Crítica de ‘Logan’

Crítica de ‘Logan’

Difícil va a ser contaros mis impresiones de esta nueva entrega de cine mutante y súper heroico sin explicaros demasiado, pero lo vamos a lograr. Baste decir dos cosas: es una muy buena película y no es para todos los públicos (no llevéis a vuestros hijos pequeños). Ahora, veamos por qué afirmo esto tan rotundamente.

Fox ha hecho muy buen trabajo con ‘Logan’, dando un giro de 180 grados y ofreciéndonos una obra totalmente distinta a todas las películas de mutantes que hemos visto hasta ahora. Tras varias películas de los X-Men con desiguales resultados artísticos y comerciales, y después de dos dedicadas casi exclusivamente a nuestro Wolverine favorito (ambas con igual y pésimo resultado), nos regalan una obra adulta, bien escrita, con un drama bien llevado y, en resumen, una película que como todas las “road-movies” es una historia dura, con anti héroes y con mucho dolor, sobre todo el que cargan los personajes desde tiempos pasados.

‘Logan’ se sitúa en el año 2029. Los mutantes han desaparecido —o casi—. Un retraído y abatido Logan pasa los días bebiendo sin parar, escondido en una remota parte de la frontera mexicana, ganándose algo de calderilla como conductor de alquiler. Pero los intentos de Logan por ocultarse del mundo y de su legado llegan a un abrupto fin cuando aparece una misteriosa mujer con una petición urgente: que Logan guíe a una chica extremadamente joven y muy extraordinaria hasta un lugar seguro.

Como podemos ver por la sinopsis y el tráiler, nos encontramos ante una historia de perdedores y, por tanto, de redención y sacrificio, en la que veremos a nuestro héroe en las últimas, sin fuerzas y, lo que es más importante, sin esperanza, huyendo de nuevo de un pasado doloroso y sangriento.

La película no engaña: a los muy pocos minutos nos arroja en la cara la primera escena de acción en la que vemos a Wolverine como todos queremos verlo, desatado. Eso implica garras, miembros cercenados y mucha sangre. Y aquí va la explicación de mi segunda afirmación: no es para todos los públicos y no por la sangre que, sin llegar a ser gore, sí que es abundante. No es para todos los públicos (además de la clasificación “R”), porque no es una película “de mallas y licra”, parafraseando a Cíclope en X-Men (2000). No esperéis acción y colorido como en las entregas de X-Men. Esto es algo mucho más oscuro… mucho más real. Yo diría que es una mezcla del tono de ‘Capitán América: Soldado de Invierno’ con la sangre de ‘Deadpool’.

Crítica de ‘Logan’

Precisamente haya sido ésta última, la película del mercenario bocazas, la que ha abierto los ojos de los directivos de Fox, haciéndoles ver que existe un público ávido de cine súper heroico más adulto, preparado para una historia dura, dramática, donde el humor es tan mínimo que se limita a tres pequeños guiños casi en segundo plano: apariciones de cómics y muñecos de Wolverine.

Por supuesto, ‘Logan’ también bebe de la citada primera película de los X-Men, sobre todo, donde Bryan Singer nos ofrecía unos superhéroes reconocibles por todos los aficionados al cómic y, lo que es más importante, con una visión más adulta de la que nos tenían acostumbradas las anteriores adaptaciones “comiqueras”. Obviamente, si Fox se centra exclusivamente en este tipo de cine también estará cometiendo un error, pero por ahora disfrutemos de este cine más serio.

La segunda afirmación es mucho más fácil de demostrar. Es una muy buena película. Así, sin géneros, sin adjetivos. No es “una buena película de…”, sino que es una buena película en general, dentro de todo el extenso mundo que es el cine. Si a esta película le quitamos las garras y los pocos poderes (espléndidamente recreados, por cierto), tenemos una magnífica historia donde unos viejos amigos, con una gran carga a sus espaldas, recibe un punto de esperanza en la forma de una niña a la que tienen de proteger y llevar a un lugar seguro, misión que les hará recordad quiénes eran y por qué luchaban en tiempos mejores.

Crítica de ‘Logan’

La historia está escrita por el también director James Mangold, director de obras tan dispares como la digna ‘Kate & Leopold’ (2001), la dura ‘Inocencia interrumpida’ (1999), el magnífico western ‘El tren de las 3:10’ (2007) o la fallida, pero interesante, anterior entrega de nuestro Logan, ‘Lobezno Inmortal’ (2013). Es un guion sólido, sin fallos y sin trampas, que comienza “in media res” y que casi no recurre al flashback, dejando que el espectador vaya descubriendo, poco a poco, la tragedia ocurrida un año antes y por la que tanto Logan como Xavier viven ocultos.

Mangold hace un buen trabajo dirigiendo esta historia, demostrando que los pequeños destellos de buen trabajo que vimos en ‘Lobezno: inmortal‘ no tenían nada que ver con el pésimo guión que le hicieron tragar, y que pudimos disfrutar en la excelente secuencia del tren.

Por otra parte, los personajes principales están magníficamente retratados: son creíbles, reales, con reacciones lógicas y entendibles acordes tanto a sus personalidades como a las circunstancias. Xavier es un nonagenario que anhela una vida que sabe que no tendrá, una vida normal “en una familia que se quiere”, llega a decir; Laura, también conocida como X-23, tiene una evolución que no resulta extraña ni disparatada en ningún momento; incluso el “malo” de la película, Pierce, está escrito de una forma sólida, creíble (aunque eso no quiera decir que vayamos a empatizar con él).

Crítica de ‘Logan’

Pero es Logan el que sobresale por encima de todos. Que el título sea simplemente su nombre (al menos el más conocido), sin adornos ni añadidos, sin su “apodo de guerra”. James, Logan, hace tiempo que dejó de ser Wolverine, en parte por elección propia (por todas las muertes de su pasado), pero también porque físicamente ya no es quien era, ni mucho menos.  Es una persona fuerte pero no el infranqueable “tipo duro” que conocemos. Ahora se le puede herir, y no solo en el exterior. Su cuerpo está siendo envenenado por algo de su interior y Mangold utiliza esto como un símil de lo que le pasa a su espíritu: el verdadero daño proviene de él mismo. Ese es el tema principal de esta obra, la redención, el perdonarse a uno mismo, reconocer los errores propios y seguir hacia adelante para, finalmente, descansar en paz.

Las actuaciones están a la altura de la historia: Boyd Holbrook como el perseguidor implacable está comedido y nada histriónico, haciendo de Pierce un villano temible más por su determinación que por exageradas posturas a las que nos tienen acostumbrados algunos villanos “de opereta”. La pequeña Dafne Keen está fantástica como X-23, actuando la mayor parte del metraje tan solo con su cara, dando vida realmente a esa pequeña salvaje para, poco a poco, demostrarnos que también es persona. Stephen Merchant logra con su personaje (que no diré quién es) mostrarnos un conocido mutante que bien podría haber resultado ridículo en el duro contexto de esta historia, pero el guión y su interpretación nos muestran en cambio a alguien a quien respetar.

Y, por último, Hugh Jackman no nos sorprende con su buena actuación; ya ha dado muchos ejemplos del buen actor que es y, lo que nos ocupa, del respeto que ha aprendido a cogerle a este personaje al que tanto debe. Es el viejo Logan que esperamos ver (aunque la historia no tenga casi nada que ver con el cómic del mismo título): cansado, apenado, con el peso de todo un mundo a sus espaldas y, cuando hace falta, sacando a la bestia de su interior.

Crítica de ‘Logan’

Por último, la música de Marco Beltrami es simplemente circunstancial: apoya las escena de una manera correcta, incidiendo en la dureza de la historia pero sin temas recordables o sobresalientes, acompañando las imágenes que, en cambio, gozan de una magnífica fotografía de John Mathieson, como merece a este western crepuscular.

En resumen, una muy buena obra con la que disfrutarán todos aquellos que vayan con la mente abierta pero que defraudará a todos los poco informados que esperen una película “pijamera” simplemente de acción. ‘Logan’ es una película de acción, sí, pero también es mucho más.

logan-x-23

En un futuro cercano, un Lobezno cansado se ocupa de un enfermo Charles Xavier mientras se esconden en un pequeño pueblo de la frontera con México. Los intentos de Logan por ocultarse del mundo y su legado se acaban cuando aparece una joven mutante que es perseguida por fuerzas oscuras.

‘Logan’ es la tercera película en solitario del personaje, y probablemente la última en la que Hugh Jackman le interprete. En el reparto también están Patrick Stewart como Charles Xavier, Boyd Holbrook como Donald Pierce, Stephen Merchan como Caliban, Richard E. Grant como el doctor Zander Rice, y la presentación de Dafne Keen como Laura Kinney / X-23.

El guion está escrito por Michael Green, Scott Frank y James Mangold, basado en una historia del propio Mangold y David James Kelly, dirigida por Mangold e inspirada en los cómics ‘Old Man Logan’ de Mark Millar y Steve McNiven publicados por Marvel Comics.

‘Logan’ se estrena en España el 3 de marzo de 2017.

5 Comentarios

  1. Fox ya confiaba en peliculas R tipo deeadpool como un año antes con Kignsman la cual costo 80 mill, y recaudo 400 mill.

    Deadpool segun mangold no fue la casusante de la R pues el pescado estaba vendido cuando se estreno en marzo del 2016. Mangold dice que The wolverine casi fue R y al final salio en blu-ray el montaje R. Y que esta desde el primer dia les dejaron hacer lo que quisieron un wetsern R yde eso hace casi dos años decia.Deadpool no influto en nada pero ayudo a que si alguno tenia dudas no se echara atras.

¡No te vayas sin comentar!