Análisis de ‘Statik’ (PlayStation VR)

Análisis de 'Statik' (PlayStation VR)

Despiertas en una habitación extraña. Tus manos están atrapadas en una especie de máquina con cables, luces y conectores. A tu alrededor hay cámaras, pantallas y varios paneles de cristal. De repente, una voz te dice: “¿Conseguirás soltarte de la máquina? El tiempo ha empezado a correr”.

No, no estamos ante una nueva entrega de la saga Saw, sino ante la propuesta de Tasier Studios para la realidad virtual de Sony, el juego ‘Statik’. En él, un científico tratará de medir nuestro intelecto resolviendo una serie de puzles a lo largo de 10 pruebas. Todo cuenta, hasta el más mínimo detalle que haya por la habitación, por muy simple que parezca.

Análisis de 'Statik' (PlayStation VR)

En ‘Statik’ utilizamos todos los botones y controles del Dualshock 4 para manejar la misteriosa caja en la que tenemos metidas las manos. De esta forma, al tenerlas agarrando el mando de PlayStation 4 las sentiremos en el mismo lugar que las de nuestro personaje virtual. Esto, unido a que el juego implementa muy bien los movimientos del Dualshock, hacen que la sensación sea muy realista y acertada.

Cada uno de los diez puzles nos presentará una serie de incógnitas muy rebuscadas, que irán variando según la misión. En principio no hay pistas, estamos la máquina y nosotros. Por ello, nada más comenzar empezaremos a pulsar todos los botones y direcciones, buscando dar con alguna señal. Miraremos todo el entorno de la máquina y lo que nos rodea. Aunque haya muchos botones que no hagan nada al inicio, poco a poco, según vayamos resolviendo el rompecabezas, empezaremos a ver sus posibles funciones. Una vez que hayamos conseguido desentramar la misteriosa caja por completo escucharemos un sonido similar al de un aerosol y nos desmayaremos.

Análisis de 'Statik' (PlayStation VR)

Cuando volvamos a abrir los ojos estaremos en una nueva habitación del misterioso complejo, con un científico con bata blanca y la cara distorsionada hablando de la siguiente prueba. En cuatro ocasiones, en lugar de enfrentarnos a una prueba de destreza lo haremos a una especie de test de emociones, donde tenemos que determinar si los estímulos que recibimos nos agradan o molestan.

Sinceramente, ‘Statik’ nos hace sentir como auténticos conejillos de indias. Los 10 puzles, unidos a los cuatros test, nos sumergirán en su mundo durante tres o cuatro horas de juego dependiendo de nuestra destreza. Por otro lado, también tenemos la posibilidad de repetir varias misiones con un amigo con la opción de pantalla secundaria. Gracias a ella, nosotros veremos una serie de desafíos y nuestro compañero verá en la pantalla de su móvil o PS Vita otros, teniendo que resolverlos todos para poder avanzar a la siguiente misión.

Análisis de 'Statik' (PlayStation VR)

En cuanto a los gráficos, ‘Statik’ muestra una definición y nitidez muy buena. Podríamos decir que en este aspecto se encuentra entre las mejores apuestas de PlayStation VR. El estilo estaría entre realista y cartoon, pero sin decantarse demasiado por ninguno de los dos. El sonido también es bueno, aunque salvo en las pruebas de test o en ciertos momentos determinados, su protagonismo tampoco es que sea muy relevante, aunque logra su cometido: crear un buen efecto de inmersión.

Ahora bien, ‘Statik’ tiene dos grandes problemas. El primero es que está completamente en inglés, tanto textos como voces, y es muy dependiente del idioma, hasta el punto de que hay pruebas que son acertijos en el idioma de Shakespeare. A este punto se le une que salvo en casos concretos no podremos avanzar de misión sin haber completado la anterior, por lo que si no dominamos el inglés, estamos perdidos. Todo un desacierto no incluir al menos subtítulos en un juego tan dependiente del idioma.

Análisis de 'Statik' (PlayStation VR)

El segundo punto negativo es que una vez acabado el juego, no es nada rejugable. No estamos ante un videojuego de puzles extenso o con variaciones, sino ante diez pruebas (todo hay que decirlo, muy muy buenas), que al completarlas ya no nos brindará ningún aliciente. Sus desarrolladores han dejado claro en Twitter que por el momento no contemplan ampliar el juego.

La experiencia de ‘Statik’ es muy recomendable. Una de las mejores apuestas para la realidad virtual, pero su dependencia del idioma y su escasa rejugabilidad hacen que no podamos decir que es un juego redondo.

Reseña
Gráficos
Jugabilidad
Diversión
Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.