Reseña de ‘Marvel Saga 14 – El Castigador 1: Nacimiento’

Hay guionistas que a través de sus cómics han redefinido a personajes que ya llevaban lustros deambulando por las viñetas, independientemente del tiempo que pasaran con ellos, y han establecido un carácter y un tono para estos que perdura y que tiende a etiquetarse de canónico con el paso de los años, logrando que posteriores escritores tiendan a utilizar estas nuevas versiones de estos personajes en lugar de las originales. Frank Miller lo hizo con Batman y con Daredevil, y Garth Ennis lo ha hecho con Punisher. Junto al tristemente desaparecido dibujante Steve Dillon, Ennis estuvo mucho tiempo al frente de una de las mejores etapas del personaje en la serie ‘Marvel Knights – Punisher’, etapa reeditada no hace mucho por Panini Comics en su línea ‘Colección Extra Superhéroes’ en tres tomos, y tras un descanso volvió para poner otra vez a Frank Castle en el lugar que merece a través de la línea MAX de Marvel Comics. Ahora de nuevo Panini Comics, esta vez a través del formato ‘Marvel Saga’, recoge esta etapa en la que Ennis fue acompañado de distintos dibujantes a lo largo de los años empezando por el principio con el tomo ‘Marvel Saga 14 – El Castigador 1: Nacimiento’.

¿Preparados para ver a Frank Castle en una celda?

Y como empezar por el principio es lo más normal, Ennis empieza su nueva andadura en los cómics de Punisher con una historia que podría calificarse de precuela. ¿Cómo era Frank Castle antes de ser Punisher? Pues según el guionista, no demasiado distinto. Puede que la muerte de su familia fuera el evento que puso una calavera en el pecho de Frank y la razón de dedicar su vida a acabar con los peores elementos de la sociedad, pero Punisher ya estaba ahí tiempo antes. Para contarnos esta “historia de origen”, nos vamos hasta Camboya, en el año 1971, en el lado americano de la Guerra de Vietnam (aunque los entendidos aseguran que el ejercito estadounidense no entró en ningún momento en guerra, sino que emprendió acciones militares en un conflicto armado). Allí nos encontramos a un joven Frank Castle, el mejor oficial que hayan visto los marines del destacamento Valley Forge. Su habilidad y su pericia en lo que a usar armas para el combate se refiere es difícil de igualar, razón por la cual sus hombres depositan en él sus esperanzas de volver de una pieza a casa junto a sus familias.

No hay tiempo para el aburrimiento en Camboya

Bien es sabida la pasión de Garth Ennis por las historias bélicas, por lo que meter a este personaje en medio de la selva de Vietnam parece un sueño húmedo para este autor. La acción será narrada a través del personaje de Stevie Goodwin, un joven que forma parte del pelotón comandado por Castle y que admira su eficacia a pesar de no estar para nada de acuerdo con su filosofía de vida. A lo largo de las páginas que componen esta historia veremos auténticas masacres relatadas de forma muy explicita, algo en lo que Ennis es experto. La brutalidad de las escenas violentas no hace ninguna concesión al lector sensible y recuerda a ese cine bélico de los años ochenta que exaltaba el componente heroico de los protagonistas a la vez que menospreciaba las vidas de los miembros de la facción rival, pero por encima de esta capa Ennis hace reflexiones muy interesantes sobre la motivación de un soldado cuando este se encuentra en mitad de una guerra y su vida pende de un hilo. Tal vez Punisher naciera cuando la familia de Frank Castle murió asesinada, pero aquí vemos cómo la semilla de esa máquina de matar ya estaba plantada y agarrándose bien a la tierra cuando nuestro antihéroe volvió de su servicio en Vietnam.

¡Morid, malditos, morid!

Tras esta historia, el tomo incluye también un par de one-shoots del personaje a cargo del mismo guionista. Por una parte está ‘La celda’, narración en la que veremos a Punisher ingresar en la cárcel (una idea relativamente recurrente) para cumplir con una venganza brutal y sangrienta, y por otra tenemos ‘El tigre’, una historia en la que se nos habla de un jovencísimo Frank Castle forjando su carácter con la figura de un tigre como metáfora de lo que guiará sus pasos en el futuro, un animal que describe como una fuerza “que no conoce la piedad, ni el remordimiento, ni siquiera el concepto de detenerse”.

En lo que al dibujo se refiere, el señor Darick Robertson, encargado de la historia de Vietnam, destaca muy por encima de sus compañeros con un estilo cercano al realismo. Lewis LaRosa hace un trabajo muy correcto en ‘La celda’ y, a pesar de que el estilo de John Severin pega bastante con el tipo de historia que se relata en ‘El tigre’, quizás su parte sea un pequeño bajón final en el apartado gráfico de este tomo. De todas formas, es muy difícil para cualquiera estar a la altura de lo hecho con anterioridad por el gran Steve Dillon junto a Ennis con este personaje…

El tomo ‘Marvel Saga 14 – El Castigador 1: Nacimiento’ publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 208 páginas a color e incluye los números del #1 al #4 de la edición americana de ‘Punisher: Born’ además de ‘Punisher: The Cell’ y ‘Punisher: The Tyger’. El tomo cuenta también con una introducción a cargo de Julián M. Clemente. El precio de venta recomendado es de 15 € y se puso a la venta en agosto de 2016.

Garth Ennis

Nacido el 16 de enero de 1970 en Holywood, Irlanda del Norte. Se trata de un guionista de cómics irlandés que trabaja fundamentalmente para el mercado estadounidense, cuya obra más famosa es la serie ‘Predicador’, en la que trabajó junto con el dibujante Steve Dillon y que revolucionó la histórica línea Vértigo de DC Comics a finales del siglo XX.

Su trabajo se caracteriza por la extrema violencia, el humor negro, el abuso de las palabras malsonantes y por ahondar en temas como la amistad entre hombres, las grandes religiones y las alusiones a los superhéroes. Entre sus principales colaboradores habituales se encuentran Steve Dillon, Glenn Fabry, Carlos Ezquerra y John McCrea. Algunas de sus obras más conocidas, además de ‘Predicador’, serían ‘The boys’, ‘Crossed’ y varios arcos argumentales en las colecciones de ‘Hellblazer’ y ‘Punisher’.

Darick Robertson

Se trata de un dibujante de cómics americano conocido sobre todo por su trabajo en títulos en los que ha actuado como co-creador, como ‘Transmetropolitan’ y ‘The Boys’. Lector desde muy pequeño, Robertson comenzó a realizar cómics por su propia mano para enseñárselos a sus amigos, teniendo siempre como referencias a gente como Paul Smith, George Pérez, José Luis García-López, Neal Adams, Joe Kubert, Bernie Wrightson, Frank Miller y, sobre todo, Brian Bolland y su trabajo en ‘Camelot 3000’. Tras unos primeros trabajos en su época de estudiante, como ‘Space Beaver’ (muy inspirado en el éxito de ‘Las Tortugas Ninja’), Robertson comienza a acudir a convenciones de cómics buscando consejo y contactos profesionales, y con 21 años realizó su primer trabajo para DC Comics en el cuarto número de ‘Justice League Quarterly’, seguido por algunos números de ‘Justice League Europe’ junto a J. M. DeMatteis y Keith Giffen. Más adelante se pasaría a la competencia para trabajar en títulos como ‘Wolverine’, ‘New Warriors’, ‘Deadpool’, ‘Spider-man: the Power of Terror’, ‘Spider-Man: The Final Adventure’, ‘Spectacular Spider-Man’ o ‘Spider-Man Team-Up’. También trabajaría para Malibu Comics, editorial donde tuvo la oportunidad de crear personajes como Nightman y Ripfire, donde conocería al guionista británico Warren Ellis. La relación laboral entre ambos fue tan buena que decidieron trabajar juntos en la serie ‘Transmetropolitan’, a pesar de que Robertson tenía sobre la mesa una oferta para ser el dibujante regular de la serie mensual de Spiderman. Tras el final de esta serie, Robertson regresó a Marvel Comics para trabajar junto a Garth Ennis en un par de series centradas en el personaje de Nick Fury y en algunos números de ‘Marvel Knights Punisher’, junto a Ron Zimmerman en ‘Spider-Man: Sweet Charity’, junto a Greg Rucka en ‘Wolverine’ y junto a
Roberto Aguirre-Sacasa en ‘Nightcrawler’, para después salir de la editorial de nuevo para unirse a Garth Ennis en el proyecto ‘The Boys’. Otros títulos posteriores a destacar en su carrera serían ‘Conan, The Weight of the Crown’ para Dark Horse comics, ‘Happy!’ y ‘Oliver’ para Image Comics y ‘Ballistic’ para Black Mask Studios.

‘Marvel Saga 14 – El Castigador 1: Nacimiento’

Contiene ‘Punisher: Born’ #1 a #4, ‘Punisher: The Cell’ y ‘Punisher: The Tyger’

El arranque de la etapa de El Castigador realizada por Garth Ennis para la línea MAX, publicada en orden cronológico, desde el nacimiento, en la guerra del Vietnam, hasta el probable fin del personaje más brutal jamás creado por La Casa de las Ideas.

Guion: Garth Ennis

Dibujo: Darick Robertson, John Severin, Lewis LaRosa, Tom Palmer, Paul Mounts, Raúl Treviño y Scott Koblish

‘Marvel Saga 14 – El Castigador 1: Nacimiento’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.