Reseña de ‘Kuroko no Basket #8’

Uno de los rasgos más característicos y que a menudo decepcionan de los ‘spokon’ o mangas deportivos es el foco en un único equipo. Esto es, la historia trata de las andanzas deportivas de ese conjunto en particular y, pese a haber otros de importancia sustancial en forma de rivales, en muchas ocasiones no se profundiza en los mismos todo lo que nos gustaría. Asimismo, los puntos de referencia o nuevos objetivos constituyen también un elemento crucial en obras de esta índole puesto que concuerdan a la perfección con el tradicional espíritu de superación inherente a las mismas. Ambas características son la columna vertebral de este volumen número ocho.

Llevando a cabo un breve recordatorio de lo acontecido, Seirin es derrotado estrepitosamente por la Academia Too. Este desánimo, unido a la lesión de su estrella, origina su eliminación en la fase de grupos del campeonato interescolar. De este modo, el volumen seis termina con un equipo descompuesto y una coyuntura nada halagüeña para Seirin.

Sin embargo, la serie debe continuar con un nuevo desafío: la Winter Cup o torneo de invierno, donde únicamente los mejores equipos del interescolar, entre los cuañles se encuentra Seirin. Adicionalmente, el autor de ‘Kuroko no Basket’, Tadatoshi Fujimaki introducía dos grandes cambios: primero, un nuevo personaje con el fin de reforzar el equipo, Kiyoshi Teppei, fundador del equipo de baloncesto y recién salido del hospital, quien pondrá algo de orden en el equipo y le otorgará la moral que necesita en estos momentos.

Segundo, y coincidiendo con las vacaciones de verano, Aida Riko, manager del equipo, aprovecha para realizar un entrenamiento especial con el fin de potenciar las habilidades de sus jugadores. Shutoku, equipo del experto en lanzamientos de tres Midorima Shintaro, también está presente y se celebrarán, por tanto, varios encuentros amistosos entre ambos equipos. Tercero, Kuroko y Kagami, los dos protagonistas de la serie, se percataban de sus limitaciones técnicas y decidían centrarse en mejorar sus habilidades individuales con el fin de potenciar su estilo conjunto y ayudar así al equipo.

En lo referente a la trama del presente recopilatorio, en el primer episodio del mismo Fujimaki termina de cerrar el entrenamiento de verano y da una pista acerca de la nueva técnica de Kuroko. El resto del tomo lo dedica a un movimiento completamente inesperado, sorprendente y muy interesante a la vez: ver por primera vez a dos miembros de ‘la Generación de Milagros’ frente a frente. Más en detalle, Seirin al completo asistirá al partido de cuartos de final entre la Academia Too, lideradas por el prodigio Aomine y que vapuleó a Seirin, y Kaijo, que cuenta entre sus filas con Kise y que fueron derrotados por Seirin en un partido amistoso.

Existen varios motivos por los que Fujimaki escoge este partido y no otro. Primero, la posición de los dos ases de cada equipo es la misma, alero. Segundo, Seirin ya ha jugado contra ellos, de modo que el autor logra guardarse los dos últimos equipos de ‘la Generación de Milagros’. Y, por último, existe un fuerte componente emocional puesto que, tal como veremos, Aomine tuvo mucho que ver con que Kise se iniciara en el baloncesto. Fue una especie de meta personal el proponerse batirlo, pero nunca lo ha conseguido. Este es, por tanto, el momento idóneo para redimirse.

En consecuencia, como es habitual en ‘Kuroko no Basket’, asistiremos a un partido frenético y muy interesante a lo largo del resto del tomo. Además, dada la calidad tanto individual como colectiva de ambos conjuntos, veremos un enfrentamiento con mayor igualdad y emoción de lo habitual. En otras palabras, Seirin es un equipo que palia en buena parte la falta de talento individual con juego colectivo mientras que Kaijo y Too no ostentan ese problema.

En el apartado gráfico, se mantienen en la línea habitual. Esto es, se aprecia que la narrativa y el estilo resultan más sólidos debido a la mayor experiencia del autor, pues ha perfeccionado aspectos como los tempos, mejor forma de narrar las jugadas… Respecto a la edición, Ivréa recopila el octavo volumen de la obra en un tomo rústica de 200 páginas por 8€. En suma, nos hallamos ante un tomo atípico y muy atractivo debido a que se centra en otros personajes y muestra un enfrentamiento con grandes cotas de talento y calidad. El trasfondo del mismo está también muy bien pensado.

Kuroko no Basket #8

El instituto Teiko era conocido por contar con el mejor equipo de baloncesto, con cinco miembros apodados «Generación de los Milagros». Pero muchos desconocían la existencia de un sexto jugador de gran importancia para el resto de los de su equipo: Tetsuya Kuroko. Él, recien mudado, decide apuntarse al equipo de baloncesto de su nueva escuela, Seirin. Junto a él, estará Taiga Kagami, un «rookie» que ha vivido en USA y cuenta con un físico impresionante. Juntos se marcan como objetivo llevar a lo más alto al equipo de baloncesto de la escuela Seirin, así como derrotar a todos y cada uno de los miembros de la vieja «Generación de los Milagros» en sus nuevos equipos.

Kuroko No Basket 8

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!