Reseña de ‘Conan el Vengador 4 – Nacerá una bruja’

Ya hace unos años que el señor Fred Van Lente se puso al frente de la por aquel entonces nueva serie de Conan, ‘Conan el Vengador’, acompañado por un equipo de artistas con Brian Ching a la cabeza. Tras tres tomos recopilatorios publicados en nuestro país de la mano de Planeta Cómic en los que se incluyeron los diecinueve primeros números de la colección, llega ahora, obra de los mismos autores, el cuarto y último volumen, bajo el título ‘Conan el Vengador 4 – Nacerá una bruja’.

Portada del primer número contenido en el tomo, a cargo de Paul Renaud

En el anterior volumen, titulado ‘Conan el Vengador 3 – Xuthal, la del Crepúsculo’, seguíamos a nuestro héroe y a su compañera Natala en sus aventuras por la ciudad maldita de Xuthal, lugar donde conocía a Thalis, la stygia, que le contó la historia de Thog, el ancestral, el dios de Xuthal que habita en el domo sumergido en el centro de la ciudad con el que Conan acabaría cruzándose. Tras escapar milagrosamente con vida de allí, Conan y Natala acababan llegando a la Gran Llama de Akrel, que arde en la más alta de las Torres del Silencio desafiando la oscuridad del demonio Nazu, donde se encontrarían con Janissa, la hacedora de viudas. Y tras aquel episodio, Conan acabó como líder de la guardia de Khauran, compuesta por hombres bravos y fieles a las órdenes del cimmerio, momento en el que comienza la historia que se nos relata en este cuarto tomo…

El origen de Salomé no es el de una chica normal de ciudad

La trama, que adapta hasta cierto punto la historia ‘Nacerá una bruja’ escrita por el señor Robert E. Howard, nos presenta a Taramis, la reina de Khauran y por lo tanto de Conan. En una oscura noche hace aparición en sus aposentos la malvada Salomé, hermana gemela de Taramis, abandonada en el desierto cuando tan solo era un bebé para morir bajo el sol debido a la presencia de una marca de nacimiento en su pecho en forma de media luna roja, signo que evidencia la presencia de una antigua maldición que pesa sobre su linaje. Su regreso a Khauran no es por turismo, sino que pretende vengarse de todo aquel que considera responsable de su condena, algo que va a conseguir gracias a Constantius, su cruel amante. Salomé urde un plan para sustituir a su hermana gemela y gobernar junto a Constantius el reino de Khauran, pero aunque esta estratagema funciona a la perfección con la mayor parte de sus habitantes, Conan no es ningún tonto y rápidamente se da cuenta del engaño.

Salomé y Constantius le pondrán las cosas realmente difíciles a Conan

Esta circunstancia nos llevará a uno de los episodios más agónicos y asfixiantes de la colección: ¡la crucifixión de Conan! En un capítulo cargado de sufrimiento veremos como los mercenarios de Constantius clavan en una construcción de madera en forma de gran “X” el cuerpo maltrecho del cimmerio por pies y manos, y le dejan que se cueza en el desierto y que los cuervos hambrientos se alimenten de su piel y sus entrañas. Evidentemente, este no puede ser el final de Conan, y para evitar su muerte el destino pone a este en el camino de unos nómadas que le dan la oportunidad de salvar su vida si demuestra que va a ser de utilidad para ellos.

Y mientras todo esto ocurre, el reinado de terror de Salomé y su amante sigue su curso. Durante los meses siguientes a su toma de poder, el pueblo de Khauran sufre el abuso tanto de la reina como de los asesinos de su consorte. Su cultura y sus costumbres son erradicadas, sus doncellas más jóvenes y atractivas son violadas o sacrificadas a oscuros dioses, y sus campesinos son tratados como esclavos. Tal vez la única esperanza de Khauran resida en un cimmerio dado por muerto hace tiempo y en las pocas fuerzas que pueda reunir para acabar con la reina y con aquellos que le son fieles, aunque puede que el poder de Salomé sea mucho mayor del que nadie pueda llegar a imaginarse…

La crucifixión de Conan recuerda a la película de Mel Gibson ‘La pasión de Cristo’

En cuanto al apartado gráfico, tenemos a un gran Brian Ching acompañado al color por Michael Atiyeh que continúa con el buen trabajo realizado hasta el momento en la serie, con ese estilo que a veces puede recordar al de Rafael Albuquerque en ‘American vampire’ o al de Sean Murphy en ‘The wake’, con figuras muy angulosas y llenas de dinamismo. Quizás lo más polémico de este tomo llega con el segundo capítulo, en el que el artista José Luis y el entintador Andy Owens se hacen con el control del dibujo. El problema no está en su calidad, sino en lo diferente que resulta el personaje de Conan en manos de este equipo en comparación con el de Brian Ching. Mientras que Ching nos presenta a un héroe osado y astuto, físicamente fibroso y con facciones agudas, José Luis y Owens nos traen una versión que se acerca más al personaje de la película del director John Milius de 1982 ‘Conan, el bárbaro’, protagonizada por el gran Arnold Schwarzenegger. Una pequeña contrariedad que sin embargo no debería ensombrecer la calidad gráfica de la obra, salvo para aquellos lectores muy exigentes con la continuidad visual.

El tomo ‘Conan el Vengador – Nacerá una bruja’ publicado por Planeta Cómic se presenta en formato cartoné sin sobrecubierta. Contiene 152 páginas con un tamaño de 16,8 x 25,7 cm en las que encontramos los números del #20 al #25 de la edición americana de ‘Conan the Avenger’. El precio de venta recomendado es de 17,95 € y se puso a la venta en enero de 2017.

Fred Van Lente

Nacido en Estados Unidos en 1972, Van Lente es un guionista americano cofundador de la editorial Evil Twin Comics, que se encarga de editar cómics no ficticios. Entre sus trabajos más destacados encontramos las series ‘Marvel Zombies’, ‘X-Men Noir’, ‘Cowboys & Aliens’, ‘Shadowland’ o ‘Archer & Armstrong’ entre otras. Creador den un nuevo Power Man llamado Victor Álvarez, a lo largo del 2014 también le hemos visto participar en el cómic ‘Conan and the people of the black circle’ de la editorial Dark Horse.

‘Conan el Vengador 4 – Nacerá una bruja’

¡El guionista Fred Van Lente y su incursión a las aventuras de Conan llega a su fin en una conclusión épica!

Este volumen, que incluye los números 20 a 25 de Conan el Vengador, con guión de Fred Van Lente y dibujo de Brian Ching y José Luis, es la trepidante culminación de la serie y contiene una sorprendente adaptación de la legendaria historia ‘Nacerá una bruja’ de Robert E. Howard. Taramis, la querida reina de Khauran, tiene una hermana gemela, Salomé. Esta última, y debido a una antigua maldición que pesa sobre su linaje, luce en el pecho una media luna encarnada, una marca de nacimiento… ¡la marca de la bruja! La joven, a la que abandonaron en el desierto a su suerte nada más nacer, sobrevivió y creció… ¡y ha abrazado su funesto destino!

Ahora, ha vuelto a Khauran ¡para vengarse de la ciudad entera! Salomé, que se hace pasar por su hermana para gobernar, y a la que acompaña Constantius, su cruel amante, es una fuerza imparable capaz de destruir la vida y costumbres del pueblo de su hermana… ¡e incluso de llevarse por delante a Conan! El bárbaro va a tener que enfrentarse a su momento más terrible en manos de la retorcida impostora y de su despiadado consorte.

Contiene una de las escenas más legendarias del canon Cimmerio: la crucifixión de Conan.

Guion: Fred Van Lente

Dibujo: Brian Ching, Paul Renaud, José Luis, Andy Owens y Michael Atiyeh

‘Conan el Vengador 4 – Nacerá una bruja’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!