Reseña de ‘La casa’

Como ya sabrán nuestros más fieles seguidores, por norma general, cuando analizamos un cómic en esta web, su protagonista suele ser un superhéroe, alguna clase de justiciero, un terrorífico monstruo o cualquier otro personaje similar. No obstante, es lógico reconocer que también existe una gran cantidad de novelas gráficas que, aunque carezcan de un argumento de género fantástico y sus protagonistas sean personas completamente normales, logran una gran aceptación por parte del público e incluso pueden llegar a conmover a los lectores más sensibles. Un gran ejemplo de ello podemos encontrarlo en La casa, cómic escrito y dibujado por Paco Roca, cuya reseña puede leerse a continuación:

La trama de la historia resulta tan simple como atractiva, logrando una mezcla homogénea e ideal de ambas características. Un año después de que Antonio Gisbert, el afable propietario de una finca de tamaño respetable, fallezca, sus tres hijos deciden ir allí a dejarla en buenas condiciones, para así poder venderla y repartirse el dinero a partes iguales. Sin embargo, mientras se van ocupando de ello, no pueden evitar que afloren los recuerdos de los momentos allí vividos junto a su padre. Cuando todo parece estar listo para llevar a cabo la venta, los tres hijos no pueden evitar preguntarse si realmente quieren deshacerse de aquello que más los une a la memoria de Antonio.

Pese a que la ausencia del padre se deja notar desde la segunda páginas del cómic, los continuos recuerdos que afloran en las mentes de sus hijos consiguen que el lector sienta a Antonio Gisbert como alguien cercano y se haga una idea bastante clara de su personalidad, la cual conmoverá sobre todo a aquellos que se sientan identificados con un sentimiento tan humano como es el de querer pasar más tiempo junto a tus seres queridos, y compartir experiencias con ellos, mientras aún se pueda.

La ternura y sencillez que desprenden la historia han logrado otorgarle el Premio Zona Cómic de 2016, lo cual explica sobradamente que la novela gráfica ya vaya por su cuarta edición.

Evidentemente, la historieta gráfica conforma la mayor parte del grueso del volumen. No obstante, también contiene una serie de extras que conviene destacar: una foto del autor junto a su padre; un epílogo, compuesto solo por texto, a cargo de Fernando Marías; un reconocimiento del premio ganado, además de la nominación que le fue otorgada, en el Salón del Cómic de Barcelona del 2016, a la mejor obra de autor español y la biografía de Paco Roca.

Tampoco podemos olvidarnos de resaltar una página llena de elogios hacia el autor y su obra, provenientes de las siguiente fuentes: Raúl Silvestre (‘Zona Negativa‘), Javier Pérez de Albéniz (‘El descodificador‘), John Tones (‘Sabemos Digital‘), Jorge Carrión, José Luis Vidal (‘Freek! Magazine‘) y Javier Mariscal. Al final de dicha página, podemos leer un párrafo escrito por el propio Paco Roca, en el que nos aclara por qué esta sea quizás la obra más personal que jamás haya escrito, en la que homenajea la memoria de su padre. No obstante, es preferible dejar que él lo explique con sus propias palabras:

La historia nace en un momento muy importante para mí. Ese en el que me convertí en padre y me quedé sin padre casi a la vez. Cuando sucede, te replanteas muchas cosas, y me apetecía contar una historia de un personaje que no es un héroe de guerra como en ‘Los surcos del azar‘. Una persona que lo único que ha conseguido es ser padre de familia y como mucho prosperar como lo hizo mucha gente en la España de la posguerra. Una persona que viene de un origen humilde y llega a formar parte de la clase media que aspira a dejar algo a sus hijos que él no tuvo.

El volumen se cierra con una página final que recoge las portadas y las características de las otras diez obras de Paco Roca editadas por la misma editorial.

La casa‘ está publicado por Astiberri en formato cartoné y apaisado, en color, con un tamaño de 17 × 24 centímetros y un total de 136 páginas. Su precio es 16 euros.

Paco Roca, nacido en Valencia, en 1969, comenzó su andadura como dibujante con trabajos de publicidad, hasta que logró montar su propio estudio de ilustración. No tardó en lograr compaginar los proyectos que hacía para ganarse la vida con su pasión por los cómics. Como muestra de ello, la editorial Astiberri ya ha publicado hasta un total de once obras de este autor: ‘El invierno del dibujante‘ (2010) ‘El faro‘, ‘Arrugas‘, ‘Las calles de arena‘, ‘Emotional World Tour‘, ‘La metamorfósis‘, ‘El juego lúgubre‘, ‘Memorias de un hombre en pijama (todas ellas de 2011), ‘Los surcos del azar‘ (2012), ‘Andanzas de un hombre en pijama‘ (2014) y, por supuesto, ‘La casa‘ (que vio la luz en 2015). Cabe destacar que algunas de sus obras han logrado importantes galardones e incluso se han visto trasladadas al mundo del celuloide.

A lo largo de los años, el dueño llena de recuerdos su casa, testigo mudo de su vida. Y aquél es también la fiel imagen de ella. Como las parejas que han convivido siempre juntas. Así, cuando su ocupante desaparece para siempre, el contenido de la casa se paraliza por el polvo esperando que alguna vez su dueño regrese. Los tres hermanos protagonistas de esta historia volverán un año después de la muerte de su padre a la casa familiar donde crecieron. Su intención es venderla, pero con cada trasto que tiran se enfrentan a los recuerdos. Temen estar deshaciéndose del pasado, del recuerdo de su padre, pero también del suyo propio.

Ver en Whakoom

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!