Reseña de ‘El sheriff de Babilonia: Bang. Bang. Bang’

El volumen publicado por ECC
El volumen publicado por ECC

Salimos de la habitual ración de tipos enmascarados para centrarnos en la más cruda realidad. El cómic, como medio de expresión artística casi ilimitada, se nutre en no pocas ocasiones de la mirada crítica hacia los problemas que atenazan nuestra sociedad, incluso a conflictos a escala planetaria. Con El sheriff de Babilonia se recupera para el cómic americano una fuente de inspiración que debe ocupar su espacio en la inmensa oferta del mercado a día de hoy. Ese lugar de encuentro entre cómic y política que tantos buenos momentos ha dado a la viñeta.

No es un encuentro inédito entre dos conceptos destinados a entenderse. A lo largo de la historia reciente del medio, comprobamos lo bien que funciona la mezcla, con añadidos de géneros varios para dar un toque pintoresco al resultado. A todos se nos vienen a la cabeza recientes clásicos de la viñeta como la irreverente salvajada perpetrada por Warren Ellis en Transmetropolitan o la internada de Brian K. Vaughn en la política post 11-S con su superhéroe metido a alcalde en Ex-Machina. Ejemplos más recientes de esta tendencia, la sorprendente Carta 44 escrita por Charles Soule. Y todo eso sin contar los centenares de páginas de contenido reivindicativo que llegan desde circuitos alternativos e independientes.

La trama de El sheriff de Babilonia se alimenta de la convulsa política internacional que nos sacude desde principios del siglo XXI. El ataque a las Torres Gemelas de Nueva York produjo una serie de hechos en cadena de los que aún hoy estamos viviendo las consecuencias. No es el lugar, ni yo soy un especialista, como para un análisis concienzudo de la situación geopolítica de los últimos 15 años, pero está claro que el mundo es muy distinto después de aquella fatídica fecha.

El que sí sabe, y mucho, de esos tiempos convulsos, es el escritor de esta serie, el guionista Tom King. En la actualidad se encuentra entre los creativos más solicitados del mundo del cómic, tras la demostración de talento y personalidad desplegado en colecciones como Grayson, la genial vuelta de tuerca que ha dado a La Visión en su imprescindible andadura actual, o la magistral (e inédita en España, por cierto, señores de ECC) Omega Men. Tanto es el aplauso generalizado que se ha hecho con las riendas de la colección regular de Batman, tras la larga etapa dirigida por Scott Snyder.

Irak, un país en ruinas
Irak, un país en ruinas

Lo que ocurre es que el pasado de King está más ligado a las agencias de espionaje que a la literatura. Durante años, el celebrado autor formó parte de equipos destinados a la inteligencia contraterrorista en escenarios tan complicados como Irak tras la invasión americana. En El sheriff de Babilonia construye una ficción con los pies bien anclados en la realidad que él mismo experimentó de primera mano, armado con la tensa elegancia que caracterizan las propuestas de este magnífico narrador.

Tom King se adentra  con convicción en este escenario tan resbaladizo, donde no hay metáfora ni distracción que drible las connotaciones contenidas en este conflicto. En la propia sociedad americana, la presencia militar y la naturaleza misma de la operación ha dividido de manera notable a la población del país a lo largo de los últimos años. La polarización política en Estados Unidos, visible en las recientes elecciones, tiene uno de sus orígenes en los posicionamientos tan encontrados que produjo la denominada “guerra contra el terror” promovida por la administración Bush. King, con sigilo, prudencia e información privilegiada, construye un relato complejo, crítico, realista, especie de retrato de un momento convulso, confuso y, de manera inevitable, polémico.

King no entra en las razones que llevaron a la guerra, pero sí que analiza sin tapujos las consecuencias del conflicto. En el Irak presentado por King, Saddam Hussein ha caído, y el país está sumido en un violento caos, donde facciones enfrentadas han encontrado campo abierto para el retorno de viejas rencillas. El Irak de El sheriff de Babilonia ha escapado del infierno de la tiranía para abrazarse con violenta pasión al caos.

El guionista se vale de tres personajes muy distintos para ofrecer una visión general de un país devastado, convertido en una jungla donde no hay piedad ni compasión. La muerte de un recluta de la futura policía de la república naciente sirve de punto de encuentro entre los protagonistas, cada uno con fantasmas muy distintos a las espaldas. Nadie quiere saber la verdad sobre un asesinato que, en el global de la situación, no pasa de anécdota. Sin embargo, Christopher Henry, policía americano encargado de la instrucción de estos agentes, siente que sobre él recae la responsabilidad de esclarecer esta muerte.

Personajes al límite
Personajes al límite

Sin embargo, pronto se da cuenta de que hay intereses y lealtades implicadas en el caso. Venganza y justicia se parecen mucho en un lugar donde no hay nada a lo que aferrarse salvo el pasado y los escombros. El sheriff de Babilonia es la historia de un hombre honrado a la búsqueda de redención,  en medio del fuego cruzado.

King se vale de la ironía despiadada, de los contrastes, de los pequeños detalles, para la descripción de un lugar repleto de mezquindad. Las contradicciones de este Irak posinvasión sirven para encuadrar al protagonista, que se niega a caer en el cinismo imperante. Con sumo cuidado y sensibilidad a la hora de tratar el difícil mosaico de la sociedad de Irak, King adopta formas de policíaco clásico, reconocible a pesar del exótico ambiente elegido.

En el apartado artístico, Mitch Gerads, que cumple con su labor con la obsesión de un reportero gráfico de guerra. Su estilo fotográfico, realista y sucio asienta las intenciones de construcción del ambiente opresivo y descontrolado que describe King. Adapta el ritmo de sus viñetas a la esencia casi televisiva de la narración, en la que parece que no ocurre nada, pero hay tensión constante. La economía de recursos de Gerads se traduce en una constante gráfica impecable, que dota de personalidad indiscutible a El sheriff de Babilonia. Sin duda, uno de esos trabajos que se quedan en la retina, por su fuerza dramática y su impecable estilo narrativo.

El sheriff de Babilonia se merece estar a la altura de ficciones modernas con el trasfondo de los conflictos en Oriente Medio, al estilo de Homeland. Con intenciones muy distintas, pero con el ambiente arenoso y paranoico como esencia, la obra de King luce como la más intensa serie de televisión. En este primer volumen, las afinidades, los secretos y las mentiras están sobre la mesa. No hay lealtades que valgan cuando todo el mundo tiene sus propios planes para un país en llamas. Un cómic serio, adulto, con su buena dosis de crítica (quizá para algunos, insuficiente), retrato de miserias humanas, sometidas al día a día en un lugar sin esperanza.

ECC es la encargada de editar en español la nueva serie de Vertigo. Encuadernada en rústica, en su interior encontramos 160 páginas a todo color, con multitud de extras acerca del proceso creativo del cómic. Recopila los seis primeros números de la serie, y lo podrás encontrar en tu librería favorita al precio de 14,95 euros.

Tom King

Uno de los guionistas más celebrados de los útimos tiempos, se ha curtido en las publicaciones de DC, en series como Grayson. Su reconocida labor le ha llevado a ocuparse de la colección regular de Batman, y en Marvel ha encandilado a público y crítica con el particular giro que le ha dado al mítico Vengador, La Visión.

Antes de su carrera como escritor, King formó parte en operaciones de inteligencia contraterrorista como agente de la CIA.

Mitch Gerads

Gerads es graduado en diseño gráfico, y empezó su carrera profesional en el mundo de la publicidad. En el mundo del cómic, ha sido dibujante y colorista en diversas editoriales. Su trabajo más conocido hasta la fecha es su trabajo para El Castigador en Marvel.

Bagdad, año 2003. El reino de Saddam Hussein ha terminado. Los norteamericanos están al mando. Y nadie tiene el control. Christopher Henry, un antiguo policía reconvertido en contratista militar, lo sabe mejor que nadie. Está en el país para entrenar a un nuevo cuerpo de policía iraquí, y acaban de asesinar a uno de sus reclutas. Con la autoridad civil en ruinas y las calles plagadas de cadáveres, Chris es la única persona en la Zona Verde interesada en averiguar quién lo ha asesinado… y por qué.

La investigación de Chris le lleva hasta Sofia, una iraquí criada en Estados Unidos que forma parte del consejo de gobierno, y luego hasta Nassir, un veterano curtido del cuerpo de policía de Saddam… y puede que el último investigador auténtico que queda en Bagdad. Unidos por la muerte pero separados por lealtades en conflicto, los tres deben ayudarse a moverse por el paisaje del Irak posinvasión para poder dar caza a los asesinos. Pero ¿sus esfuerzos sirven realmente a la justicia… o a un plan secreto mucho más oscuro? Inspirándose en sus experiencias reales como agente de operaciones de la CIA en Irak, Tom King, nuevo guionista de Batman, se une al dibujante Mitch Gerads para crear un thriller policíaco en tiempos de guerra en El Sheriff de Babilonia: Bang. Bang. Bang, que recopila los seis primeros números de la rompedora serie de Vertigo. 

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.