Reseña de ‘Tokyo Ghost’: Rick Remender y Sean Murphy regresan al futuro

La edición Norma de Tokyo Ghost
La edición Norma de Tokyo Ghost

Rick Remender vive un momento de intensidad creativa bastante importante, para aplauso de los lectores. Es de esa clase de escritores que nos hacen sospechar de que no duermen y viven conectados a un gotero de café, lo que explicaría esa hiperactividad. El reconocido escritor se está convirtiendo en un auténtico referente de la ciencia ficción, o de lo que haga falta, porque en su mente hay espacio para toda clase de tramas e historias. Ahora nos sorprende con Tokyo Ghost, otra reflexión en clave futurista sobre el incierto futuro al que se enfrenta la raza humana.

En Tokyo Ghost, Remender retrata una sociedad esclava de la tecnología, sometida a millones de datos inútiles. El acceso a la red se ha convertido en la droga definitiva. Ante un mundo en pleno derrumbe, la población ha elegido la evasión como única forma de supervivencia. Se existe en la red, no en el mundo real, y las corporaciones venden el consumo de lo virtual como producto mezcla de programación idotizadora, propaganda y desinformación. Mientras todo luce brillante dentro de esa farsa tecnológica, el exterior es un desastre ecológico donde la desigualdad económica se mantiene gracias al circo que se ofrece desde las élites que adormece a la masa, indolentes ante el desastre, escondidos en sus jardines artificiales.

Pero todavía existe un reducto libre de esta decadencia. Japón se ha convertido en una especia de leyenda, con la que sueñan esos pocos que se resisten a llenar su cuerpo con implantes y nanotecnología. Por supuesto, las corporaciones tienen el ojo puesto en los recursos naturales de ese lugar de ensueño, basado en la colaboración, la solidaridad y el código samurai.

El problema es que una barrera electromagnética impide el acceso a japón con cualquier tipo de tecnología, y la invasión por parte de estos codiciosos señores de una tierra moribunda, dependiente de ésta, se hace imposible. En este momento entra en escena Debbie, una suerte de cazarrecompensas, muy a su pesar suyo, al servicio de las grandes corporaciones. Su cuerpo libre de cualquier atisbo de tecnología la convierte en la candidata ideal para una incursión en la nación Jardín de Tokio y eliminar al misterioso caudillo que mantiene ese paraíso alejado de la decadencia global.

Para esa misión, Debbie se hace acompañar por su eterno compañero, Led, sumergido en su propio mundo irreal, enganchado a los chutes de tecnología. El viaje hacia Tokio es algo más que un encargo letal para esta pareja. Es la ocasión de afrontar su trágica historia, un camino de redención. Debbie se dirige hacia una misión que significa la libertad, pero también la confrontación con Led. ¿Queda algo del chico del que se enamoró tras esa tonelada de indiferencia electrónica y violencia brutal, o sólo hay lugar para un monstruo?

Sean Murphy espectacular
Sean Murphy espectacular

Remender, como es habitual en él, utiliza su relato como reflexión acerca del ser humano como producto de las paradojas del tiempo que nos ha tocado vivir. Sin concesiones, la crítica, la sátira y el humanismo se dan la mano en historias dirigidas a las tripas del lector. Sin olvidar su esencia de cómic de acción, Tokyo Ghost tiene muy claro a quién va dirigido el puñetazo. El creador de obras como Low o Clase Letal ha dejado claro su posicionamiento respecto a cómo funciona el mundo. Sus críticas, implacables y llenas de contenido político, son una llamada a la acción contra un sistema abocado a engullirse a sí mismo.

Tokyo Ghost es la traducción de un buen montón de influencias en un estilo propio, atrevido, consistente y trascendente, gracias a la mirada a los clásicos del género ciberpunk. En el universo creado por Remender conviven las pesadillas urbanas de Blade Runner, dosis ingentes de lecturas manga, incluso toques a lo Frank Miller en esos momentos tan obsesivos con la cultura japonesa. Esa mezcla de tradición y tecnología punta es uno de los lugares comunes del género, y Remender da la vuelta al cliché gracias a esa reconstrucción de una sociedad aislacionista que recuerda al Japón feudal.

Aunque hay una fuerte crítica al modelo de consumo de las nuevas tecnologías, Tokyo Ghost no es un panfleto ludita donde Remender ha volcado toda su bilis. El dardo va dirigido a los delirios de control, al encumbramiento de lo inútil en perjuicio de la claridad, a los medios de comunicación entendidos como meros ejercicios de contrainformación al servicio de intereses oscuros. El golpe está perfectamente dirigido a nuestras conciencias, porque el futuro de Remender es una ficción, sí, pero no está falta de sentido como especulación acerca de nuestro futuro.

Remender, como siempre, da una lección de ritmo, de ira controlada, sin dejarse llevar por el mensaje implícito en cada línea. Los personajes son una auténtica delicia, perfectamente encajados en su drama, que es una historia de amor de frontera espectacular. En medio de la pérdida total de humanidad a nivel planetario, estos dos amantes resultan todavía más humanos.

El aspecto de Tokyo Ghost es de auténtico lujo. Cada viñeta perpetrada por Sean Murphy, cada solución gráfica, cada pequeño detalle en el diseño de este mundo contradictorio, muestran a un artista en plena eclosión de su estilo y, sobre todo, a un tipo que se lo está pasando en grande con su trabajo. En el cómic se respiran clásicos como Akira o Juez Dredd, y la ultraviolencia planteada por Remender se muestra sin concesiones en el espectacular trabajo de luces y sombras de Murphy. Destinado a ser una leyenda entre los dibujantes de su generación, Tokyo Ghost es de las demostraciones palpables de la evolución de su talento.

Violencia urbana
Violencia urbana

No es sólo su excelso trazo, es que, además, es de esos artistas que dan sentido a la narración. Muchas veces, lo difícil es concatenar una idea con otra, que los hechos transcurran de manera natural en unas viñetas que tienen sentido en cuanto al completo de la página. Espectacular en ese sentido, Tokyo Ghost no es la simple sucesión de dibujos vacíos, hermosos pero sin significado total. Es la mezcla perfecta entre estilo depurado con la sensibilidad para entender la propuesta de Remender en toda su complejidad. El impresionante trabajo con el color de Mattt Hollingswotrh completa el efecto entre la pesadilla y lo puramente onírico del estilo de línea dura de Murphy.

Tokyo Ghost es un espejo. Distorsionado, terrible, roto en mil pedazos, que nos muestran una realidad difuminada entre las confusas luces de una mentira tecnológica. Convertidos en mansos, en corderos, tragamos información sin sentido, sin filtro, sin esperanza. Remender dirige nuestra mirada hacia el abismo. El futuro luce imponente y terrible, gracias a dos artistas en estado de gracia.

Norma editorial comienza la edición de Tokyo Ghost, ampliando su interesante catálogo de cómic americano. Encuadernado en rústica, nos esperan 136 páginas a todo color llenas de acción trepidante. Además, hay una buena cantidad de extras para los que disfrutan con el proceso de creación de un cómic, además de la recopilación de todas las portadas de la edición original USA. En vuestra librería favorita, al precio de 16,50 euros.

Rick Remender

Es un guionista de cómic que, en sus inicios, trabajó en películas de animación como ‘El gigante de hierro’ o ‘Titán A.E.’. En 1998 formó equipo con Harper Jaten y Rory Hensly para crear el cómic de humor absurdo ‘Captain Dingleberry’. Más tarde, a principios de los 2000, co-crearía y dirigiría la serie de animación ‘Swing Town’ para Wild Brian Animation.

A partir de entonces se sumergió de lleno en el mundo del cómic y empezó a publicar obras como ‘Fear Agent’, ‘Sea of Red’ y ‘Strange Girl’ con Image Comic. Pasó por un one-shot de ‘Red Sonja’ y ‘The End League’ para Dark Horse Comics entre otras mucha obras antes de llegar a Marvel, donde fue co-autor de ‘Punisher War Journal’ con Matt Fraction y donde publicó la serie ‘Uncanny X-Force’.

Sean Murphy

Es un animador y dibujante de cómics americano nacido en Nashua en 1980. Es conocido por ilustrar obras como ‘American Vampire: Selección natural’ o ‘Shaun of the dead’ entre otras. Tras graduarse pasó a estudiar en el Massachusetts College of Art de Boston y después en el Savanah College of Art and Design. Tras concluir sus estudios de arte comenzó a trabajar en series como ‘Star Wars’ o ‘Noble Causes’, realizando así sus primeros trabajos para la editorial Dark Horse Comics. Su carrera en DC Comics la inició junto a Bruce Jones, en el cómic ‘Batman/Scarecrow: Year One’. A partir de ese momento ha estado trabajando para varias editoriales, donde ha ido dibujando cómics de estilos muy diversos entre sí.

REMENDER VUELVE A MARAVILLARNOS ACOMPAÑADO DEL ESPECTACULAR SEAN MURPHY

Islas de Los Ángeles, 2089: la humanidad es adicta a la tecnología. Una población de ociosos desempleados busca una placentera distracción para olvidar la contaminación tóxica y está dispuesta a robar y matar con tal de comprar su siguiente chute digital. Solo merece la pena vivir por el subidón virtual. Es la mayor industria, la única industria, la droga que todo el mundo necesita, y gánsteres la controlan. ¿Y a quién recurren esos gánsteres cuando necesitan que se ejecuten sus normas? A los alguaciles Led Mella y Debbie Declive. Este dúo está a punto de recibir un trabajo que les obligará a salir de la miseria familiar de Los Ángeles para acabar con el último país libre de tecnología de la Tierra: la nación jardín de Tokio.

El guionista superventas Rick Remender (LOW, Clase Letal) y el superequipo artístico formado por Sean Murphy (Chrononauts, Punk Rock Jesus) y Matt Hollingsworth (Wytches, Ojo de Halcón) analizan nuestra creciente adicción a la tecnología en un momento en que necesitamos una naturaleza que seguimos destruyendo.

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!