Análisis de ‘Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands’

Tom Clancy's Ghost Recon Wildlands

Para ponernos un poco en situación, debemos recordar que el primer videojuego que inició la franquicia Ghost Recon salió allá por el año 2001. Fue el ‘Tom Clancy’s Ghost Recon’, juego que se convirtió en un icono en los shooters para jugadores que optan por el purismo táctico. De hecho su estreno fue en PC antes que en cualquier otra plataforma de entretenimiento, aunque más tarde llegó a la veterana PS2. Ahora en marzo de 2017, tras dieciséis años, los Ghost Recon vuelve con un completo lavado de imagen muy influenciado por los ultimos éxitos de Ubisoft, ‘The Division’ y ‘Tom Clancy’s Rainbow Six Siege’, pero también por franquicias ajenas a la compàñia como la saga Battlefield, Just Cause y evidentemente, GTA.

Hay una moda que se ha instaurado en los estudios de desarrollo de videojuegos en los últimos tiempos, la de trasformar las mejores franquicias en un “sandbox” al uso pero con los ingredientes propios de cada juego, y como no podían ser menos, los audaces y mortíferos comandos de Ghost Recon se han atrevido a adentrarse en un gigantesco mundo para vivir sus nuevas aventuras.

Ningún medio de entretenimiento que se precie vive absorto de los éxitos que le rodean en cualquier otro campo del entretenimiento, hay libros, comics y novelas gráficas que se llevan al cine a la televisión y también famosas sagas de videojuegos han acabado en la pantalla grande. Esta sinergia creativa no solo vive de adaptaciones en uno u otro sentido, otros productos pueden verse influidos simplemente por la moda de turno o por aquellos productos que sea de mayor consumo por los espectadores. ‘Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands’ no es ajeno a ello y podríamos decir a tenor de lo que hemos visto y jugado que la saga se ha “narcotizado”. Pero no nos entendáis mal, lo que se ha visto es tremendamente influenciada por el éxito de ‘Narcos’, serie que acabó convirtiéndose en un fenómeno de masas. Y os adelantamos que el resultado es asombroso.

Comenzaremos presentando la línea argumental. La nueva historia de ‘Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands’ nos lleva a Bolivia, todo sea dicho, llena de todos los tópicos posibles y convertida en un “narcoestado”. La nación ha sido secuestrada por las peligrosas y crueles bandas de narcotraficantes liderada por un melómano con delirios de grandeza llamado El Sueño, cabeza del cártel de Santa Blanca. El aspecto del capo del cártel está muy trabajado, se ha conseguido crear un “malo” de los de verdad, con un fuerte carisma. La creación de muchos de los personajes de este videojuego ha sido hecha con minuciosidad con mucho mimo, y eso se nota, por lo que podemos decir que la calidad de los gráficos son absolutamente espectaculares.

Esta Bolivia que se nos presenta vive, come y respira cocaína. Los puntos de similitud del videojuego con ‘Narcos’ son evidentes desde el primer momento. Igualmente la historia se inspira en los cárteles mexicanos de la droga, actuales líderes en la exportación de cocaína, además los desarrolladores otorgan al villano principal una la megalomanía propia del narcotraficante más conocido del mundo, Pablo Emilio Escobar. Ambos buscan gobernar toda una nación a golpe de terror, con actos de narcoterrorismo, ejecuciones y torturas con la mayor de las crueldades posibles y todo financiado por los ingentes beneficios del tráfico de cocaína. Una recreación de Bolivia que ha indignado hasta el mismo gobierno boliviano que ha tramitado una queja formal al gobierno francés. Ubisoft es una compañía francesa.

El cártel de Santa Blanca ha ido adquiriendo cada vez más poder en Bolivia corrompiendo los organismos del estado, como por ejemplo “La Unidad”, una fuerza policial dispuesta a proteger los intereses y delirios de grandeza de “El Sueño” a toda costa. El organigrama del cártel es una red de capos perfectamente organizada, que se encargan desde el cultivo de la hoja de coca, la producción, distribución y contrabando que iremos descubriendo a medida que avancemos en el juego. Los narcotraficantes se han vuelto intocables, pero todo esta orgía de dólares, cocaína y poder ha llegado a su fin. Ha llegado los Ghost Recon dispuestos a sacudir la región, acabar con el entramado de la organización de narcotraficantes y mandar al otro barrio al capo de una patada en el culo.

Después de dedicar un tiempo más que considerable en la personalización del personaje, ya que son muchas las variables posibles, descubriremos lo bien que le ha sentado a la saga adentrarse en el mundo abierto. Desde el primer minuto podremos subirnos a cualquier vehiculo y viajar por el inmenso mapa del juego. Y recomendamos hacerlo sin reventar la trama principal, pero merece la pena ver la calidad gráfica de ‘Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands’. Lanzarse a explorar las 20 zonas que conforman el mapa es sinceramente, para flipar. Cada una de las provincias de esta Bolivia distópica están divididas por niveles de dificultad que se irá incrementando a medida que vayamos realizando las misiones principales de la historia, marcadas con un icono amarillo con forma de carpeta. Pero desde el primer momento podremos coger el primer helicóptero o avioneta que tengamos a mano y recorrer todo el mapa, descubriendo a los enemigos con los cuales tendremos que enfrentarnos más tarde.

El objetivo principal es localizar y erradicar a los narcos que forman parte del grupo narcotraficante al mando de cada región. Todo mientras investigamos la composición del organigrama del cartel hasta llegar a su líder. Evidentemente el juego potencia el juego táctico, tanto si jugamos solos como de manera cooperativa tanto en partidas públicas o invitando a nuestros amigos a una partida privada. Un jugador en cuanto se conecte tendrá la oportunidad de unirse a cualquier sesión de juego de sus amigos siempre que haya un hueco libre. La ambientación es muy buena, y la inmersión no solo se consigue con un excelente motor gráfico sino también gracias a su banda sonora, que es un acierto total, que nos termina de sumergir por completo en un ambiente propio de la serie ‘Narcos’. Esta sensación se agudiza cuando el actor que se encarga de doblar a nuestro personaje en el videojuego es el mismo que presta su voz al agente Murphy de la serie en cuestión.

La mecánica del juego pasar por realizar misiones muy variadas, divididas en tareas principales y secundarias. Ambas nos darán puntos de habilidad para mejorar a nuestro agente y para ir desbloqueando un inmenso catálogo de accesorios para nuestras armas, además de dispositivos, explosivos o para mejorar el instrumento primordial del juego, el dron. Mejoras imprescindibles para obtener de ella el mejor servicio, ya que nos ayuda a descubrir y marcar a nuestros enemigos para el disparo sincronizado con nuestros compañeros de escuadra, y para ubicar también a nuestros aliados que pueden servirnos de mucha ayuda.

En este mundo abierto podremos desde colocar micrófonos en los pisos francos de los narcotraficantes, volar por los aires plantas de producción de coca, interrogar a objetivos concretos del cartel de Santa Blanca, destruir infraestructuras o ayudar al grupo de estoicos rebeldes que luchan también contra los narcotraficantes. A medida que hagamos misiones secundarias relacionadas con los rebeldes iremos adquiriendo una serie de apoyos por su parte, que pasan desde que nos envien un vehicxulo, que mejora a media que avanzamos en el juego, para trasladarnos por el mapa, hasta pedir fuego de mortero en una determinada posición. Un amplio abanico de posibilidades a tener en cuenta si jugamos de manera táctica. Eso sí, como advertencia os diremos que discretos y sigilosos no son precisamente.

tom Clancy's Ghost Recon Wildlands 011

Uno de los puntos débiles de ‘Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands’ es el arcade sistema de control de muchos de sus vehículos, y la física de las mismos. Sobre todo los aéreos, que resultan bastante incómodos de manejar sobre todo si se quiere utilizar este medio aéreo para realizar ataques a un objetivo concreto. La precisión es nefasta. El sistema de daños parece aleatorio; En ocasiones rozas las copas de los rboles o te cruzas con el tendido eléctrico y no pasas nada, luego es capaz de averiarse al menor roce con cualquier otro objeto del mapa. Otro de los defectos es que en un mapa tan grande nos hemos encontrado pueblos y aldeas que son una calcomanía de otros. Más veces de las aconsejables.

Es obvio que este nuevo videojuego supone un soplo de aire fresco para la franquicia pero si es cierto, que su esquema de juego se vuelve demasiado repetitivo al seguir siempre el mismo patrón: Conseguir información, buscar la misión, localizar a los objetivos y neutralizarlos de la manera más sigilosa posible, ya que otras alternativas más suicidas no tienen el resultado esperado. No aporta nada nuevo y lamentablemente por muy atractiva que se la historia y los videos que cuentan la trama principal, el juego decae bastante tras horas de juego.

De todos modos ya ha sido anunciada una actualización gratuita que incluirá el modo de juego PVP para dar una esperanza de vida mucho más larga a ‘Tom clancy’s Ghost Recon Wildlands’ de lo que a primera vista merece.

Por otra parte ha hecho acto de presencia el esperado Pase de Temporada, muy típicos de Ubisoft. Este paquete de contenidos de pago (cuyo precio no ha sido revelado) dará acceso a dos nuevas historias principales cuya sinopsis oficial es la que sigue:

‘Narco Road’: Los jugadores se infiltraran en un grupo de contrabandistas participando en alocadas carreras y desafíos para ganarse la confianza de su infame líder, mientras tratan de desmantelar la organización desde dentro. También conocerán nuevos jefes y recorrerán las Tierras Salvajes en nuevos vehículos.

Tom Clancy's Ghost Recon Wildlands Narco Road
‘Fallen Ghosts’: Durante una misión de evacuación, el helicóptero de los Ghosts resulta derribado y la escuadra tendrá que huir de un grupo de despiadados mercenarios de élite que los persigue. Los jugadores lucharán contra un poderoso enemigo nuevo, adquirirán nuevas habilidades y desbloquearán armas para completar su misión.

Tom Clancy's Ghost Recon Wildlands fallen Ghosts

Mientras llegan las actualizaciones, no negaremos que echar una horas a la semana sintiéndote todo un Ghost Recon, mola. Pero que mola mucho.

Reseña
Gráficos
Jugabilidad
Historia
Diversión
Barcelonés de nacimiento, mañico de adopción, malagueño de alma y corazón. Social Media y Emprendedor. Demasiado friki para ser un tipo normal, y muy normal para ser un friki. Romance eterno con #Málaga

¡No te vayas sin comentar!