Reseña de ‘Batman: La noche de los Hombres Monstruo’

Los Hombres Monstruo de ECC

Poco ha tardado DC en lanzar el primer encuentro entre colecciones de la Batfamilia. Apenas Renacimiento ha dado sus primeros pasos, y con las colecciones en construcción la editorial se lanza con este cruce entre las cabeceras relacionadas con el Caballero Oscuro. ‘La noche de los hombres monstruo’ reúne en sus páginas las colecciones Batman, Detective Comics y Nightwing. Vamos a ver que ha dado de sí el enfrentamiento de Batman y sus pupilos contra la amenaza de los seres de pesadilla que dan nombre a la saga.

Lo cierto es que la ida que sustenta el cruce viene de muy lejos en el tiempo, de aquellos días en los que Batman daba sus primeros pasos como personaje. El primer encontronazo de Batman con los hombres monstruo se remonta a 1940, en el número 1 de Batman. La historia, escrita por Bill Finger, contaba como el diabólico Hugo Strange (que había nacido poco antes en las páginas de Detective Comics) escapaba de prisión, y gracias a una fórmula de su creación amenazaba Gotham con un grupo de gigantes mutados. El enfrentamiento se convirtió desde su salida a los quioscos en una de esas aventuras imprescindibles en la historia del Cruzado de la capa, y no son pocos los autores que han vuelto al concepto en la leyenda de Batman.

En el siguiente encuentro entre Batman y Strange, este último moría, aparentemente, tras caer por un acantilado. Pero esto de la muerte en los cómics es algo muy poco definitivo, y no puede extrañarnos que este peligroso genio científico regresara de la tumba. Pasaron más de dos décadas hasta que alguien se acordó del potencial de Strange como némesis del Caballero Oscuro. A finales de los 70, Steve Englenhart y Marshall Rogers rescataron a Hugo Strange del olvido. La brillante etapa de estos dos autores dejó para el recuerdo momentos legendarios de la historia de DC, pero, entre otras cosas, se marcaron una especie de remake de la aventura original, reescribiendo, eso sí, las motivaciones del científico loco.

Hugo Strange, en esta nueva encarnación, se presentaba como un maníaco obsesionado con Batman, hasta el punto de que, víctima de su perturbado y gigantesco ego, había decidido que él mismo era el mejor Hombre Murciélago posible. Los hombres monstruo tenían una aparición anecdótica, pero también ponían en apuros a Batman en el consabido intercambio de puñetazos.

A grandes problemas, grandes soluciones

Así se establecía el canon que ha marcado la imagen de Strange a lo largo de los años. A pesar de que el personaje volvía a morir, esta vez de manera bastante notable, no sería la última vez que veríamos al buen doctor. A principios de los años 90, en la recordada colección ‘Legends of the Dark Knight’, Doug Moench y Paul Gulacy retomaban las manipulaciones siniestras de Strange, dando otra vuelta de tuerca al concepto manejado por Englehart y Rogers. Las vueltas que ha dado este villano ha trascendido la viñeta, y hemos visto sus empeños en liquidar a Batman en videojuegos (Arkham City), e incluso aparece en la serie de televisión Gotham. Esto demuestra el carisma y las posibilidades de un personaje que forma parte de la leyenda.

El asunto es…¿Está el regreso de Strange y sus hombres monstruo a la altura de sus ilustres predecesores? Me temo que la respuesta es simple y directa. Casi, pero no.

El estallido monstruoso se cuece desde hace meses en la colección de Batman. En las páginas de la cabecera fuimos testigos de extraños suicidios que eran precedidos por un críptico mensaje de las víctimas: se acercan los hombres monstruo. Strange, por su parte, también conseguía protagonismo como parte de la desgracia de los superhéroes Gotham y Gotham Girl, al desencadenar sobre ellos el perverso poder del Psicopirata. Por otro lado, que no pille por sorpresa el diverso equipo con el que cuenta Batman como ayuda contra las criaturas que atacan la ciudad. El origen del equipo se ha leído en Detective Comics, y os lo contamos en La Casa de El, claro.

‘La noches de los Hombres Monstruo‘ comienza con la ciudad de Gotham amenazada por un tifón de proporciones casi bíblicas. Los miembros del equipo dirigido por Batwoman se encargan de la evacuación de los habitantes de la ciudad a lugares donde pasar la tormenta. Las cosas se complican cuando de la nada aparece un ser monstruoso descontrolado destrozando las calles. Por si no fuese poco la climatología letal, la Batfamilia ha de hacer frente a la conspiración dirigida en la sombra por un loco obsesionado con Batman, dispuesto a que la ciudad arda con tal de reclamar el manto del murciélago.

La premisa es interesante, desde luego. El problema es que la evolución de la trama y las soluciones finales no son especialmente brillantes, y más si se tiene en cuenta cómo están funcionando las colecciones implicadas por separado. Los seguidores de DC encontramos en Renacimiento el refugio soñado tras años de palos de ciego y golpes de efecto en la editorial. Me resulta irritante que, con las cabeceras todavía tomando forma, se lancen con tanta alegría a los pecados de antaño, con resultados tan poco vistosos. En otras circunstancias, ‘La noche de los Hombres Monstruo’ podría haberme entretenido mucho más, pero tanto el Batman de Tom King como Detective Comics están muy por encima del invento.

Batman y sus cacharros

Otro punto en contra es la falta de sorpresa en la enésima destrucción masiva en Gotham. Durante los nuevos 52 perdí la cuenta de la cantidad de veces que el villano de turno reduce a escombros una parte de la ciudad. No hacía falta la reincidencia en un concepto gastado por el exceso.

En el aspecto visual, tenemos baile de dibujantes, con resultados un tanto incoherentes en intenciones y técnicas. Sí que es cierto que el diseño de los monstruos es bastante potente, pero las diferencias de estilo de Riley Rossmo, Rogê Antônio y Andy MacDonald no pueden ser más evidentes. Descolocan los cambios en lo visual, aunque lo cierto es que el tono de la serie si se mantiene constante.

Aunque Tom King figura en los créditos, el gran artífice y director de orquesta de la aventura es Steve Orlando. Hay que reconocer su valentía; renuncia al remake y se lanza a una reescritura del clásico con la vista puesta en el género Kaiju. Difícil mezcla, que deja buenos momentos, pero sensación de oportunidad perdida. Quizá el tropiezo más evidente de la historia es el villano, el propio doctor Strange, carente del carisma de encarnaciones anteriores. Parece secundario en  una historia en la que debería haber brillado con luz propia. Vacío, falto de contenido real, y repitiendo esquemas de sobra conocidos. Muy lejos de las estupendas revisiones que dejaron para el recuerdo Moench o Englehart. Se queda en trasunto soso de aquel personaje legendario, me temo.

Es interesante ver la evolución de recién llegados como Gotham Girl, todavía al borde del colapso tras el primer arco del Batman de Tom King. El recuperado Nightwing también tiene peso en la historia. Batman Por su parte, se encuentra en plena caída emocional, tras la pérdida de Red Robin en las páginas de Detective Comics. El miedo atenaza sus decisiones respecto al resto de su equipo, pero es una idea tan insistente y manejada con tan poco tino que resulta cansina, evidente y previsible. No hay matices en el dolor de Batman, convertido en una especie de tarado emocional (que ya sabemos que es) sin mucho más aporte. Orlando está tan empeñado en señalar hacia ese lado que al final acaba por resultar molesto. De nuevo, un camino que ha sido recorrido por otros guionistas con bastante más acierto.

DC da un paso atrás con esta operación. No funciona como revitalización del concepto, y al final se reduce al enfrentamiento con bichos muy grandes. Eso está bien a ratos, pero aporta poco a la línea que, se supone, sustenta el espíritu de DC en estos tiempos.

‘Batman: La noche de los Hombres monstruos’ se publica como volumen unitario que aglutina todos los números de las colecciones implicadas. Batman núms. 7-8 USA, Nightwing núms. 5-6 USA, Detective Comics núms. 941-942 USA es el contenido que aporta el recopilatorio. Encuadernado en rústica, 144 páginas a todo color os esperan en el interior, al precio de 13, 50 euros.

¡Ya están aquí! En Gotham varias personas han coincidido en pronunciar una extraña frase antes de morir: “Se acercan los Hombres Monstruo”. Ahora esas temibles criaturas han llegado y Batman parece incapaz de vencerlas, pese a contar con aliados como Batwoman o Clayface. Pero… ¿quién está tras la colosal ofensiva?

Tom King (Grayson) y Riley Rossmo (Constantine: Hellblazer) se unen a muchos otros guionistas y dibujantes para relatar este épico enfrentamiento, publicado originalmente en las series americanas de Batman, Nightwing y Detective Comics. Batman: La noche de los Hombres Monstruo es el primer cruce entre títulos que edita DC tras Renacimiento, y ECC lo recopila íntegramente en este volumen.

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

1 Comentario

  1. No puedo estar más de acuerdo. La historia me pareció un auténtico coñazo y más tras venir de Batman y Detective Cómics que me están gustando mucho (sobre todo la segunda).

    Además, no me gustaba la sensación de que tras toda la preparación del equipo en Detective Comics, aquí pareciese que cada uno iba por su cuenta y que no hacía caso a nadie. Especialmente Nightwing al que parece que se la sopla todo. Los demás, salvo Clayface, Huérfana y Spoiler se pasan todos los números protestando y llevando la contraria. Curiosamente es Clayface quien mejor colabora y trabaja para el equipo.

    Creo que echaré un ojo a las obras de las que hablas en la reseña. Gracias por el análisis!

¡No te vayas sin comentar!