Reseña de ‘Marvel Saga 21 – El Castigador 3: Cocina irlandesa’

En cualquier ámbito de tipo artístico siempre hay autores que se reinventan con cada nueva creación, que buscan algo totalmente distinto a lo hecho con anterioridad cada vez que se enfrentan al reto de un nuevo trabajo. A veces les sale bien, y otras veces no tanto. De la misma forma, hay autores que no buscan cambiar de estilo con cada nueva obra, sino que tienen uno definido que explotan hasta la saciedad, como pueda ser el caso del grupo de rock ACDC. Igualmente, esto a veces sale bien, y otras veces no tanto. Si nos fijamos ahora en el mundo del cómic, en un autor como Garth Ennis y en un personaje como Punisher, es difícil no ver que aquí habría que colocar al guionista en el segundo grupo. Y también es difícil no ver que, en este caso concreto, a Garth Ennis, al igual que ocurre con ACDC, siempre le suele salir muy bien la cosa, y el tomo ‘Marvel Saga 21 – El Castigador 3: Cocina irlandesa’ es buena prueba de ello.

Una tragedia relacionada con la explosión de una bomba será lo que ponga a Frank Castle en juego

En esta ocasión nos vamos a encontrar con un Frank Castle metido en medio de una guerra abierta entre distintas facciones de la mafia irlandesa de lo más variopinto, originada por la existencia de una jugosa herencia que uno de sus líderes más ancianos, el viejo Nesbitt, ha escondido en la ciudad de Nueva York. ¿Y donde mejor que en la Cocina del Infierno para desarrollar una trama llena de irlandeses? A pesar de la localización, no veremos a Daredevil pasearse por las páginas de esta historia (no hay menciones a Matt Murdock en la Tierra 200111, que es el universo en el que se desarrolla la línea MAX de Marvel Comics) pero sí que tendremos a otros jugadores, como un par de agentes del MI6 y algunos militantes del IRA. La excusa para introducir a Frank Castle en esta historia es tan sencilla como fatídica. La detonación de una bomba en una zona de la ciudad donde un montón de civiles resultan muertos pilla al bueno de Frank en el medio, y esta circunstancia será la que provoque que gran cantidad de mafiosos irlandeses relacionados de una u otra forma con este cruel atentado acaben con las tripas desparramadas por el suelo a lo largo de la historia.

Nesbitt, un personaje de lo más desagradable

Por muy raro que parezca, el autor en cierta forma logra algo tan improbable como que el lector se identifique con Frank. ¿Cómo te sentirías tú si, de repente, en el medio de un día de lo más normal, ocurre algo que transforma la vida cotidiana en un auténtico infierno en un abrir y cerrar de ojos? ¿Qué harías al respecto? En el caso de Frank, no solo tiene el deseo de hacer lo que muchos querrían, sino también la voluntad, el entrenamiento y los medios necesarios.

De todas formas poner a Frank Castle como el protagonista en esta ocasión quizás sea más un efecto provocado por el título de la colección que una realidad, ya que tenemos un grupo de personajes de lo más variado que se reparten el peso de la trama: Eamon y su hermana Polly, dos hermanos que lideran a los piratas modernos conocidos como las Ratas de Río; McGinty, un recién llegado de Dublín con aspecto de jamaicano que busca hacerse un nombre en Nueva York; Brenda Toner, la esposa de un jefe que ha sido capturado por el ya mencionado McGinty, y por último Finn Cooley, un miembro radical del IRA con un aspecto de lo más terrorífico, ya que perdió la cara en una operación que implicaba detonar una bomba en la estación de policía de Belfast, y ahora una especie de máscara de plástico es lo único que impide que los restos de carne que protegen la parte frontal de su cabeza se caigan al suelo.

Dósis de ultraviolencia a mansalva

No hay que olvidar lo mucho que le gusta a Garth Ennis tratar temas relacionados con su patria, por lo que en esta ocasión se puede quedar a gusto, ya que el guionista irlandés no tiene ningún problema en escribir sobre terrorismo y otros temas igual de escabrosos. Y esta no es una de esas ocasiones en las que Ennis simplemente utiliza el tema como marco para contar un montón de historias divertidas plagadas de escenas de lo más cruento, sino que en algunos momentos se pone muy serio y utiliza a sus personajes para hacer alguna reflexión profunda sobre los conflictos que durante tanto tiempo han atormentado a gran parte de su país. Tal vez precisamente estos momentos sean lo más destacable de esta historia, aunque en la otra parte, la divertida, aquella en la que el guionista deja volar su imaginación y hace que las tripas del lector se alteren ligeramente, brilla tan bien como de costumbre.

En cuanto al apartado gráfico, en esta ocasión tenemos a un inspirado Leandro Fernández con un estilo muy apropiado para una historia llena de momentos de acción como es esta. Al color le acompaña el señor Dean White, que siempre es un acierto.

En definitiva, estamos ante una obra de lo más recomendable para aquellos lectores que tengan el estomago adecuado para disfrutar de la ultraviolencia de Garth Ennis, salpicada aquí y allá con detalles de la parte más seria de este autor. Seguramente este sea el mejor tomo de los que hasta ahora ha publicado Panini Comics para el Castigador en su línea ‘Marvel Saga’, pero no hay que olvidar que estamos ante un cómic que nos ofrece más de lo mismo (dicho esto con todo el amor del mundo).

El tomo ‘Marvel Saga 21 – El Castigador 3: Cocina irlandesa’ publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 160 páginas a color e incluye los números del #7 al #12 de la edición americana de ‘Max Punisher’ además de las portadas originales de todos los números incluidos. El precio de venta recomendado es de 15 € y se puso a la venta en diciembre de 2016.

Garth Ennis

Nacido el 16 de enero de 1970 en Holywood, Irlanda del Norte. Se trata de un guionista de cómics irlandés que trabaja fundamentalmente para el mercado estadounidense, cuya obra más famosa es la serie ‘Predicador’, en la que trabajó junto con el dibujante Steve Dillon y que revolucionó la histórica línea Vértigo de DC Comics a finales del siglo XX.

Su trabajo se caracteriza por la extrema violencia, el humor negro, el abuso de las palabras malsonantes y por ahondar en temas como la amistad entre hombres, las grandes religiones y las alusiones a los superhéroes. Entre sus principales colaboradores habituales se encuentran Steve Dillon, Glenn Fabry, Carlos Ezquerra y John McCrea. Algunas de sus obras más conocidas, además de ‘Predicador’, serían ‘The boys’, ‘Crossed’ y varios arcos argumentales en las colecciones de ‘Hellblazer’ y ‘Punisher’.

Leandro Fernández

Se trata de un dibujante de cómics nacido en Argentina conocido sobre todo por su trabajo en varios títulos realizados para Marvel Comics, entre los que encontramos ‘The Incredible Hulk’, ‘Wolverine and Spider-Man: Tangled Web’, ‘X-Factor’ (junto a Bill Rosemann y Dan Green) y ‘Punisher’, este último en la línea MAX de la editorial junto al guionista Garth Ennis. Otros trabajos muy conocidos del autor serian su participación en la serie ‘Queen & Country’ para la editorial Oni Press junto al guionista Greg Rucka, en ‘Northlanders’ con Brian Wood para el sello Vertigo de DC Comics y en ‘Stormwatch: Post Human Division’ con Francisco Paronzini para Wildstorm.

‘Marvel Saga 21 – El Castigador 3: Cocina irlandesa’

Con Cocina Irlandesa, la segunda saga completa de la nueva dirección tomada por el Punisher de Garth Ennis, quien vuelve sobre algunas de sus constantes literarias. El conflicto de Irlanda del Norte se traslada hasta la Cocina del Infierno y coge entre dos fuegos a Frank Castle, quien se embarca en una peligrosa misión contra las bandas mafiosas que se disputan el castigado barrio neoyorkino.

Un volumen polémico, violento y sin concesiones, especialmente recomendado para lectores adultos.

Guion: Garth Ennis

Dibujo: Leandro Fernández

‘Marvel Saga 21 – El Castigador 3: Cocina irlandesa’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.