La chica de la semana: Sally Avril

Actualmente, el tomo mensual de la colección regular de Spiderman se halla inmerso en la saga ‘Los muertos viven: La conspiración del clon‘, en la que los villanos y los viejos conocidos del trepamuros, que había muerto, han regresado a la vida, gracias a un nuevo plan del Chacal, como no podía ser de otra forma.

Sin embargo, existen algunos personajes que, al menos por el momento, no han sido traídos de vuelta al mundo los vivos. El caso más conocido por los fans es el de Ben Parker, tío del lanzarredes. No obstante, también cabe destacar el fallecimiento de otra secundaria de las aventuras de Spiderman, que tampoco ha sido devuelta a la vida: Sally Avril.

Pero, ¿quién es, en realidad, Sally Avril? Esta gimnasta escolar, de pelo moreno, ojos marrones, 1,57  metros de altura y 50 kilos de peso, debutó en el cómic ‘Amazing fantasy‘ nº 15 (1962), obra de Stan Lee y Steve Ditko, en la cuarta viñeta de la segunda página (la quinta del tebeo completo), en la que daba calabazas a Peter Parker, como puedes comprobar a la derecha de este párrafo. No obstante, después de aquello, guionista y dibujante se olvidaron por completo de ella.

Pero, en 1997, vio la luz la colección ‘Untlold tales of Spider-Man‘, obra de Kurt Busiek y Patt Oliffe, en la que se narraban hechos nunca contados antes, que servían para rellenar huecos existentes en las aventuras originales, en las que Flash Thompson y Liz Allan eran los únicos personajes del cuerpo estudiantil del Midwton High School que destacaban entre un montón de caras sin nombre.

Para subsanar ese error, la nueva colección dio a conocer a dos estudiantes más que nunca habían sido mostrados: Tiny McKeever, un fortachón de buen corazón, y Jason Ionello, un bromista con poca gracia. Ya que Stan Lee y Steve Ditko habían dejado constancia de la existencia de una estudiantes llamada Sally Avril, se consideró oportuno que fuera el quinto miembro del grupo de los alumnos populares.

Jason Ionello, que quería llegar a ser más aclamado que Flash Thompson, pensó que descubrir la identidad secreta de Spiderman serviría a tal propósito, de modo que decidió pedir a Sally Avril que le ayudase a descubrir quién se escondía bajo la máscara del héroe, lo que los llevó a presenciar un enfrentamiento entre el lanzarredes y Electro. Un fogonazo del flash de la cámara de la chica sacó a Spiderman del trance en el que el villano, ayudado por el profesor Winkler, lo había sumido. Gracias a ello y a una oportuna reacción heroica de Sally, que logró golpear a Electro por la espalda, el rival del arácnido fue reducido.

Mientras que Jason abandonaba todo intento de descubrir la identidad secreta del trepamuros, Sally decidió que ella también quería convertirse en una heroína. Logró engañar a su amigo y a su padre para que le ayudasen a convertirse en Ave Azul, armada con un cable retráctil y cápsulas rellenas de éter. También intentó chantajear a Peter Parker para que sacara fotos de ella en acción, pero el muchacho se negó.

Como Ave Azul, Sally trató de convertirse en ayudante de Spiderman. El héroe pensó que, si la joven recibía algunos daños mientras trabajaba junto a él, acabaría por desistir de su empeño, que fue exactamente lo que sucedió. Sin embargo, si no podía ser la compañera de aventuras del hombre araña, al menos se conformaría con sacar fotos de su héroe en acción, tal y como hacía Peter Parker.

Por desgracia, mientras Spiderman combatía contra el Caballero Negro, Sally encontró la muerte. Había convencido a Jason Ionello para que le llevase en coche a fotografiar la batalla, pero el chico se saltó un semáforo en rojo y el vehículo en el que iban fue arrollado por un autobús. Si bien el joven logró salir con vida del accidente, su compañera no tuvo la misma suerte. Así, en el número 13 de ‘Untold tales of Spider-Man‘ (1998), habiendo aparecido en tan solo catorce cómics, Sally Avril se despidió para siempre de los lectores de Marvel.

La muerte de la joven fue un jarro de agua fría para los estudiantes del Midtown High School. Jason Ionello, que se sentía responsable de lo sucedido, decidió enfrentarse a ello trasladando su sentimiento de culpa a la figura de Spiderman. Por ello, decidió disfrazarse como el héroe y cometer actos delictivos que convencieran a la gente de que el lanzarredes era una amenaza (como si los titulares del Daily Bugle no hubieran hecho ya bastante por la causa). Finalmente, Flash Thompson desenmascaró a Jason y lo convenció para que buscara ayuda terapúetica.

Pese a su corta trayectoria, Sally Avril se las ha apañado para aparecer en más de una serie animada del trepamuros, siendo ‘The spectacular Spider-Man‘ (2008 – 2009) la más recordada por el público. Además, también dio el salto a la gran pantalla con la película ‘The amazing Spider-Man‘ (2012), encarnada por la actriz Kelsey Chow.

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.