Reseña de ‘Involución’

La humanidad ha alcanzado las más altas cotas de salvajismo, autodestrucción y acomodamiento. La situación se vuelve insostenible y los dirigentes de las principales potencias tratan de hallar una solución a tanta guerra y destrucción sin sentido.

Hasta aquí no estamos contando nada que se aleje demasiado de la realidad. Pues bien, esta es la premisa de la que parte ‘Involución’, la obra que analizamos hoy.

Como decíamos la humanidad está al borde del colapso. Las guerras asolan el planeta y mientras la gente muere de la manera más atroz y absurda posible, en los países “civilizados” sus complacientes habitantes pasan los días sin más motivación que sacar a sus familias adelante, sumergidos en una corriente de consumismo salvaje y alienantes divertimentos.

Ante tal desolador panorama, las cabezas pensantes de los principales Estados llegan a la conclusión de que la religión es, en la mayoría de casos, el origen de todas las guerras y conflictos.

La solución pues parece simple. Anular biológicamente la zona del cerebro que procesa las creencias religiosas del individuo. De esta manera “muerto el perro se acabó la rabia”.

Pero siguiendo con el refranero popular, “es peor el remedio que la enfermedad”. El agente químico que debía solucionar todos los problemas de la humanidad provoca que todas las formas de vida involucionen hasta un estado primitivo.

En un mundo hostil o matas o mueres

Raja, la protagonista de la historia, tratará por todos los medios de revertir la situación en la que ha quedado la humanidad. No será fácil, pues no todo el mundo estará interesado en regresar a su situación anterior. Y si a eso le añadimos grotescos animales prehistóricos que no dudarán en convertirte en su almuerzo a la mínima que puedan, comprenderéis que no va a ser tarea sencilla.

Rick Remender es un guionista solvente, que si olvidamos algún que otro desliz (léase: ‘Avengers & X-Men: AXIS’) y nos centramos sobre todo en su producción para el mercado independiente, es garantía de éxito.

Esta obra no es una excepción a esto. El prolífico escritor nos narra una entretenida historia de fin del mundo y apocalipsis zombies sin zombies. Es cierto que quizás no alcance las cotas de originalidad de sus últimas obras, pero no es fácil hacer algo innovador y sorprendente en el recurrente campo de las historias apocalípticas.

Una de las cosas más importantes que aporta la obra es el diagnostico inicial que el autor hace de un planeta que bien podría ser el nuestro en estos momentos. Reflexiones y dilemas morales que hacen pensar al lector.

Desde una óptica no estadounidense como la nuestra, se agradece el uso que hace del asunto religioso. No lo usa como un hilo argumental a modo de causante y solución última de todos los problemas, con epifanía final del protagonista que había caído en la tentación de alejarse del camino. En este caso es una mera excusa desde la cual se precipitan los acontecimientos. Si bien es cierto también que desaprovecha una oportunidad de ahondar más en el asunto a lo largo del cómic y buscar alguna conclusión al respecto.

El virus transforma a la gente de manera inesperada

El autor realiza una excelente caracterización de los personajes. Estos no son buenos o malos, si no que se dejan llevar según las circunstancias y se nos muestran en constante evolución durante todo el relato.

Ahondando en este asunto y más concretamente en la caracterización de Gil, el villano o uno de los villanos de la historia, pienso que no era necesario el marcado carácter político que le imprime el guionista situándolo en el pensamiento neonazi y mostrando frecuentemente banderas de la Alemania nazi y “confederadas” ( la “Navy Jack” para ser correctos).

No es necesario que alguien tenga esas afiliaciones tan extremistas para, en una situación como la del cómic, comportarse acorde a unos fines totalmente egoístas y egocéntricos. Por otro lado tampoco aporta nada a la historia más que el impacto visual y recurrente de ver una esvástica.

Alejado de los corsés de las grandes editoriales como Marvel o DC, Remender puede dar rienda suelta a los diálogos, que resultan espontáneos, crudos y en ocasiones bastante soeces.

En el apartado gráfico tenemos a Jonathan Wayshak. Un artista relativamente poco conocido en el ámbito “mainstream”. Su estilo agresivo, extremista y en ocasiones crudamente explicito le va perfecto a este cómic. Todo ello acompañado de un color adecuado a la historia, obra de Jordan Boyd.

Gracias a su diseño “cartoon” adulto los personajes están muy bien caracterizados y fácilmente reconocibles.

Espectacular huida a caballo

Las escenas de acción están perfectamente planteadas y solucionadas. La ambientación es perfecta y los paisajes postapocalípticos son sobrecogedores. Los órganos y la sangre corren a raudales amenazando con salpicarte en la cara.

Por contra, quizás su estilo no se adapta del todo bien al cambio de ambientación de los últimos capítulos.

El tomo incluye algunos bocetos de páginas y diseños de personajes, las magníficas portadas de Jae Lee y los guiones originales del primer número.

Estamos ante una obra sencilla y efectiva sin fisuras importantes. La pena es que cuenta con un inicio muy prometedor que va perdiendo fuelle en cuanto a lo que podría haber sido, con un final apresurado y no redondo del todo. Es cierto que se sitúa en un genero donde es difícil reinventar algo, pero aún con ese importante “handicap” Remender nos mantiene enganchados con ganas de seguir leyendo y aporta alguna que otra sorpresa que hacen de esté cómic un medio ideal para pasar un buen rato.

Y al final… ¿No se trata de eso?

‘Involución’ publicado por Norma Editorial en formato cartoné contiene 168 páginas a color e incluye la serie limitada de cinco números ‘Devolution’. El precio de venta recomendado es de 19,50 € y se puso a la venta en abril de 2017.

Rick Remender

Rick Remender es un artista y guionista nacido el 6 de febrero de 1973.

En los inicios de su carrera Remender trabajó en el mundo de la animación en películas como ‘El gigante de hierro’, ‘Anastasia’ o ‘Las aventuras de Rocky y Bullwinkle’.

Entre el año 2000 y 2003 dio clases de cómic, animación y “storyboards” en la Academy of Art University, mientras entintaba ‘Los Vengadores’ y dibujaba algunos números de ‘The Teenage Mutant Ninja Turtles’.

En 2004 fue cuando alcanzó más notoriedad con series como ‘Fear Agent’ o ‘Night Mary’ en Image e IDW respectivamente. Esos trabajos sin duda le abrieron las puertas de Marvel donde desde 2008 se convertiría en uno de los guionistas más prolíficos del panorama de la historieta.

Entre sus trabajos más recordados para La Casa de las Ideas destacan series como ‘Uncanny X-Force’, ‘Punisher War Journal’, ‘Secret Avengers’, ‘Uncanny Avengers’, ‘Captain America’ o eventos como ‘Avengers & X-Men: AXIS’.

Actualmente se ha centrado con gran éxito, en la creación de series independientes como ‘Ciencia Oscura’, ‘Clase Letal’ o ‘Low’ (podéis leer la reseña de todas ellas pinchando en los enlaces).

‘Involución’

Guion: Rick Remender

Dibujo: Jonathan Wayshak

Color: Jordan Boyd

Portadas: Jae Lee

Edición original: ‘Devolution’

Un virus creado por el hombre ha provocado la involución de hombres, flora y fauna en toda la Tierra, convirtiéndola en un páramo salvaje donde el instinto de supervivencia es rey. Raja, una joven inmunizada, es de las pocas personas que conservan su condición de sapiens y tiene información sobre el paradero de una posible cura. En su camino hacia la salvación de la civilización aparecerá un pequeño grupo de otros sapiens inmunizados, pero que no hayan involucionado no quiere decir que no hayan perdico su humanidad.

Rick Remender (Ciencia Oscura, Tokyo Ghost), acompañado de Jonathan Wayshak, sube el nivel de violencia en su historia más gamberra hasta la fecha, pero sin dejar de lado su estilo característico y sus dilemas morales.

‘Involución’

¡No te vayas sin comentar!