La Casa de EL entrevista a Mark Buckingham

Crónica Expocómic 2016

El pasado mes se celebraba en Madrid la Expocómic 2016, una edición que marca un cambio en este evento, ya que ahora pasará a llamarse Heroes Comic Con Madrid, y cuya crónica podéis leer aquí. Se presentaba un cartel de invitados con nombres internacionales como Mark Buckingham, a quien pudimos entrevistar gracias a ECC Ediciones. El dibujante de ‘Fábulas‘ y ‘Miracleman: La Edad de Oro‘ nos atendió con tranquilidad y enorme simpatía, y nos habló sobre su trayectoria y sobre sus próximos proyectos.

La Casa de EL: Has estado dibujando, entintando… en definitiva, trabajando para la industria del cómic durante mucho tiempo, casi 30 años ya. Nos gustaría preguntarte sobre ‘Fábulas’, que supuso un éxito tan grande. ¿Lo esperabas? ¿Cómo lo viviste?

Mark Buckingham: Creo que en realidad nunca esperas que una serie sea popular. Puede que te sientas orgulloso de ella, que pienses “oh, quizás continúe durante unos cuantos meses”, pero nunca esperas crear un éxito, y sin duda ese fue el caso de ‘Fábulas‘. Bill [Willingham] y yo teníamos la idea en la cabeza de que quizás lográramos durar un año… o quizás un poquito más (Risas), y eso ya era algo bueno para nosotros. Por eso al principio no habíamos planeado mucho más allá de los dos primeros arcos.

Cuando yo me uní al proyecto, muy al principio, Bill había empezado a escribir los guiones para Shelly Bond, nuestra editora en DC, y ella me pidió que formara parte. Desafortunadamente en ese momento estaba trabajando en una serie de ‘Spider-Man‘, así que le dije “de acuerdo, probablemente pueda hacer una historia”. Y fueron tan amables que lo dejaron a mi elección: me ofrecieron la primera historia, ‘Leyendas en el exilio‘, una historia de misterio y asesinatos en Manhattan, o la segunda que trataba de unos animales en la granja. Así que rápidamente les dije que quería hacer la de los animales y la granja. Porque el problema de dibujar un cómic de Spiderman es que todo es New York, edificios, redes, coches… Y no me gustan mucho esos entornos. Yo me crié en un pueblo pequeño, junto al mar, rodeado de campo, y eso es lo ideal para mí. Así que quería dibujar cosas orgánicas: árboles, plantas, animales. Eso es lo que me apasiona. Y escogí esa historia, quizás poniéndoselo más difícil a ellos, que tuvieron que buscar a alguien para el primer arco.

Fábulas Rebelión en la granja

En resumen esa era la situación cuando empezamos, y sabíamos que teníamos esas dos primeras historias y Bill tenía algunos cuentos que quería abordar a continuación. Él tenía en la cabeza posibles arcos y acontecimientos que pasarían a posteriori, como ‘Amor de cuento‘ o la marcha de los soldados de madera. Tenía bastante pensado, pero sinceramente, creo que ninguno pensaba que llegaríamos más lejos que eso. En ese punto, llegar a 20 números ya era bastante, de hecho era más de lo que la mayoría de cómics esperaban durar.

Y en el momento en que ‘Fábulas’ comenzó a ser más conocido, a ganar premios, a recibir buenas críticas… seguíamos sin estar seguros de si llegaría muy lejos. Así que empezamos a centrarnos por ejemplo en el número 50, viendo si podíamos cerrar la historia ahí. Y así todo el tiempo. Solo planeábamos hacia dónde nos iba a llevar el siguiente arco argumental. Y cuando llegamos al número 75, con el gran conflicto que se plantea en esa historia, fue el momento en el que Bill y yo empezamos a bromear con la cantidad de números que haríamos o lo lejos que llegaríamos.

LCDE: Tal vez una parte del éxito se deba a que ‘Fábulas’ ha supuesto para mucha gente una puerta de entrada hacia el mundo del cómic. Es muy habitual que lectores de novelas de fantasía se hayan acercado a ‘Fábulas’ y hayan terminado leyendo todo tipo de cómics. ¿Por qué crees que sucede esto?

MB: Una de las cosas que hace a ‘Fábulas’ tan fuerte (y es algo que estaba muy claro en los planes de Bill desde el principio) es que se trata de una historia sobre las relaciones, sobre la familia, sobre el amor. Tenemos por ejemplo a dos hermanas, Blancanieves y Rosa Roja, y vemos cómo es la relación entre ambas, o también la situacíón de las ex esposas del Príncipe Encantador, que han sido seducidas y engañadas por él. Son líneas argumentales importantes, que quizás lo han sido especialmente para las lectoras, ya que son el tipo de historias en las que les merece la pena invertir tiempo e interesarse. Son más satisfactorias porque tienen mayor profundidad que las historias que son solo acción y aventuras, que por desgracia es a lo que muchos lectores de cómics se limitan. Se obsesionan en plan “oh, en esta historia hay una flota extraterrestre y una gran batalla, y este personaje muere…” y sí, es todo muy emocionante, pero frecuentemente no va más allá de la experiencia de la primera lectura. ‘Fábulas’ te recompensa cuando lo vuelves a leer. Y te involucras con los personajes, y la lectura se vuelve importante… ese es el núcleo del éxito.

Mark BuckinghamPero la otra razón de que haya sido tan popular es que no depende de ningún otro cómic para su coherencia o continuidad. No necesitas nada más para disfrutar de ‘Fábulas’. Pero lo mejor es que al estar trabajando con personajes de cuentos de hadas, todo el mundo tiene conocimientos sobre quiénes son. Tienes la sensación de que ya los conoces, desde el momento en el que abres el libro y empiezas a leer. Son un poco diferentes, y esa diferencia les hace divertidos e interesantes… como cuando dices “oh, un momento, el Príncipe Encantador… pero sí es el mismo príncipe de todos los cuentos, ¡se ha casado con todas y cada una de las princesas!”. Son esos giros los que lo hacen emocionante. Y las relaciones que subyacen son las que te mantienen enganchado.

Y personalmente, me siento tremendamente orgulloso de que tantos lectores de ‘Fábulas’ sean nuevos lectores de cómics, que hayan descubierto este mundo a través de nosotros. Porque ese siempre ha sido mi deseo, mi objetivo a lo largo de toda mi carrera: poder llegar más allá del público tradicional y traer gente nueva que descubra lo maravillosos que son los cómics. El desafío es crear cómics que consigan eso.

LCDE: Es algo que tienes en común con Neil Gaiman.

MB: La verdad es que aprendí mucho trabajando con Neil [Gaiman]. Yo trabajé en ‘Sandman‘ y en ‘Muerte‘ y era muy consciente de que estábamos haciendo eso mismo. Estábamos cruzando las fronteras, creando un nuevo público. Y es algo muy especial y mágico, convertirse en la puerta de entrada para alguien a un nuevo medio. Es algo que valoro. Y es increíble lo que recibes de los fans, de los lectores a los que he conocido. Ver sus reacciones y lo importante que han sido estos libros para ellos. Es algo muy valioso, y es lo que me da energía y me mantiene trabajando. Me conmueve, es mi recompensa.

LCDE: Hablando de Gaiman, ahora habéis vuelto a trabajar juntos en ‘Miracleman‘, tras veinte años. ¿Esperabas retomar ese proyecto o te habías rendido después de tanto tiempo?

MB: No pensé que ocurriría. ¡Han sido 23 años! Tuvimos muchos momentos en los que pensamos que todo se resolvería, que se llegaría a un acuerdo, que el libro se podría publicar en alguna nueva editorial, o que la lucha por los derechos se acabaría. Pero luego se iba todo al traste y aparecía un nuevo problema o algún asunto salía de la nada. No había ningún progreso. Y de hecho fue algo que me reprimió mucho en los primeros años tras el parón de ‘Miracleman’. Yo estaba siempre esperando a que el proyecto volviera, y fue una de las razones de que hiciera tanto trabajo de entintado. El final de ‘Miracleman’ me dejó bastante triste… dejé de tener la oportunidad de trabajar con uno de mis mejores amigos, y el cómic significaba mucho para mí, supuso una oportunidad de experimentar y probar cosas nuevas. Y de repente ya no sabía hacia dónde iba. Así que trabajé entintando, pero no me centraba del todo en ningún otro proyecto, porque no lograba sentirme tan involucrado como lo estaba con ‘Miracleman’. No es algo de lo que me diera cuenta en esos momentos.

Miracleman Gaiman Buckingham 2

Y no fue hasta el año 2000 cuando empecé a trabajar con Paul Jenkins en ‘Peter Parker: Spider-Man‘ y luego con Bill [Willingham]. La situación cambió y finalmente dejé ir a ‘Miracleman’, entendí que probablemente el proyecto no volviera nunca y acepté lo que estaba haciendo, las nuevas oportunidades. Y cambié y evolucioné mi estilo artístico reflejando ese cambio de mentalidad. Me sentí mucho más contento y satisfecho, y eso influyó en que el trabajo fuera mucho más fructífero. Entendí que ‘Fábulas’ era mi libro, durase lo que durase, así que dejé a un lado cualquier otra cosa para hacer de él algo muy especial. Fue muy importante para mí.

Para ser honesto, creo que fue en 2009… cuando Marvel adquirió los derechos del material y todo volvió a ser algo real de repente… yo de hecho entré en pánico. Porque no quería dejar ‘Fábulas’, pero también sabía que quería terminar ‘Miracleman’. Así que durante los siguientes cuatro o cinco años lo tenía siempre en la cabeza, pensando qué pasaría, si podría tomarme un tiempo sin hacer ‘Fábulas’, aunque realmente no quería hacerlo. ¡Era difícil! Y al final Bill decidió que era el momento de terminar el proyecto… iba a cumplir 60 años, había otras historias que quería escribir. Además, los cómics mensuales son duros, te exigen mucho. Y al final de ‘Fábulas’ #150 me sentía verdaderamente roto y cansado, necesitaba un descanso. Entiendo que para Bill, que es mayor que yo, era un esfuerzo mayor. Así que fue algo bueno que se diera cuenta con tiempo y dijera “de acuerdo, el próximo arco argumental ya es el último, hemos completado el círculo, volvamos al núcleo de la historia, cuando todo empezó”, y así pudimos finalizar varios aspectos de la serie que estaban presentes desde el inicio.

Recuerdo haber estado hablando con Bill acerca de ‘Fabulosas: En todo el reino‘ [la novela gráfica del spin-off de ‘Fábulas’] y él decía que no se trataba solo de princesas, que ya habíamos establecido que podría haber personajes masculinos igualmente. Y entonces le respondí: “¿Y qué ocurre con los animales? Hay animales preciosos ahí… quizás es el momento de escribir su historia”. En realidad quería una oportunidad para acercarme al final regresando a ‘Rebelión en la granja’, mi primera historia, y de contar la historia de algunos de los personajes que yo introduje en la serie. Y fue algo muy mágico.

Y al final todo encajó perfectamente, después de que saliera el último número he podido poco a poco ponerme con ‘Miracleman’. He pasado tiempo remasterizando el material antiguo, y dibujando otra vez, volviendo a los trabajos más experimentales que hacía a finales de los ochenta o principios de los noventa.

LCDE: Entonces, ¿estás haciendo un cambio en tu estilo?

Miracleman La Edad de Oro Neil Gaiman Mark BuckinghamMB: Sí, y creo que era necesario. Para mí ‘Miracleman’ y ‘Fábulas’ son proyectos muy diferentes. Y mi “yo de Fábulas” no se ha ido, simplemente lo he puesto a un lado, y lo revisitaré. Hay otros proyectos que se desarrollarán de forma natural a partir de ese tipo de trabajo. Pero para ‘Miracleman’ necesitaba convertirme en un artista diferente, porque requiere un acercamiento diferente a la historia. Y también tiene que ver con trabajar con Neil, ya que yo tiendo a cambiar mi forma de abordar la obra para encajar con nuestra voz, como equipo. Además está mi viejo amigo D’Israeli (Matt Brooker) participando en el apartado gráfico de la obra, trabajando con el color. Y para mí, todo esto tiene que ver especialmente con volver a trabajar con mis amigos más antiguos y más queridos. Así que es muy personal. Y necesita un enfoque completamente diferente.

LCDE: ¿Estás trabajando en algún otro proyecto o te centras solo en ‘Miracleman’?

MB: Tengo algunas cosillas. Tengo un par de proyectos para DC, también tengo otras cosas relacionadas con Neil en otras editoriales. Por ejemplo, soy uno de los artistas que participa en la adaptación de ‘American Gods‘ para Dark Horse. Y quizás otra idea que tengo en proyecto con Neil. Habrá también más trabajos con Bill… Por un lado, estoy en un punto en el que me gustaría escribir más historias mías, tener la oportunidad de hacer oír mi voz en una forma más pura. Pero al mismo tiempo, valoro las relaciones de trabajo que he desarrollado a lo largo del tiempo y no hay duda de que quiero volver a trabajar con Bill durante los próximos años, de hecho ya tenemos algo en proyecto. Quiero continuar el viaje con todos ellos.

LCDE: ¿Te gustaría volver al mundo de ‘Fábulas’, en un spin-off o similar?

MB: Sí (Risas)… hay… no estoy seguro de si puedo decir esto, pero hay ciertos aspectos del universo de ‘Fábulas’ que, digamos… tienen una pequeña valla alrededor con mi nombre en ella. Así que sí, tengo oportunidades de revisitar algunas partes de ese universo, quizás porque son importantes para mí, o bien porque son aspectos del mundo de ‘Fábulas’ que contribuí a crear. Así que probablemente veáis algo de esto muy pronto.

LCDE: Hace tiempo se habló de una adaptación al cine de ‘Fábulas’. ¿Puedes decirnos si ese proyecto sigue en marcha?

MB: No estoy seguro de cuál es la situación en estos momentos. Sé que estaba en las manos de los productores de las películas de ‘Harry Potter‘, y la última vez que supe algo escuché que Jane Goldman estaba escribiendo un nuevo guion. Yo creo que el problema es que la gente que estaba involucrada en el proyecto se fue a hacer ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos‘ (Risas), así que creo que ahora mismo está en segundo plano, no es necesariamente es un proyecto acabado.

LCDE: Por último, la pregunta clásica de La Casa de EL, que le hacemos a todos los entrevistados, ¿Batman o Superman?

MB: Oh… estoy tentado de decir “ninguno de ellos”… El problema es que mi experiencia es más fuerte con Batman, ya que estuve dibujándolo durante casi dos años. Le tengo cariño al personaje y no hay duda de que es maravilloso dibujarlo. Pero también le tengo cariño a Superman, y creo que en muchos sentidos prefiero a Superman. No la especie de Superman oscuro que hemos visto en películas recientes, sino el Superman clásico, de hecho las películas de Christopher Reeve significan mucho para mí. Así que quizá le tenga mayor cariño a este personaje y a lo que representa, porque sus motivaciones y su moral resuenan más en mí que las de Batman.

Mark Buckingham

¡No te vayas sin comentar!