Crítica de ‘Iron Fist’, la serie de Marvel Television y Netflix

Iron Fist - motion poster

Ayer se estrenaron en Netflix los trece episodios de la primera temporada de ‘Iron Fist‘, en la que Marvel Television nos presenta al cuarto miembro de Los Defensores. Ya os contamos no hace mucho lo que nos habían parecido los seis primeros capítulos, pasando muy por encima de la trama por cuestiones de confidencialidad. Ahora que hemos visto el resto podemos hablar de la serie completa, detallando algo más pero intentando desvelar el menor número de spoilers para que podáis disfrutarla.

Ya comentábamos en nuestro análisis previo que ‘Iron Fist’ tiene más ritmo que sus antecesoras. Sus primeros dos episodios son algo más pausados, pero es algo lógico si tenemos en cuenta que en ellos deben presentarnos a una gran cantidad de nuevos personajes. El origen de Danny Rand que vemos en la serie puede recordarnos al Oliver Queen de ‘Arrow‘ o incluso al Bruce Wayne de ‘Batman Begins‘. Un joven multimillonario que regresa a su ciudad de origen tras haber pasado varios años desaparecido. Años que aprovechó para adquirir ciertas habilidades especiales que le servirán para luchar contra el crimen. No cabe duda de que se trata de una historia tipo, pero lo que diferencia a Puño de Hierro de sus compañeros de la Distinguida Competencia es el misticismo que rodea al personaje.

Reseña de 'Marvel Gold: Puño de Hierro'

Iron Fist fue creado por Roy Thomas y Gil Kane en 1974 para Marvel. En los cómics, Daniel Rand es hijo de Wendell Rand, heredero en el exilio al trono de la ciudad mística de K’un-Lun. Tras varios años en la Tierra como empresario de éxito, Wendell decidió regresar a su patria natal. Junto a su esposa Heather, su hijo Daniel y su compañero de negocios Harold Meachum exploró las montañas del Tibet en busca de K’un-Lun. Pero su socio ambicionaba el control de la compañía, así que Meachum mató a Wendell y abandonó a Heather y al pequeño Daniel en las montañas. Solo Daniel sobrevivió al ser rescatado por los monjes guerreros de la ciudad.

Daniel fue reconocido como miembro de sangre real y entrenado rigurosamente en los aspectos físicos y filosóficos de las artes marciales. A los 19 años se enfrentó a su rito de iniciación: la oportunidad de conseguir el poder del Puño de Hierro derrotando al dragón Shou-Lao el Inmortal. Daniel lo logró, consiguiendo además una marca en forma de dragón en el pecho y el poder de concentrar toda su energía espiritual (el Chi) en el puño, volviéndolo tan fuerte como el hierro.

Aunque algunos detalles de esta historia se han cambiado al adaptarla a televisión, básicamente es la misma. En la serie vamos viendo retazos de ella a lo largo de toda la temporada, a modo de flashbacks.

La presentación del personaje protagonista sirve para mostrar a los espectadores que él es un joven ingenuo en busca de su identidad. Lo que Finn Jones logra transmitir desde el primer momento es que su Danny Rand tiene verdadero corazón y optimismo. La inocencia con la que mira a su edificio de oficinas y a sus viejos amigos en el primer episodio es conmovedora. Tienes la sensación de que si alguna vez necesitas que esté de tu lado, él daría su vida por ti.

Lógicamente, nadie le cree cuando se presenta en las oficinas y menos aún al hablar de K’un-Lun y el dragón al que se ha enfrentado. La ingenuidad de Danny da paso a la desconfianza al ver que por las buenas no podrá recuperar su legado. Poco a poco vemos como el personaje evoluciona y llega a tomar las riendas del consejo de dirección de Rand Enterprises. En todo momento la interpretación de Jones es creíble haciéndonos ver que, aunque Danny está fuera de su ambiente, su determinación por hacer lo correcto es firme. Y queda claro que lo que más anhela es recuperar su relación con los Meachum, a los que considera una segunda familia.

En las escenas de acción, Jones se desenvuelve de manera más que solvente. Las coreografías de artes marciales quizá no sean tan espectaculares como las de ‘Daredevil’ aunque hay grandes momentos. Y las diferentes formas en las que se muestra el superpoder del Puño de Hierro son brillantes, a falta de un adjetivo más adecuado.

Iron Fist - Colleen Wing

Como decimos, la actuación de Finn Jones es bastante convincente, pero la mejor parte de ‘Iron Fist’ son sus mujeres. La interpretación de Jessica Henwick como Colleen Wing es notable, tanto por el desafío físico que suponen todas las coreografías de artes marciales en las que participa, como también por todas las facetas que muestra. Su personaje pasa de ser el elemento más animado de la serie, especialmente en los primeros episodios, a mostrar una personalidad más compleja. Colleen no es solo el interés romántico de Danny sino su compañera y casi podríamos considerarla coprotagonista de la serie.

Pero una vez más, la Claire Temple de Rosario Dawson es quien más brilla. Lo mejor de ser un personaje de apoyo en el universo Marvel de Netflix es que puede aparecer en todas las series, así que cada varios meses volvemos a disfrutar de su compañía otra vez. Da la sensación de que los guionistas han querido que la actriz se luciera al darle algunos de los mejores diálogos de la temporada. Además de ser en algunos momentos la voz de la razón, Claire se ha cansado de ver la acción (o sus consecuencias) desde la barrera y esta vez se implica totalmente, incluso acompañando a la pareja protagonista en sus aventuras.

Los hermanos Meachum, como decíamos en el análisis de los seis primeros episodios, quizá sean los personajes más desdibujados de la serie, aunque mejoran sensiblemente en la segunda mitad. Ward (Tom Pelphrey) comienza siendo el típico ejecutivo de Wall Street sin escrúpulos para acabar revelándose como la acomplejada víctima de los abusos de su padre, lo que le lleva a una fase de adicción a diferentes sustancias. Su hermana Joy (Jessica Stroup) también pasa por varias etapas a lo largo de la temporada y, aunque su personaje no es determinante, es el motor de algunas tramas. Ambos juegan un papel relevante en el arco argumental centrado en la lucha por el control de Rand Enterprises.

En cuanto a los villanos, (y aquí sí que haremos un pequeño spoiler) hay algo un poco frustrante en la incapacidad de Marvel en conseguir una versión interesante de La Mano, incluso en una sola temporada de trece episodios. Da la sensación de que ‘Iron Fist’ ha despojado a La Mano de su identidad. El resultado es una versión que es de alguna manera aún menos memorable que los villanos que vimos en la segunda temporada de ‘Daredevil’. Y si La Mano van a ser los enemigos principales de ‘The Defenders’, esto es muy desilusionante.

Algo que llama la atención en ‘Iron Fist’ es encontrar dos interpretaciones separadas de La Mano. Durante la primera parte de la temporada la organización de ninjas permanece en la sombra, hasta que Madame Gao (Wai Ching Ho) se muestra abiertamente al final del quinto episodio. Al parecer, ella está al mando de una facción de La Mano distinta a la de Nobu o Bakuto (Ramón Rodríguez).

Madame Gao - Iron Fist - Netflix

Mientras que Nobu estaba interesado en Cielo Negro, Gao tiene ambiciones mucho más modestas. Ella se encarga de La Mano como si de una corporación se tratase e incluso tiene una oficina en el edificio de Rand Enterprises. Sus subordinados no visten como ninjas sino con traje y corbata, y deben presentar informes de sus operaciones. La diferencia entre ellos y cualquier otra empresa es que si fallan deben pagar con la pérdida de un dedo o la lengua, unos métodos que los acercan más a la yakuza. En algunos aspectos, no es muy diferente de cualquier narcotraficante que pueda aparecer en televisión hoy en día. Pero en mi opinión y a pesar de todo lo anterior, Madame Gao es el único villano memorable en ‘Iron Fist’. Lo que la aleja de ese estereotipo es el misterio que envuelve al personaje, y eso la convierte en un adversario a tener en cuenta.

Sin embargo, Bakuto nos da una interpretación más abiertamente “amistosa” de La Mano, aunque en el fondo igualmente letal. Él gobierna su propia rama de la organización haciendo de esta una escuela para jóvenes marginados, que luego reinserta de nuevo en la sociedad en posiciones clave. Una idea que no se desarrolla todo lo deseable y que puede dar mucho más de sí, quedándose solo en que Bakuto tiene a su disposición un ejército de expertos en artes marciales. La serie parece buscar más el conflicto sensei-aprendiz entre Bakuto y Colleen que en mostrarnos un enemigo a la altura de Iron Fist.

Con Harold Meachum, interpretado por David Wenham, da la sensación de que los guionistas han querido jugar al despiste, presentándonos un personaje ambiguo que a veces parece ser un aliado y otras no. Aunque quienes conocemos al personaje de los cómics ya sabíamos que no podíamos fiarnos de él, la versión de Meachum que vemos en ‘Iron Fist’ se ha guardado alguna sorpresa para los espectadores que no revelaremos aquí.

Harold Meachum - Iron Fist - Netflix

Los últimos capítulos nos presentan al que probablemente será el villano de una segunda temporada aún sin confirmar. Davos (Sacha Dawhan) llega a Nueva York para convencer a Danny de que regrese a su lugar como defensor de K’un-Lun y pedirle que explique su abandono. El héroe enfrentándose a su destino marcado es un arco argumental muy interesante, y se podría argumentar que un villano como Davos es la mejor manera de contar esa historia. Después de todo, Davos es alguien que ha visto cómo el honor al que se creía destinado le ha sido arrebatado por un extranjero sin ningún respeto por el funcionamiento de su cultura. Esa es una trama que apenas se nos muestra en esta primera temporada.

En resumen, ‘Iron Fist’ es una entretenida serie con buenas escenas de acción y toques de filosofía oriental que se queda a medio camino de lo que podría haber sido. Al menos podemos conformarnos al pensar que es el prólogo a ‘The Defenders’.

Iron Fist Netflix Marvel

La serie original de Netflix y Marvel ‘Iron Fist‘ es la cuarta producción dentro de la serie ‘The Defenders’ que se estrenará en exclusiva en Netflix. Tras los estrenos de ‘Daredevil’, ‘Jessica Jones’ y ‘Luke Cage’, las historias seguirán con ‘Iron Fist’ y ‘The Defenders’. El drama está compuesto de 13 episodios de una hora.

El multimillonario Danny Rand (Finn Jones) regresa a Nueva York tras haber estado desaparecido durante años tratando de reconectar con su pasado y su legado familiar. Sus conocimientos de kung-fu y su puño de hierro permitirán que Rand vuelva para controlar el crimen de la ciudad de Nueva York.

El reparto incluye, además de Finn Jones en el papel protagonista, a Jessica Henwick como Colleen Wing, David Wenham como Harold Meachum, Jessica Stroup como Joy Meachum, y Tom Pelphrey como Ward Meachum. Carrie-Anne Moss, a la que ya vimos en ‘Jessica Jones’, también repetirá su papel de la abogada Jeri Hogarth.

Reseña
Iron Fist
De Dumas a Scott Card pasando por H. G. Wells, Asimov, Arthur C. Clarke, Orwell, King, Pratchett, Moore y Gaiman. De Velázquez a Phil Noto pasando por Mucha, Sorolla, Tolouse Lautrec, Alan Davis, Alex Ross, Carlos Pacheco, Dave Gibbons y Toriyama. De Billy Wilder a Soderbergh pasando por Cukor, Hitchcock, Houston, Orson Wells, Alan J. Pakula, Eastwood, Spielberg y Nolan. De ‘The Twilight Zone’ a ‘Orphan Black’ pasando por ‘Buffy cazavampiros’, ‘House M. D.’, ‘The Good Wife’, ‘Friends’, ‘The Newsroom’, ‘Battlestar Galactica’ y ‘The Big Bang Theory’. Más de Marvel que de DC, pero ambas me gustan.

10 Comentarios

  1. Esta buena en cuanto al drama y la historia, lastima que lo presenten de inocente a tonto que son cosas diferentes, queríamos que fuera mejor que Daré Davil en escenas de acción bien realizadas pero no logra alcanzarla ni un poquito, siendo que daré davil es ciego y iron fist vidente además de tener el poder de su kii debió ser mucho mejor y mas acción puesta en acción cosa que no pasa, es una serie con una buena propuesta pero que se queda en eso, una propuesta, esperemos que en las próximas temporadas lleguen por lo menos a igualar en calidad a daré davil o a sobrepasarla pues el personaje tiene argumentos de sobra para explotar y derrochar acción.

    • Al introducirnos un personaje que tiene conflictos con su pasado y con su “destino”, la primer temporada, estuvo bien desarrollada. Fue una muestra de los arcos que le seguirán y como el personaje comienza a forjar su identidad, tomar un camino distinto al de los antiguos Iron Fist. La segunda temporada va a ser mucho más reveladora y llena de acción, puesto que se va a enfrentar a facciones de “La Mano” mucho más complejas.
      Por otra parte el personaje inocente que muestra nos da una visión más realista, Dan no sabe cómo se opera en el “mundo real” puesto que estuvo aislado de este, lo que es lógico, por no decir super necesaria esta característica del personaje como primer entrada.

  2. Estuvo genial! El drama, la acción, los personajes. Que lástima que la crítica se dedique a perjudicar el trabajo de otros sin dejar que sea la gente la que tenga la primera palabra.

  3. Me parece haber visto una serie diferente a la que comenta el crítico aquí. Las otras series de esta “saga” me gustaron muchísimo pero esta cae y cae y cae capítulo tras capitulo por más que la acción aumente un poco. Malas actuaciones, mal guión, lentísima la narración, absolutamente predecible. Lamento que haya caído tanto la calidad en esta serie, pareciera que la hicieron de forma apresurada para cumplir con el arribo de The Defenders. Un error que quizás hubieran evitado introduciendolo directamente en esa en ella.

  4. A mi me ha gustado mucho, es más dinámica que Luke Cage que no he podido terminar aún, al ser tan pausada me canso un poco. En cambio Iron Fist me ha enganchado. Quizás el mayor problema de la serie sea el prota principal que tira un poco para atrás en varios momentos. Pero quitando eso una gran serie.

  5. “Un joven multimillonario que regresa a su ciudad de origen tras haber pasado varios años desaparecido. Años que aprovechó para adquirir ciertas habilidades especiales que le servirán para luchar contra el crimen.” Perdon pero Iron Fist nunca lucho ni luchara contra el crimen , mirate la serie devuelta antes de hacer criticas

  6. Me fascinó como empezó. Genial! Me encantó la idea central, los personajes. Pero después fue cambiando mucho, redundando a veces, alejándose del papel cada personaje, me parece que se tendrían que haber apegado más; el personaje principal a la filosofía oriental y demostrar un poco más de sabiduría. También se fue haciendo demasiado violenta, para mi gusto, hubiese preferido que haya más acción, pero de calidad. No vi el final todavía, así que no puedo opinar… ????

  7. Gran serie, la mejor de la saga de los defensores, la mas entretenida, me ha gustado mucho. Los personajes me encantaron y la sutil unión con las otras de la saga. Me encantó espero con más ganas los defensores.

¡No te vayas sin comentar!