Reseña de ‘Sangre en el suelo’

sangre en el suelo

Es posible que los amantes del género noir creamos estar acostumbrados a todo. Que pensemos que a día de hoy no queda nada por inventar y que lo que vemos no es más que un conjunto de refritos que consumimos por nostalgia. Estábamos equivocados. Además, la historia que demuestra lo errados que estamos tiene sello español. ¿Su nombre? ‘Sangre en el suelo’.

Pensaréis que por el título se trata de otra historia clónica de un mafioso asesinado a tiros. Os equivocáis. Este cómic editado por The Rocketman Project es un collage formado por ocho historias relacionadas entre sí. La historia nos presenta a Jack Sherman, un aspirante a
gángster que aparece muerto en un callejón con una puñalada en el costado. El inspector Collins es el encargado del caso. Un detective venido a menos que necesita resultados para redimirse. En su carpeta cuenta con seis sospechosos del crimen, y todos tienen motivos de sobra para querer ver muerto a Jack.

En el cómic han trabajado Fernando Llor a cargo del guión y un total de seis dibujantes distintos. Aunque aparentemente pueda parecer que con tantos dibujantes el estilo de dibujo pueda parecer algo dispar, hay que destacar que el mismo se mantiene bastante homogéneo durante toda la lectura. Los trazos y rasgos de los personajes se mantienen muy marcados durante los ocho capítulos con los que cuenta ‘Sangre en el suelo’. El estilo cambia drásticamente del capítulo uno, donde se ve la escena del crimen, a los diferentes capítulos. El primero muestra un estilo más clásico, más añejo, más formal. Los demás se van tornando en dibujos más actuales y gestos marcados en los personajes. Punto destacable que ha conseguido que cada capítulo sea distinto del anterior, como todos los sospechosos son distintos entre sí pese a contar con un rasgo común: Su odio contra Jack.

Como os podréis imaginar, cada sospechoso cuenta con un capítulo propio en el cómic donde conocemos su historia y por qué tiene deseos de matar a la víctima. Las personalidades de los sospechosos son distintas, y aunque en ningún momento se nos presenta a alguien de quien podamos sospecha claramente, rápido nos podemos percatar de que todos tienen los sentimientos más bajos del ser humano: Envidia, rencor, odio… Sentimientos que al mezclarse tornan en un cóctel explosivo que culmina con un hombre sangrando en el suelo y perdiendo la vida.

El ritmo de la historia se mantiene constante, y no decae en ningún momento gracias a las personalidades marcadas de los sospechosos y, ¿por qué no?, del propio Jack. Hay que destacar la labor del guión, pues aunque se trata de un cruel asesinato en ningún momento sentimos lástima por la víctima, en buena medida porque dicha víctima es una rata que vendería a quien hiciese falta para salvar su propio pellejo.

Como buena obra noir, el cómic cuenta con giros de guión que alzan el vuelo de la trama para hacerla llegar hasta el clímax y resolviendo así el crimen de la manera que menos nos podemos imaginar. Como debe ser. Además, es importante no perder la pista en ningún momento de la lectura, pues los pequeños detalles son cruciales para comprender quién es el auténtico asesino.

El cómic viene enmarcado en una edición bellísima de gran calidad que protege sus 108 páginas en blanco y negro sin rugosidades y con un papel exquisito que hace que los dibujos destaquen más. Se nota que la obra ha sido creada con mucho mimo y respeto por los lectores y amantes del género. Además, el cómic viene con un cuaderno y un marcapáginas que en el reverso nos propone que marquemos cuál pensamos que es el asesino y que compartamos nuestra apuesta en las redes sociales. Buena forma para realizar un baremo antes de leer el capítulo final y desvelar un misterio que en ningún momento de la lectura está claro.

En conclusión: ‘Sangre en el suelo’ es una lectura obligada para todos los amantes del género noir. Tiene todos los ingredientes para gustar y, además, se hace muy corta gracias a su ritmo constante en la trama.

Sinopsis de ‘Sangre en el suelo’

Marzo de 1937, San Francisco. El Inspector Collins examina la escena del crimen: la víctima es Jack Shermann, un tipejo acostumbrado a los bajos fondos y con tantas cuentas pendientes que será difícil averiguar quién ha decidido matarle.

Las pistas que encuentra el inspector forman un rompecabezas que conduce a seis sospechosos, seis personas que tendrían motivos suficientes para mandar a Jack al otro barrio. ¿Quién es el culpable? ¿Son todos inocentes? ¡Que empiece el juego!

Sangre en el suelo

¡No te vayas sin comentar!