Crítica de ‘La Bella y la Bestia’

La Bella y la BestiaAunque no se sabe a ciencia cierta, se sospecha que el cuento original de ‘La Bella y la Bestia‘ podría tener su origen en ‘Cupido y Psique’, una de las historias que forman parte del libro ‘El asno de oro’ (1650), de Apuleyo. Pero, aunque la primera versión oficial de este relato la podemos encontrar en una obra publicada en 1740 por la escritora francesa Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve (cuyo apellido ha sido usado posteriormente para dar nombre al pueblo donde transcurre la historia), lo que no da ningún lugar a dudas es que la más famosa de todas es la versión cinematográfica animada que Disney llevó a cabo en 1991.

Dado el éxito cosechado por dicha adaptación, la compañía del ratón Mickey decidió llevar a cabo dos secuelas: ‘La Bella y la Bestia II: Una Navidad encantada‘ (1997) y ‘El mundo mágico de Bella‘ (1998).

Son muchas las versiones que se han realizado sobre dicho relato, como es el caso de una de la más recientes, fechada en 2014, que se trata de una muy libre adaptación alemana protagonizada por Vincent Cassel y Léa Seydoux. Sin embargo, en este artículo, nos dedicaremos a analizar la versión de ‘La Bella y la Bestia‘ que se encuentra actualmente en cartelera, que trata de ser lo más fiel posible a la película animada de 1991.

Bajo la dirección de Bill Condon, esta película cuenta con 129 minutos de duración y esta protagonizada por Emma Watson (como Bella), Dan Stevens (en el papel del príncipe Adam, que se transforma en la Bestia), Luke Evans (que interpreta a Gastón), Ewan McGregor (que encarna al valet Lumière), Ian McKellen (que da vida al mayordomo Din Don), Emma Thompson (que se mete en la piel de la mucama conocida como señora Potts), Kevin Kline (como Maurice) y Josh Gad (en el papel de Le Fou).

Como todo el mundo sabe, la película narra la historia de la joven Bella quien, para salvar la vida de su padre, decide quedarse a vivir en un castillo gobernado por una fea y desagradable bestia. Aunque, al principio, la relación entre ambos resulta bastante tirante, poco a poco el cariño empieza a florecer. Lo que Bella ignora es que, a raíz de un encantamiento, si el señor del castillo no encuentra en un tiempo límite una mujer que lo ame por sí misma, quedará atrapado en la forma de esa bestia para siempre.

En algunas secuencias, sobre todo en las iniciales, la película es sorprendentemente fiel a la versión animada, lo cual tiene su parte positiva, pero también cuenta con sus inconvenientes. Ya estamos más que acostumbrados a que en los largometrajes animados de Disney aparezcan muchas canciones de boca de los propios personajes pero, al trasladarlo a un filme con actores reales, resulta un poco saturable. Afortunadamente, en el resto del metraje, la equivalencia entre las escenas musicales y las que no lo son se normaliza.

A lo largo del filme, se despejan incógnitas que nunca han sido explicadas, como el hecho de por qué nadie en el pueblo conoce la existencia del castillo o el eterno invierno que asola a todo el que se acerque a sus puertas, sea la estación del año que sea. Todo ello es coherentemente achacado a  ser parte del encantamiento que sufre la Bestia.

Es bastante habitual que este tipo de largometrajes contengan guiños hacia otras películas y este caso no es una excepción: la mención en el filme sobre Notre Dame es una referencia a la película animada que Disney llevó a cabo sobre el jorobado (en la que la propia Bella realizaba un cameo). Por otra parte, el dibujo de un pájaro azul en la  página de un libro es un claro guiño a la presencia de aves de ese color en la versión animada.

La película no está exenta de controversia. El aspecto más criticado se debe a las quejas que suscitó el hecho del cambio de orientación sexual de Le Fou (algo que es mostrado de manera tan sutil que resulta apenas perceptible). Aún así, en algunos países no se recomienda dejar que los menores vayan a verla sin estar en compañía de un adulto, mientras que en otros han decidido directamente prohibirla.

Si eres fan de las películas clásicas de Disney y te pica la curiosidad sobre este tipo de revisiones, no debes dudar en ningún momento en acudir a tu cine más cercano y disfrutar de su visionado, ya que es difícil que salgas decepcionado. Además, si lo deseas, cuentas la opción de verla en 3D que, sin ser excesivamente deslumbrante, te ayuda a meterte en la trama.

Aunque se han hecho otras películas con actores reales adaptando versiones animadas de Disney, el pistoletazo de salida de esta nueva iniciativa fue marcado por el estreno el año pasado de ‘El libro de la selva’. Dado el éxito de ambos proyectos, es de imaginar que esto supondrá el aumento de este tipo de productos en los años venideros. Solo cabe esperar que se mantenga el mismo nivel de calidad que estamos obteniendo hasta la fecha actual.

Bella es una brillante y guapa joven que utiliza la lectura como válvula de escape de su rutinaria vida. Cuando su padre es apresado en un misterioso castillo, Bella acude en su búsqueda y se presta a ocupar su lugar. El castillo es propiedad de una atormentada Bestia que, como Bella comprobará con el tiempo, resulta ser un joven príncipe bajo los efectos de un hechizo. Sólo cuando conozca el amor, el príncipe podrá volver a su verdadero cuerpo. Poco a poco, y gracias a la ayuda de los sirvientes de la Bestia, que han sido convertidos en objetos domésticos, Bella irá descubriendo que la belleza se esconde en el interior.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.