Reseña de ‘El más allá con Archie: Fuga de Riverdale’

En España el personaje de Archie, principal protagonista de los cómics de la editorial Archie Comics, no es demasiado conocido, más allá de las referencias a Riverdale que podamos ver en series de televisión, películas o libros, ya que estamos hablando de todo un icono de la cultura pop americana. Sin embargo, gracias a un nuevo impulso que los cómics de Archie están recibiendo al otro lado del charco, Norma Editorial se ha propuesto que aquí también amemos a Archie y nos preocupemos por sus problemas con las chicas. Hace poco veíamos publicado en nuestro país el primer tomo de su nueva serie a cargo del guionista Mark Waid, y de forma casi simultanea llegó a las tiendas de cómics también ‘El más allá con Archie: Fuga de Riverdale’, primer volumen de una especie de spin-off de la serie principal en el que los zombies irrumpen en la vida de Archie y en su entorno.

El trabajo de Francesco Francavilla hace por sí solo que la compra de este tomo merezca la pena

Como no podría ser de otro modo, todo comienza poco antes de la noche de Halloween. Tras un pequeño accidente de tráfico que acaba con la muerte de Hot-Dog, el perro de Jughead, amigo inseparable de Archie, este recurre a su amiga Sabrina, una joven bruja que vive con sus dos tías brujas y un gato negro que responde al nombre de Salem. A pesar de que va contra todo lo que le han enseñado sus tías, Sabrina acaba por utilizar su poder para traer de vuelta a la vida a Hot-Dog (y recibirá un apropiado castigo por ello), y cualquier que haya leído ‘Cementerio de animales’ de Stephen King sabrá que Hot-Dog no va a regresar igual que se fue. A partir de aquí se nos presentarán un montón de tópicos de películas de zombies. Jughead será su primera víctima, pero no la última, ya que la fiesta de disfraces que se celebra en el instituto al que asisten Archie y sus amigos va a ser atacada por una horda de zombies cuyo número crece a medida que aumentan las muertes. A partir de este momento dará comienzo una masacre de la cual los jóvenes de Riverdale intentarán (no todos con éxito) salir con vida.

No me gustaba Jughead cuando estaba vivo. Ahora que está muerto, bueno… cuanto menos diga, mejor.

La historia, a pesar de su sencillez, funciona a la perfección, con un sentido del ritmo y de la narración a los que no se les puede pedir más. A pesar del carácter paródico implícito en la serie, los toques de terror que salpican la trama están muy logrados, resultando envidiables para muchos cómics “serios” del género de zombies. Y, por supuesto, la idea de mezclar un entorno tan inocente como el de Riverdale, que parece anclado tanto estética como socialmente en la América de los años cincuenta, con la casquería de los muertos vivientes, funciona a la perfección.

Jughead triunfa en la fiesta de disfraces con su atuendo

Sin embargo, aunque es algo que no empaña el resultado final, no deja de ser llamativo el comportamiento de alguno de los personajes. Elizabeth “Betty” Cooper y Verónica “Ronnie” Lodge son a la vez amigas y rivales, ya que el corazón de Archie no es capaz de decidir si le gustan más las morenas o las rubias, pero su actitud a la hora de mostrarse a sí mismas como elementos de otra época, sumisas a los caprichos de un hombre, resulta de lo más chocante hoy en día, sobre todo si comparamos a estos personajes en este obra con sus contrapartidas en la serie guionizada por Mark Waid, donde están más adaptadas al siglo XXI.

El trabajo de Francesco Francavilla en el apartado gráfico es sin lugar a dudas lo más destacable de este tomo. Su trazo puede resultar a veces descuidado, pero esto no resta ni un ápice de grandiosidad al resultado final de sus páginas, donde deleita al lector con sus composiciones de página, su estilo narrativo y sobre todo su elección de la paleta de colores a aplicar, donde siempre predominan los tonos rojizos a la hora de mostrar secuencias terroríficas. En muchas ocasiones los personajes son poco más que siluetas con sombras definidas en el coloreado, y resulta increíble como con aparentemente tan poco esfuerzo este artista es capaz de crear imágenes tan potentes. Francavilla es un dibujante que quizás destaque especialmente a la hora de realizar portadas precisamente por este hecho, pero verle aquí encargándose de todo el trabajo interior del cómic es una auténtica delicia.

Los tonos rojizos son predominantes en los momentos de terror

En definitiva, estamos ante un cómic muy atractivo y fresco para cuyo disfrute no será necesario poseer unos conocimientos previos sobre la serie de la que parte. Muy recomendable para pasar una buena tarde de lectura y, sobre todo, para maravillarse con el arte del italiano Francesco Francavilla.

En lo referente a la edición, hay que decir que este primer volumen de ‘El más allá con Archie’ presentado por Norma Editorial se presenta en formato de tapa dura con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 152 páginas a color e incluye los números del #1 al #5 de la edición americana de ‘Afterlife with Archie’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. Al final del volumen se incluye también una sección bajo el título ‘Cubiertas desde el más allá’ con una introducción escrita por el propio Roberto Aguirre-Sacasa en la que se muestran varias cubiertas alternativas de artistas como Tim Seeley, Andrew Pepoy, Tito Peña, Robert Hack, Jason Millet y Francesco Francavilla, además de ‘Bocetos de los muertos’, otra sección también presentada por Roberto Aguirre-Sacasa en la que podemos ver diseños y bocetos del trabajo de Francavilla para los interiores. El precio de venta recomendado es de 18,50 € y se puso a la venta en diciembre de 2016.

Francesco Francavilla

Se trata de un dibujante italiano conocido por haber creado la serie ‘The Black Beetle’ y numerosas portadas inspiradas en revistas ‘pulp’. Además de estos trabajos también se encargó de los dibujos de series como ‘The Black Coat’, ‘Zorro’ o el ‘Detective Comics’ previo al Nuevo Universo DC junto a Jock y Scott Snyder. Su debut se dio en el año 2006, dentro de una antología italiana de historietas que llevaba por nombre ‘Amazing Comics’. Sus trabajos en diferentes series y editoriales le llevaron a ganar en el año 2012 el Premio Eisner al mejor portadista.

Roberto Aguirre-Sacasa

Nacido en 1973 en Washington. Se trata de un guionista de cine, televisión y cómics conocido sobre todo por las series de televisión ‘Glee’ y ‘Big Love’ y por su trabajo para Marvel Comics, editorial en la que comenzó trabajando a principios del presente siglo, aunque no sería hasta el año 2004 cuando comenzará a realizar trabajos de mayor calado, como es el caso de ‘Los Cuatro Fantásticos’, ‘Rondador Nocturno’, ‘The Sensational Spider-Man’ o ‘Dead of Night’. Más adelante sería el encargado de la adaptación al cómic de la novela de Stephen King ‘Apocalipsis’. Recientemente ha creado la serie de éxito ‘El más allá con Archie’ para Archie Comics (también será el encargado de adaptar para televisión las aventuras de Archie en ‘Riverdale’), editorial en la que en la actualidad ocupa el cargo de director creativo.

‘El más allá con Archie: Fuga de Riverdale’

Así es como el fin del mundo empieza…

Es la noche de Halloween y en el instituto de Riverdale se celebra una gran fiesta de disfraces. Y el que más convence con su terrorífica transformación es Jughead, ¡porque realmente se ha convertido en zombi! Archie, Betty, Verónica y compañía, deberán huir para evitar ser devorados por su amigo y la creciente horda de muertos vivientes que deambulan por Riverdale.

Roberto Aguirre-Sacasa (Glee, Apocalipsis de Stephen King) y Francesco Francavilla (The Black Beetle, Guardianes de la galaxia) transforman los cómics de Archie en un relato de terror que te helará la sangre.

Guion: Roberto Aguirre-Sacasa

Dibujo: Francesco Francavilla

‘El más allá con Archie: Fuga de Riverdale’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.