Reseña de ‘Grandes autores de la Liga de la Justicia: Mark Waid – Año Uno’

Probablemente el evento más significativo de la historia de DC Comics, además de la primera aparición de sus personajes estrella, sea la historia de 1985 escrita por Marv Wolfman y dibujada por George Pérez, Dick Giordano y Jerry Ordway titulada ‘Crisis en Tierras Infinitas’. Este esfuerzo por dar una coherencia al universo de sus personajes y hacerlo de esta forma más creíble, dentro de sus propias reglas, sería un hecho sin precedentes y marcaría un antes y un después en la historia del noveno arte, aunque en años posteriores esta misma idea fuera repetida con mayor o menor acierto. Como consecuencia de este reinicio, los orígenes de muchos personajes fueron reformulados posteriormente, y esto nos lleva hasta 1998, momento en el que se publica una serie limitada de doce números que nos cuenta la formación y primeras aventuras del mayor grupo de héroes de la editorial, serie que ahora nos llega de la mano de ECC Ediciones bajo el título ‘Grandes autores de la Liga de la Justicia: Mark Waid – Año Uno’.

¿Y qué nos vamos a encontrar en este tomo? Pues la primera sorpresa para aquellos que no eran conscientes de este hecho antes de que este cómic cayera en sus manos es que aquí no nos vamos a encontrar a la santísima trinidad (Batman, Superman y Wonder Woman) como parte del grupo, a pesar de que alguno de estos personajes sí que se pasará por estas páginas a saludar. Los integrantes del grupo original según sus autores, Mark Waid y Bryan Augustyn, serían cinco: Flash, Green Lantern, Canario Negro, Detective Marciano y Aquaman.

Todo comienza cuando un puñado de alienígenas llega a la Tierra para combatir entre sí y decidir de esta forma cuál de ellos es merecedor de ser llamado líder para su pueblo. Sin demasiadas dificultades nuestros héroes acaban con ellos, y esta circunstancia es causa suficiente para que se unan y formen equipo. La dinámica del grupo estará llena de sospechas y discrepancias, pero a lo largo de los doce números de los que consta la serie irán estrechando lazos y solventando sus diferencias hasta componer lo que ahora conocemos como Liga de la Justicia.

El Hal Jordan que se nos presenta aquí es un tipo realmente osado, chulo y mujeriego, ya que en algún momento de la historia intenta ligar con cada una de las mujeres que se ha cruzado en su camino. Por otra parte, parece tener un ego bastante inflado, algo que se refleja en el hecho de que desde el primer momento da por sentado que él es el líder del grupo a pesar de que nadie le ha elegido como tal. Y resulta muy curioso ver, ahora que se trata de un detalle que se ha modificado en tiempos recientes, como este héroe tiene graves problemas con todo aquello que sea de color amarillo, un ejemplo del muy presente tono ingenuo que nos encontramos en este cómic.

Por otra parte tenemos a Barry Allen, que en el momento en el que se forma la Liga de la Justicia está prometido con Iris West, un aspecto del personaje que aquí se trata ampliamente. ¿Cómo va a ser capaz de lidiar con su trabajo en la policía, su relación con su prometida y este grupo de héroes? Pues a pesar de ser el hombre vivo más rápido del mundo, no lo va a tener nada fácil, y como consecuencia su relación con Iris se verá muy afectada, algo a lo que la presencia de una chica tan atractiva como Canario Negro en el grupo no va a ayudar en absoluto.

En cuanto a la única representante del género femenino en esta liga, hay que decir que parece haber sido escrito en una época anterior a finales de los años noventa. No solo resultan llamativas sus medias de rejilla que no cumplen ninguna función específica, sino que además demuestra ser una mujer cuyo objetivo primordial parece ser encontrar a alguien del sexo opuesto que la complete, de la misma forma que ocurre con Green Lantern, aunque las motivaciones de este parecen ser más viscerales. Siendo justos, también hay que decir que existe un intento por darle un toque feminista, tal vez para compensar el resto de excesos. Algo que también da profundidad a este personaje es su relación afectuosa con la antigua Sociedad de la Justicia, una relación más profunda incluso de lo que ella misma cree en un principio…

J’onn J’onzzel Detective Marciano, es quizás el personaje más trágico al que conocemos. El ser el último de su especie y haber perdido a su familia le da un toque de tristeza permanente, algo que unido a sus problemas para integrarse en la sociedad humana le convierte en un paria. Paradójicamente, el choque cultural resultante de su interacción con el resto de miembros del grupo nos proporciona algunos momentos muy divertidos.

Pero si hablamos de momentos divertidos, el personaje que se lleva la palma es Aquaman, un rey que según él mismo dice solo puede permanecer una hora al día fuera del agua, algo que no cuadra demasiado con lo que vemos en esta historia. Su manía de hablar en susurros debido a lo acostumbrado que está a la forma en la que se transmiten los sonidos bajo el agua, su relación con las formas de vida marinas, su incapacidad para comprender las costumbres de la gente de la superficie terrestre y su mala leche habitual son factores que explican los motivos por los que este ha sido un personaje ridiculizado hasta la saciedad en los últimos tiempos.

El gran mérito de los guionistas en esta ocasión es el de haber sabido unir el sabor clásico de estos personajes con una trama trabajada propia de tiempos más modernos, todo ello bajo la influencia de ese sentido del humor presente en la colección de la Liga de la Justicia llevada unos años antes por los señores Keith Giffen y J. M. Dematteis. Con todos estos elementos, el resultado final es suficientemente entretenido como para poder apreciar el mimo con el que se ha tratado a estos personajes tan icónicos sin que factores como la excesiva ingenuidad que se nos presenta a veces lo enturbie. La labor gráfica, a cargo del señor Barry Kitson, quizás sea la parte que más flojea, con un estilo que a finales de los años noventa ya estaba desfasado.

Esta edición de ‘Grandes autores de la Liga de la Justicia: Mark Waid – Año Uno’ publicada por ECC Ediciones se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 328 páginas a color e incluye los doce números de la edición americana de ‘JLA: Year One’. El precio de venta recomendado es de 31 € y se puso a la venta en enero de 2017.

 

Mark Waid

Mark Waid (Alabama, 1962) es un guionista estadounidense conocido sobre todo por su labor en cómics de superhéroes. Comenzó en la compañía Fantagraphics Books realizando trabajos para la revista ‘Amazing Heroes’, antes de ser contratado por DC Comics a mediados de los años 80, donde posteriormente desarrolló también labores editoriales. A partir de entonces, intercalaría su trabajo para la editorial con su tarea como freelance hasta acabar dedicándose a la escritura de guiones a tiempo completo.

Es un profundo conocedor de los universos DC y Marvel, y son suyas algunas de las más reconocidas etapas de las series de personajes como Flash, Capitán América, JLA o los Cuatro Fantásticos, aunque es remarcable también su labor en colecciones originales trabajando para editoriales independientes. Entre sus obras destaca sobre todo ‘Kingdom Come’, realizada junto al ilustrador Alex Ross.

Barry Kitson

Este dibujante británico ha llevado a cabo la mayor parte de su carrera ocupándose de colecciones de superhéroes de DC y Marvel. De hecho, su primer trabajo fue ‘Spider-Man’ para Marvel UK, y posteriormente continuó con títulos como ‘Lobezno’, ‘Iron Man’ y ‘Thor’ para La Casa de las Ideas. A su vez, para DC, entre otras cosas, relanzó la “Legión de Superhéroes” junto al popular guionista Mark Waid; y también se ocupó de ‘Batgirl’ y ‘Batman’. Para Valiant ha dibujado ‘Bloodshot’.

‘Grandes autores de la Liga de la Justicia: Mark Waid – Año Uno’

Flash, Green Lantern, Aquaman, Canario Negro y el Detective Marciano se asocian para formar la Liga de la Justicia de América, un supergrupo capaz de lidiar con amenazas a escala planetaria. Sin embargo, la difícil coexistencia entre sus miembros puede poner en peligro a la humanidad justo en el momento en que esta más lo necesite.

En 1998, los guionistas Mark Waid (Grandes Autores de la Liga de la Justicia: Mark Waid – Torre de Babel) y Bryan Augustyn (Batman: Gotham a luz de gas), y el dibujante Barry Kitson (Fábulas) aúnan esfuerzos en una espléndida serie limitada de 12 episodios que ponía al día el origen del mayor supergrupo de todos los tiempos.

Guion: Mark Waid y Brian Augustyn

Dibujo: Barry Kitson

‘Grandes autores de la Liga de la Justicia: Mark Waid – Año Uno’

1 Comentario

  1. ¿Por ese precio no sería mejor comprar los dos número de la colección de novelas gráficas de DC comics? Tienen 80 años de comics, pero reeditan en menos de un año dos veces el mismo, con distinto precio, a ver si cuela.
    Lo mismo pasa con sacar la coleccion de batman y superman, a ver lo que tarda en salir una nueva reedición de Hijo Rojo. Creo que encima ambas colecciones (la de novelas graficas y batman y superman) comparten una o dos entregas con los mismos contenidos.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.