Reseña de ‘Desierto de Metal’, de Agrimbau y Baldó

‘Desierto de Metal’ es una obra que en el año 2011 ganó el concurso ‘Dibujando entre culturas’, organizado por la Fundación ‘Tres culturas’, y que hasta ahora estaba inédita en España. Gracias a Grafito Editorial, podemos disfrutar de esta historia creada por Diego Agrimbau y Fernando Baldó, dos argentinos que llevan muchos años trabajando juntos y que apuestan por un estilo poco usual entre las ediciones de nuestro país.

La historia nace inspirada por un viaje de Diego Agrimbau al Magreb, en el que descubrió de primera mano el choque entre tres culturas presentes en la región, judíos ortodoxos, marroquíes musulmanes y españoles católicos. Como no podía ser de otra forma, ese choque está muy presente en ‘Desierto de Metal’, y en el fondo, la obra no es más que un viaje de sus protagonistas para mostrar al lector cómo es Axedra, una ciudad autómata llena de misterios, y en la que conviven esas tres culturas junto a robots de lo más avanzados para la época.

Nos situamos en el año 1942, la Alemania Nazi ha conquistado gran parte de occidente y África es su próximo objetivo, pero la gran victoria pasa por conquistar Axedra, una de las bases del conocimiento de la humanidad y que hasta ahora ha permanecido esquiva a la guerra. El poder del enemigo ha crecido y la lucha es inevitable, por lo que los autómatas se preparan para la batalla. La arena cae y el tiempo se acaba.

‘Desierto de Metal’ sorprende por varios elementos, que sin duda son la clave de su calidad, el dibujo, el estilo, y el contexto.

La obra está presentada en formato blanco y negro, tomando gran importancia la escala de grises en el fondo de la mayoría de las escenas. Casi toda la historia se desarrolla en primeros planos en los que los fondos a veces son olvidados, pero cuando se nos ofrece un plano amplio del paisaje, descubrimos un diseño exquisito y original, lleno de símbolos, engranajes y en muchas ocasiones los marcos de las viñetas suman calidad visual a la obra. Destacan también la expresividad de los rostros humanos en contraste con la sobriedad de los autómatas.

El estilo es un gran acierto, pues hablamos de una obra reflexiva, que en este caso puede engañar al lector que espere ver un gran conflicto cargado de sangre y balas. No, la base de ‘Desierto de Metal’ no es una guerra, ‘Desierto de Metal’ es un viaje de descubrimiento, en la que dos desertores alemanes son rescatados del desierto e invitados por los autómatas a descubrir Axedra, que se convierte en la verdadera protagonista de la historia, y en ese viaje los acompañamos y nos sorprendemos al mismo tiempo que ellos. Nos sorprendemos, aprendemos y dudamos, por eso puede ser una obra que apetezca leer más de una vez, para que no se nos escape ningún detalle.

Solo hace falta un vistazo a sus páginas interiores para darse cuenta que Grafito no ha apostado por una obra comercial, sino por una obra original y de calidad, brindando la oportunidad a los lectores que busquen cosas nuevas en el mercado.

El contexto en el que se desarrolla la historia es de gran importancia para entender este cómic, hablamos de ocupación militar, asedio y de una ciudad donde se guardan tantos conocimientos que ni el ser humano está preparado para comprender. Esa metáfora es una de las claves del guión, pues representa un momento histórico de la humanidad en la que nos encontramos el bando que utiliza el conocimiento para la destrucción, y el bando que protege y trata de comprender ese conocimiento en favor de los hombres.

En esta situación juegan un papel muy importante los dos desertores alemanes, puesto que serán utilizados para proporcionar información del exterior a los autómatas,  y tendrán que tomar decisiones decisivas para el futuro de la ciudad.

Axedra es una ciudad que sobrevive a los tiempos y ciertamente es una representación del tiempo, Axedra es el Reloj de relojes, pero vive su peor momento ya que el enemigo a adquirido los medios para hacerle frente. ‘Desierto de Metal’ es un gran cómic que merece una oportunidad de los lectores e invita a la reflexión en su lectura. Grafito Editorial ofrece de nuevo una edición muy cuidada con sus ya tradicionales obsequios, en este caso una lámina a color de uno de los autómatas.

Diego Agrimbau: Ha publicado más de veinte obras en Sudamérica y Europa, logrando ganar varios premios internacionales. con guiones de su autoría, en España se han publicado los ‘Libros de la Burbuja de Bertold’, ‘El Gran Lienzo’, ‘El Muertero Zabaletta’,’Planeta Extra’ y ‘Diagnósticos’.

Fernando Baldó: Ha publicado cómics en Argentina, España, Italia y Estados Unidos, obteniendo varios premios nacionales e internacionales. Además de participar con obras cortas para diversas antologías, dibuja la miniserie ‘Deep Gravity’, para Dark Horse y como autor integral la obra ‘Hostil’ y ‘Abyecto’, recientemente editada en Argentina.

Al Reloj de Relojes ya casi no le queda cuerda.

Es el año 1942 y la Alemania Nazi ha conquistado gran parte de Occidente. África es el próximo objetivo. Pero su dominio no será total hasta que logren tomar Axedra, la Ciudad Autómata. Una antigua ciudad mecánica nacida en el medievo. Esquiva y poderosa se mantiene en constante movimiento, como las arenas del desierto. En Axedra, sabios de todas las culturas conviven con autómatas inteligentes. Juntos tienen un objetivo, contribuir al progreso de la humanidad a través de la ciencia. Y gracias a su avanzada tecnología lo han conseguido.

Pero esto ha cambiado, el enemigo ha aprendido y hay que luchar. La historia de la humanidad está en juego. La arena cae y el tiempos e acaba.

Ver en Whakoom

 

¡No te vayas sin comentar!