.

Sergio Román “Sedyas”

Nacido en Barakaldo en 1976. A los 18 años comenzó su trayectoria profesional como animador tradicional 2D, desempeñada en cine, televisión y publicidad. Actualmente compagina ilustración, cómic, concept art, animación flash, pixel art y color de cómic para editoriales de Francia y Bélgica principalmente, como Dargaud (Fraternity), Dupuis (Les Campbell, revista Spirou) o Ankama (Remington, Boufbowl). También es el creador de la comunidad artBOX y parte del recién inaugurado estudio artboxINK.

fraternity

‘Fraternity’

Desde la noche de los tiempos, el hombre ha buscado sin éxito un modelo de sociedad perfecto. Robert McCorman, un rico idealista, cree que ha llegado el momento y funda la colonia de New Fraternity en pleno corazón de los Estados Unidos. Pero corren malos tiempos para la utopía, ya que el país se desangra en la fratricida guerra de Secesión (1861-1865). Emilio, un niño salvaje recogido en el bosque y educado en la colonia, vivirá de primera mano los dramáticos acontecimientos, que tendrán su punto álgido con la aparición en el bosque de una asombrosa criatura.

La realización a lo largo de tres años de Fraternity –que recoge los dos volúmenes publicados en Francia que componen la serie– no ha sido fácil, tal y como reconoce José Luis Munuera, una obra que el dibujante murciano ubica dentro del subgénero específico de “aventura ideológica” que han transitado con brillo Oesterheld, Muñoz y Sampayo, Pierre Christin o Felipe Hernández Cava. “El tebeo navega entre aguas muy diferentes, del fantástico a la utopía política, del discurso ético al drama, y estaba además el elemento romántico. Meter todo eso en un mismo saco y que se sostuviese con la necesaria unidad orgánica fue un quebradero de cabeza tremendo”, asegura el dibujante de El juego de la luna.

Juan Díaz Canales, inmerso en la búsqueda de un marco histórico convincente y a la vez atractivo para situar un guión que tratara preguntas sobre si es posible la convivencia en igualdad de condiciones, deberes y derechos o si es posible que el ser humano alcance un modelo social que garantice la igualdad, dio con la historia de New Harmony, una comuna creada y financiada por el socialista utópico Robert Owen en 1825 en Indiana: “Nuestra New Fraternity es un trasunto un poco anacrónico de aquella experiencia y gran parte de los personajes de nuestra historia son reflejos más o menos deformados de algunos de los actores de aquella aventura utópica”, confiesa el también guionista de Blacksad.

Encontrar el registro gráfico adecuado fue efectivamente todo un reto, tanto por la dificultad que planteaba el jugoso guión del madrileño Díaz Canales con un tempo, que de lo contemplativo, de lo relajado, va acelerándose hasta el clímax final, como por la necesidad “de tratar de controlar –añade Munuera– mi tendencia al cartoon muy sobreactuado para que los personajes no chirriasen”. El entendimiento, también creativo, entre guionista, dibujante y colorista –cuidado trabajo del baracaldés Sedyas–, y la pasión volcada por todos ellos para dar con el tono adecuado, se ven refrendados por la solidez del resultado.

Guion: Juan Díaz Canales

Dibujo: José Luis Munuera y Sedyas

‘Fraternity’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!