Reseña de ‘Harrow County: Doble narración’

La portada de Doble narración

Cullen Bunn y Tyler Crook nos invitan de nuevo a un paseo por los territorios de Harrow County. Nos espera el viaje por los oscuros bosques, las olvidadas esquinas de destartaladas granjas llenas de secretos. Son los guías por el sendero de los desconocido, por el folclore, por los límites de nuestro mundo. Tras la frontera de la normalidad, se esconde, agazapado en las sombras, un universo plagado de seres de pesadilla, de magia, de enigmas de sabor añejo. En Doble narración, continúa la historia de Emmy, la chica que surgió de la perversa imaginación de una bruja.

Hace ya unos meses os hablamos de la primera entrega de Harrow County, lectura que disfrutamos en nuestro país gracias a Norma editorial. El catálogo de este sello cada vez tiene más presente el cómic americano, siempre elegido con acierto exquisito entre editoriales independientes. En este caso, la edición americana de Harrow County corre de la cuenta de la legendaria editorial Dark Horse. La variedad es nota predominante en las publicaciones de esta marca, y en este caso apuesta por el terror como base, pero elegante, misterioso y extraordinariamente bello en el apartado visual. Siempre y cuando tengas una definición de belleza un tanto particular.

En el volumen anterior conocimos a Emmy, joven muchacha a punto de cumplir los 18 años. Nunca ha salido de Harrow County, su hogar, imagen de la América rural de principios del siglo XX. A pesar de la imagen de normalidad del lugar, Harrow County es producto del pasado macabro, conectado a la existencia de una bruja ajusticiada años atrás. Emmy descubría ese pasado, semilla de su propio origen, y los secretos del bosque lleno de criaturas imposibles. Extirpados de una pesadilla, gracias a estos seres, descubrimos que los monstruos son de muchas clases, y no todos son horrendos asesinos sedientos de sangre.

En ese punto dejamos a Emmy, en pleno proceso de aceptación. Conectada a estas criaturas de un modo místico, en Doble narración encontramos a la joven como sanadora, puente entre dos mundos. Los seres del bosque encuentran en Emmy un vínculo con la realidad humana, y los habitantes de Harrow County tienen cierta paz con Emmy de embajadora. Parece que llegan tiempos de tranquilidad para un territorio golpeado por el lado más siniestro de una magia antigua y siniestra.

Lo macabro presente en Harrow County

Resulta que Emmy no está sola, y aparece en el pueblo Kammi, una joven exacta a la protagonista. Gemela perdida, comparte con la joven el mismo origen mágico, y el mismo poder. El problema es que Kammi resulta la otra cara de la moneda. Si Emmy es generosa y amable, la recién llegada se descubre como una manipuladora, dispuesta a cualquier cosa por hacerse con el control de Harrow County y sus criaturas.

Doble narración se transforma poco a poco en un relato de tintes clásicos, el enfrentamiento entre el bien y el mal. Cullen Bunn esquiva los clichés gracias al magnífico acabado de personajes, siempre en la extraña frontera entre lo humano y lo monstruoso. El conflicto entre las dos hermanas torna en una especie de guerra civil mágica. Emmy pasa de la emoción del encuentro con una igual, fin de la soledad, a la lucha por la supervivencia.

Bunn se descubre otra vez como un grandísimo narrador, elegante, delicado y casi poético, que dota de un tono muy cálido a la historia, anclada en el terror gótico. Esa dulzura contrasta con el tono fantástico, con las espantosas criaturas que pueblan el imaginario de Doble narración. Ahonda en la idea de monstruos hermosos, sonrientes y seres horripilantes que esconden emociones muy humanas. Todo esto a base de la recreación del magnífico contexto que es este lugar en esta época determinada, reminiscencias del gótico americano, retrato rural y escalofriante con la mirada puesta en la tradición folclórica.

Quizá la apuesta es menos siniestra que en el primer volumen, donde desconocíamos la naturaleza de Harrow County. A cambio, en Doble narración, Bunn apuesta por el encuentro entre personajes, vistazo profundo a las relaciones entre gente que se esfuerza por ser normal en un ambiente pesadillesco. El bosque sigue susurrando, pero ya no es el ente amenazador que vimos en la primera entrega de las aventuras de Emmy. Eso sí, el guionista no olvida que, en esencia, Harrow County es una obra de horror, y allí, a las raíces del género, dirige sus paso en los momentos climáticos de Doble narración.

A la batalla

Ya hablamos largo y tendido de la aportación de Tyler Crook en ese primer análisis. Lo cierto es que no me canso  de las maravillas del trazo singular de este artista, capaz de captar lo hermoso dentro de la oscuridad y la podredumbre. El diseño de personajes es peculiar y único, recreación en viñetas de esa dulzura siniestra en la prosa de Cullen Bunn. La química entre lo literario y lo pictórico es magistral, y me cuesta imaginar otro autor que encarnase en su estilo el alma de Harrow County. El mundo de Crook es de contrastes, entre lo naif y lo grotesco, armado con una sutil poesía en las viñetas de esta obra, auténtica delicia para los amantes de lo extraño. Además, como narrador, Crook es experto en la ligereza al servicio de la historia. Escapa de los artificios y, a cambio, ofrece viñetas que hipnotizan.

Lo juegos con la luz, el día y la noche, el neblinoso coloreado, el encuentro con la naturaleza oculta… Los detalles que hacen de la historia de Bunn un cómic de horror especial, son ofrecidos por Crook en imágenes para el aplauso.

Me cuesta encontrar cosas malas en esta propuesta. Creo que es una gozada en todos los aspectos, y que trata con un respeto reverencial al lector. La vuelta de tuerca al género fantástico, gracias a la humanidad de los protagonistas de Doble narración, encantará a los lectores habituales de cómic de terror. Bunn nos recuerda que lo terrorífico depende, sobre todo, de los pequeños detalles, de la ambientación fantasmagórica, de la cercanía de las tramas secundarias que quedan ocultas por el autor bajo los temas principales. Por encima de las vísceras, de la sangre derramada, de los golpes de efecto, está el espejo distorsionado de nuestro propio mundo. Bunn y Crook hablan, en Doble narración, de los monstruos de cara amable. Esos son los que deberían darnos miedo.

Doble narración es el segundo volumen de Harrow County, publicado en España por Norma editorial. Se trata de un volumen encuadernado en rústica, que contiene 120 páginas a todo color. Además, incluye una buena colección de extras, en las que el fabuloso artista Tyler Crook explica su proceso creativo. Lo podrás encontrar en tu librería favorita al precio de 16,50 euros.

Cullen Bunn es un guionista de cómics y escritor nacido en Carolina del Norte. Se ha curtido en series del mercado de las editoriales independientes, como Oni Press, pero ha colaborado con los sellos más conocidos del mercado americano. En los últimos tiempos ha sido el encargado de los guiones de la serie en solitario de Magneto, aunque también es bastante conocido por las miniseries que ha escrito para Deadpool. Para DC se ha hecho cargo de personajes tan conocidos como Aquaman o los Green Lantern Corps.

Tyler Crook se ha ganado el plauso del público y crítica por su participación en el universo de Hellboy, en concreto con la serie AIDP.

TENER HERMANOS A VECES PUEDE SER TERRORÍFICO

Emmy tiene una fuerte conexión con los habitantes de Harrow County, y ahora que conoce su extraño pasado, está decidida a corregir todos los problemas que ha provocado. Pero una visita inesperada alterará radicalmente la que creía que iba a ser su nueva vida…

Cullen Bunn (Lobezno, Magneto) y Tyler Crook (AIDP, Petrogrado) nos sacuden con nuevas sorpresas y misterios en el segundo volumen de la serie de terror revelación del año.

Ver en Whakoom

 

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.