Reseña de ‘Lex Luthor: El hombre de acero’

Si tuviéramos que destacar a un personaje por encima de todos los demás cuando hablamos de los mayores enemigos de Superman, seguramente sería el nombre de Lex Luthor el que la mayor parte de la gente señalaría. Si bien Brainiac, Doomsday o el General Zod han sido villanos muy importantes en la historia del kryptoniano, Luthor tiene algo especial que le ha hecho dejar una huella perdurable en el tiempo que le ha mantenido siempre en primera línea cuando se trata de ponerle las cosas difíciles al Hombre de Acero. Y es Luthor el protagonista de ‘Lex Luthor: El hombre de acero’, el tomo que llega de la mano de ECC Ediciones.

Portada del tomo recopilatorio americano de ‘Lex Luthor: El hombre de acero’

Un aspecto de Superman que se ha desarrollado en varias ocasiones es el de su distanciamiento del hombre de la calle. Kal-El es un alienígena, uno muy poderoso, pero desde el inicio de sus aventuras en cómic se le ha tratado como un ser benévolo y protector, un ángel de la guarda para la humanidad. En algunas ocasiones ha sido uno de sus compañeros en la Liga de la Justicia, Batman, quien ha actuado de contrapunto para señalar que el poder absoluto solo lleva a la corrupción absoluta y que el ser humano corriente aún tiene mucho que decir. Sin embargo, en esta ocasión el autor Brian Azzarello ha ido un poco más allá y ha querido contarnos una vez más una historia que muestra el lado más siniestro del Hombre del Mañana, pero esta vez colocando al otro lado del ring a un personaje aún más humano que Batman. Y digo “más humano” no como algo positivo, sino todo lo contrario. En oposición al bueno de Bruce Wayne, Lex Luthor no solo tiene las limitaciones del hombre corriente, sino que además posee todas las debilidades y defectos que este puede tener. Es ambicioso, egoísta, ególatra, cruel y despiadado, pero a la vez estas cualidades negativas hacen que las positivas (por pocas que sean) destaquen aún más.

Es muy molesto que tu vecino te este espiando a través de la ventana a todas horas

La historia que se nos presenta aquí no es para nada neutral, ya que en todo momento se nos están relatando los hechos desde el punto de vista de Luthor de tal forma que el lector llega a empatizar con su modo de pensar. Superman es un ser virtualmente todopoderoso llegado de algún planeta lejano que es capaz de volar, disparar rayos por los ojos, congelar sólidos con su aliento y detener un tren con sus manos desnudas. Su piel es prácticamente impenetrable y no hay fuerza en el planeta capaz de competir con él. Sí, es cierto que siempre está ahí cuando se produce una catástrofe para ayudar a la gente o cuando hay que detener a unos criminales, pero hay otros aspectos a considerar sobre este ser. ¿Ante quién responde Superman? ¿Quién le ha dado la superioridad moral para decidir cuándo debe intervenir? En pocas palabras, recurriendo a la obra más conocida de Alan Moore, ¿quién vigila al vigilante?

¿Y si esta noche nos mira desde arriba y decide que no somos capaces de labrarnos un destino propio? ¿Y si se despierta mañana creyendo que sabe lo que nos conviene, que no basta con proteger el mundo cuando puede dominarlo? La única garantía que tenemos de que no ocurrirá eso es su palabra.

Y ya no es cuestión solamente de que el alienígena campe a sus anchas por la ciudad de Metrópolis como si de un dios griego se tratara, sino que además hay que tener en cuenta cómo su intervención en la vida del hombre, aún suponiendo que esta es siempre bienintencionada, repercute negativamente en el avance de la especie. ¿Cómo va a esforzarse el hombre por mejorar cuando tenemos a un titán que resuelve los problemas por él? ¿Aprendería un niño alguna vez a manejar correctamente una bicicleta si nunca se quita las ruedas de apoyo? También hay que considerar que en estos días cualquier logro conseguido por el hombre será insignificante cuando se compare con la capacidad de Superman para surcar los cielos. Por primera vez, el ser humano no es el más dotado del planeta, ha pasado a un segundo plano, es inferior.

¿Héroe o amenaza?

Todos estos motivos, explicados por un Luthor que, a pesar de sus debilidades y sus errores, busca el bien mayor, hacen que el lector se posicione en contra de un héroe que se nos presenta en todo momento como alguien amenazador, desprovisto de todo rasgo de humanidad, de rostro pétreo y mirada ausente, un ser superior que hace su voluntad con mano de hierro. Y eso es lo más interesante de esta obra.

En cuanto al apartado gráfico, Lee Bermejo no sorprende y hace un trabajo estupendo como es habitual en él, con un estilo hiperrealista apoyado de forma excelente por la labor de uno de los coloristas con más nombre del mercado, el señor Dave Stewart, ganador del premio Eisner en varias ocasiones. Si bien es cierto que los rostros de los personajes dibujados con los lápices de Bermejo a algunos se les atragantan debido al exceso de detalle y arruga, si obviamos este hecho estamos ante un trabajo al que poco se le puede criticar, que mantiene el nivel desde la primera página a la última.

Esta edición de ‘Colección Novelas Gráficas nº 22- Lex Luthor: El hombre de acero’ publicada por ECC Ediciones se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene los cinco números de la edición americana de ‘Lex Luthor: Man of Steel’, además del número #23 de ‘Action Comics’, publicado en abril de 1940, guionizado por Jerry Siegel y dibujado por Joe Shuster. Este complemento hace las veces de extra arqueológico que nos lleva a conocer la primera aparición del personaje en un cómic de DC Comics que, pese a estar a día de hoy totalmente fuera de canon, no deja de ser algo de lo más curioso, una historia en la que veremos a un Lex Luthor (y, por supuesto, también a un Superman) muy distinto al que estamos acostumbrados a ver hoy en día. El precio de venta recomendado es de 12,99 € y se puso a la venta en febrero de 2017.

Brian Azzarello

Nacido en Cleveland (Ohio, EE.UU) en 1962, este apasionado autor del género negro se ha convertido en uno de los guionistas más populares de la industria del cómic gracias sobre todo a sus trabajos en la editorial Vertigo y sus colaboraciones con dibujantes argentinos como Eduardo Risso y Marcelo Frusin.

Su obra más destacada hasta la fecha es sin duda ‘100 balas’, escrita junto a Eduardo Risso, publicación que fuera una de las insignias principales del sello Vertigo entre los años 1999 y 2009. Además, Azzarello escribió historias como ‘Batman: Ciudad rota’, dibujada también por el argentino Eduardo Risso, ‘Batman/Deathblow: Después del Fuego’, dibujada por Lee Bermejo, Tim Bradstreet y Mick Gray, ‘Superman: For Tomorrow’, dibujado por Jim Lee y ‘Joker’ y ‘Lex Luthor: Man of Steel’ , con dibujos de Lee Bermejo.

‘Lex Luthor: El hombre de acero’

Lex Luthor: El Hombre de Acero

Publicado originalmente en los números 1 a 5 de Lex Luthor: Man of Steel, de marzo a septiembre de 2005. Lex Luthor es el empresario más exitoso de Metropolis, admirado y respetado por sus logros científicos y económicos. Solo algunos saben lo que es capaz de hacer para mantener el control de la ciudad.

El enemigo declarado de Superman, Luthor, intentará derrotar por todos los medios al alienígena más querido de la Tierra, y para eso contará con los servicios de Bruce Wayne (Batman) y con la ayuda de una poderosa Mujer de Acero.

Action Comics núm. 23 USA

Publicado originalmente en abril de 1940.  Superman y Lois Lane tratarán de detener a un científico brillante y megalómano que pretende llevar a dos países a una guerra devastadora.

Guion: Brian Azzarello y Jerry Siegel

Dibujo: Joe Shuster, Lee Bermejo y Dave Stewart

‘Lex Luthor: El hombre de acero’

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.