Reseña de ‘Monet. Nómada de la luz’

Antes de entrar en materia y analizar la obra que hoy nos ocupa: ‘Monet. Nómada de la luz’ me gustaría sincerarme con vosotros los lectores de la LCDE.

Cuando me propuse leer este cómic y por consiguiente hacer la reseña correspondiente no sabía donde me estaba metiendo. Lo cierto es que a día de hoy aún no se porqué se me ocurrió tal disparate. Supongo que fue una mezcla de inconsciencia y ganas de probar cosas nuevas lo que llevó a un lector de superhéroes como yo a leerse un cómic tan alejado de mi menú habitual.

Monet sometiéndose a una delicada intervención

Después de acabar el cómic, que por cierto devoré rápidamente, quedé encantado y asustado a partes iguales. ¿Qué iba a ser capaz de decir yo de esta obra si no se nada de arte? o ¿Quién me mandaría a mí meterme en estos berenjenales? eran preguntas que bailaban por mi cabeza.

Pues bien, ahora que estoy sentado delante del ordenador, tengo más claro que nunca que soy la persona idónea para hacer esta reseña. ¿Por qué? preguntareis, pues porque no tengo ni idea de arte, por lo que puedo explicar a “otros como yo” lo que he sentido leyendo este cómic y porqué debéis ir corriendo a haceros con un ejemplar.

Para empezar todos tranquilos. No os asustéis. No cerréis la pagina antes de leer toda la reseña. De seguir leyendo a Spider-Man o Batman siempre habrá tiempo.

‘Monet. Nomada de la luz’ no es un libro de arte. No es un tratado de pintura. Es una historia sobre la vida. Sobre relaciones personales. Sobre obsesiones y frustraciones y sobre cómo vivimos la vida en función a ellas.

Salva Rubio y Ricard Fernández nos narran la vida de Claude Monet desde los recuerdos que el pintor francés rememora mientras se está recuperando de una operación de cataratas.

De vuelta a casa después de la operación

El viaje por la vida del genial pintor empieza con un pequeño Monet frustrado como estudiante y como ayudante en la tienda de su padre, cuyo único refugio es el dibujo y la pintura. Gracias a su buena mano para el dibujo conoce al pintor Boudin. Este artista se convertiría en su maestro y será fundamental para que Monet de el paso de ingresar en una academia en París pese a la oposición de su padre.

Pero aún estando rodeado de artistas como Renoir o Manet y bajo la tutela de prestigiosos profesores, Claude Monet siempre se muestra reacio a seguir los dictados de profesionales y público. Él tiene otra idea de lo que un pintor debe mostrar, una idea que revolucionaría la pintura.

Para Monet lo más importante no es mostrar los objetos tal como son. Lo más importante es mostrar la luz que se refleja en ellos. En la luz está la verdad, es la luz lo que nos hace ver las cosas como las vemos y sentir lo que sentimos al verlas.

Huelga decir que esa estrafalaria visión de la pintura chocará frontalmente con la manera de trabajar de sus coetáneos. A raíz de esa epifanía toda la vida de Monet estará volcada en demostrar su verdad a los demás y en triunfar en el mundo de la pintura con esa idea y sin concesiones.

Pero cuando sus ideales se tornan obsesión su vida personal se verá afectada. Y desde ese momento el arte y la pintura es un mero vehículo que el autor utiliza para hablarnos de las miserias humanas.

Finalmente le harán ver que no hace falta seguir luchando contra molinos de viento porque ya ha ganado. El problema es que cuando se de cuenta de eso, ya serán muchas las relaciones personales rotas y los sentimientos destrozados por el camino.

El joven Monet dando un rodeo antes de ir a la escuela

Visualmente el cómic es bellísimo. Las artísticas ilustraciones pictóricas de Ricard Fernández realizadas al gouache son maravillosas. Gracias a un ingenioso juego de espejos podemos ver a Monet dentro de sus propias obras.

La mayoría de las localizaciones están dibujadas según cuadros de Monet. Efa realiza un trabajo extraordinario para convertir cada viñeta en una pequeña obra de arte.

En las últimas páginas del tomo se adjunta una relación de los cuadros de Monet y de otros artistas presentes en la obra. Comprobaremos el nivel de detalle que ha tenido en cuenta Ricard y el trabajo ingente que hay detrás de cada página.

Para finalizar, no me cansaré de repetir que esta es una obra ideal para aficionados a la pintura e imprescindible para aquellos que no lo son tanto. Gracias a la hercúlea tarea de documentación de Salva y Ricard podremos adentrarnos en el mundo del arte y en la vida de un pintor universal de manera amena y entretenida.

‘Monet. Nómada de la luz’ publicado por Norma Editorial en formato cartoné, contiene 112 páginas a color e incluye ‘Monet, Nomade de la Lumière’. El precio de venta recomendado es de 22,00 € y se puso a la venta en marzo de 2017.

Salva Rubio

Salvador Rubio Gómez es un escritor y guionista nacido en Madrid en 1978. Master en Guion de Cine y Televisión por la Universidad Carlos III de Madrid y Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid.

En su faceta de guionista ha sido finalista del prestigioso premio SGAE Julio Alejandro y premiado por el cortometraje de animación ‘Checkout’, con el que incluso fue preseleccionado para los Premios Goya 2010.

No solo es un prolífico guionista de cortometrajes si no que ha trabajado también en largometrajes como ‘Deep’.

Como novelista ha publicado ‘Zíngara: buscando a Jim Morrison’ y la adaptación novelada de la serie de televisión ‘El Príncipe’.

En el mundo del cómic ha publicado ‘Robinson Cruasán’ y ‘Vinland: la saga de Freydís Eiriksdóttir’ además de ‘Monet. Nómada de la luz’.

Ricard Fernández, Efa

Ricard Fernández es un dibujante e ilustrador catalán.

Fundador en sus inicios del fanzine ‘Realitat Virtual’. Más tarde comenzaría a trabajar en un estudio de dibujos animados mientras intentaba labrarse un futuro como dibujante.

Finalmente consigue publicar su primera serie: ‘Les Icariades’ y más adelante ‘Rodríguez’.

Ya convertido en Efa dibuja ‘L’ me du Vin’ y da comienzo su colaboración con Virginie Ollagnier y Olivier Jouvray en la serie ‘Kia Ora’.

Puso su arte también en ‘El soldado’ junto a Olivier Jouvray, en Le Lombard.

‘Monet. Nómada de la luz’

Guion: Salva Rubio

Dibujo: Ricardo Efa

Edición original: ‘Monet, Nomade de la Lumière’

Del Salón de los Rechazados al movimiento de los impresionistas, de joven artista sin dinero a gran burgués, de esposo a amante, la vida de Claude Monet fue de lo más variopinta. Sin embargo, se mantendría fiel a una cosa: liderar un movimiento que cambió la visión de la pintura en el siglo XIX. Un inconformista que jamás renunció a su misión: inundar de una luz absoluta su obra y cambiar así el curso de la historia.

Salva Rubio (‘Zíngara: buscando a Jim Morrison’) y Ricard Efa (‘El soldado’) vierten su pasión por la pintura en una impresionante novela gráfica sobre Monet. El artista que consagraría su vida a la búsqueda de la luz y que lideraría un movimiento que cambiaría la visión de la pintura para siempre.

‘Monet. Nómada de la luz’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.