Reseña de ‘Road Rage’, publicado por Panini Comics

Existen figuras, conceptos o seres que por alguna razón que se escapa a la lógica son capaces de llegar a esa parte del cerebro que gestiona el miedo y hacen trizas sus barreras. Una araña, un payaso, un ataúd, una joven pálida en camisón con el pelo mojado o un viejo camión cisterna Peterbilt lleno de óxido cuyo conductor permanece en la sombra. Este último es el villano que primero Richard Matheson y luego Stephen King junto a Joe Hill escogieron como centro de una de sus historias. Y gracias a Panini Comics, disponemos en nuestras librerías de un tomo titulado ‘Road Rage’ en el que podemos encontrar las adaptaciones al cómic de ambas.

Pocas cosas hay que den más miedo que el claxon de un Peterbilt enfurecido

Por una parte, en ‘Road Rage’ nos encontramos con la adaptación al cómic del relato de Richard Matheson titulado originalmente ‘Duel’. Aquí se nos presenta una idea muy sencilla y a la vez tremendamente poderosa: sin ningún motivo aparente, David Mann, un hombre corriente de clase media que viaja en su utilitario solo por las carreteras desérticas del sur de Estados Unidos, es perseguido por un camión que trata de acabar con su vida echándole de la carretera. Aunque a lo largo de la trama Mann intenta calmar la situación y apelar al civismo del conductor, desde el punto de vista del lector la existencia de este conductor, al que nunca llegamos a ver con claridad, es totalmente irrelevante, ya que es la figura del camión la que se lleva toda nuestra atención. La cordura de Mann va perdiéndose poco a poco hasta llegar a un final climático en el que se tendrá que enfrentar en un escenario imposible a este monstruo motorizado.

El Peterbilt, un auténtico diablo sobre ruedas

Probablemente a muchos ya os suene esta historia a pesar de no haber leído la obra de Matheson, y es que en 1971 un joven e inexperto Steven Spielberg inauguraba su faceta como director de suspense con un telefilme titulado en nuestro país ‘El diablo sobre ruedas’ que adaptaba esta novela corta con un presupuesto de menos de medio millón de dolares. La versión inicial emitida en televisión constaba tan solo de 74 minutos de duración, pero gracias a su éxito los productores de Universal animaron a Spielberg a rodar escenas adicionales para que la película alcanzara los típicos 90 minutos para ser estrenada en salas de cine y circular por algunos festivales de cine europeos. Los grandes aciertos del director a la hora de plasmar la historia en el celuloide han sido aprovechados para la realización de este cómic, que desborda paranoia, crispación y terror por todos los costados.

Parecen sacados de ‘Sons of Anarchy’, ¿verdad?

Por otra parte, en este tomo encontraremos también una historia sacada de las cabezas de Stephen King y de su hijo, Joe Hill, inspirada por una parte por la ya mencionada novela corta de Matheson y por otra por esa serie de televisión sobre un grupo de moteros al margen de la ley de la que ambos son seguidores titulada ‘Sons of Anarchy’, en la que el propio Stephen King llegó a participar como actor invitado en algún episodio. Al igual que ocurría con la anterior, aquí nos encontramos con un villano en forma de camión conducido por un tipo del que apenas sabremos nada hasta el final de la historia, más allá del tatuaje que luce en el brazo izquierdo que asoma por la ventanilla. La acción se desarrolla en un escenario similar, pero el objeto de la ira de este peculiar villano no es en esta ocasión un típico hombre corriente, sino una banda de moteros que distan mucho de ser ciudadanos ejemplares. Estos criminales deberán olvidar sus rencillas internas si quieren salir vivos de una pesadilla en la que no saben cómo se han metido.

No hay piedad para los moteros

Aunque los nombres de Joe Hill, Stephen King y Richard Matheson figuran en el centro de la portada del tomo, si bajamos un poco la vista veremos otros nombres de gente un poco menos conocida. No hay que olvidar que estos tres reconocidos escritores son los responsables de las ideas que se han adaptado en forma de cómic dentro de este volumen, pero el guionista como tal es un tipo llamado Chris Ryall, el editor jefe de IDW Publishing, la editorial responsable de la publicación original de este cómic. No hay que olvidar además que IDW Publishing es también la responsable de la publicación de otros trabajos de Joe Hill, como el celebérrimo ‘Locke & Key’, la reciente ‘Tales from the Darkside’, ‘La capa’, ‘La capa 1969’ o ‘Thumbprint’. Ryall, guionista con una larga carrera a sus espaldas llena de títulos de lo más dispar con gran cantidad de adaptaciones al cómic, realiza un trabajo bastante digno en esta ocasión.

Vive en la carretera, muere en la carretera

Si hablamos del apartado gráfico, aquí los responsables son Nelson Daniel y Rafa Garrés. El primero se encarga de ilustrar la historia de los moteros, y aquí hay que destacar su buen hacer cuando la acción entra en juego. Tanto las elecciones que toma a la hora de componer la página como la crudeza de sus dibujos cuando el camión pone la directa y sacia su sed de sangre son los grandes aciertos de su trabajo. Sin embargo, cuando hablamos de páginas más tranquilas y cotidianas, el resultado es más pobre. Tanto el diseño de personajes como la interacción entre estos son aspectos que no parecen demasiado trabajados, y las páginas en las que solo vemos gente hablando pueden llegar a resultar un poco pesadas y difíciles de tragar.

Por su parte, Rafa Garrés hace un trabajo mucho más interesante. Su trazo nervioso, que tiene cierto toque underground podría espantar a algunos lectores fieles al mainstream, pero consigue impregnar al relato de la persecución a la que se ve sometido David Mann de un constante estado de tensión, algo de lo que además se ven muy beneficiadas las viñetas de acción, debido a esa sensación de velocidad que sudan las páginas.

En definitiva, ‘Road Rage’ es una lectura bastante ágil de la que un amante de la gasolina va a disfrutar mientras escucha una buena canción de rock. Sin embargo, si vas buscando algo que te sorprenda o una lectura profunda, aquí no lo vas a encontrar. ‘Road Rage’ es lo que es y no pretende ser otra cosa.

El tomo ‘Road Rage’ publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 120 páginas a color e incluye los dos números de la edición americana de ‘Road Rage’ y los dos números de la edición americana de ‘Road Rage: Duel’. El tomo también incluye las portadas originales de los números contenidos en el recopilatorio. El precio de venta recomendado es de 15 € y se puso a la venta en abril de 2013.

Joe Hill

Nacido como Joseph Hillstrom King el 4 de junio de 1972 en Hermon, Maine, Estados Unidos. Es un escritor estadounidense de novelas y cómics que frecuenta los géneros de terror, fantasía oscura y ciencia ficción. Hill es el segundo hijo de los autores Stephen y Tabitha King. Su hermano menor, Owen King, también es escritor. Usa un seudónimo como escritor desde 1997 intentando así desligarse del posible éxito hereditario al ser su padre el escritor de literatura de terror más afamado de todos los tiempos. Después de lograr un grado de éxito independiente, un artículo en 2006 en la revista estadounidense Variety desveló su identidad.

Joe Hill es el último destinatario de las becas de la Comunidad Ray Bradbury. También ha recibido los premios William L. Crawford al mejor nuevo escritor de fantasía en 2006, A. E. Coppard Long Fiction Prize en 1999 para ‘Mejor que el hogar’ y el 2006 World Fantasy Award por su novela ‘Compromiso Voluntario’. Entre sus trabajos más destacados se encuentran las novelas ‘Fantasmas’, ‘El traje del muerto’, ‘Cuernos’, ‘NOS4A2′ y el cómic ‘Locke & Key’.

Stephen King

King nació en Portland, Estados Unidos, en 1947. Ya desde niño, manifestó una gran tendencia a la escritura, tendencia que aumentó cuando a los trece años descubrió las novelas de terror y ciencia ficción de su tía. Tras licenciarse en Inglés en 1971, comenzó a escribir un gran número de novelas y a enviarlas a diferentes editoriales. En 1974 se publicó su primera obra: ‘Carrie’, de la que se hizo una película en 1976.

Durante una década, Stephen King tuvo problemas con las drogas, de las cuales se desenganchó a finales de los 80. Pese a que sus géneros predilectos son el terror y la ciencia ficción, los mismos géneros de las novelas de su tía, su obra ha estado marcada por experiencias personales, tales como los apuros financieros de su familia en los 70; y el accidente de coche que padeció en 1999.

Centrándonos en ‘American Vampire’, aunque en el cómic se explica de forma detallada la colaboración del novelista, conviene decir que es su primer trabajo en un cómic, y que lo aceptó porque lo consideraba interesante al estar protagonizado por “vampiros de verdad”.

Obviamente, la obra de King ha recibido múltiples premios y ha sido adaptada a la gran y pequeña pantalla en numerosas ocasiones, además de a cómics. Por mencionar algunas, tenemos su primera obra ‘Carrie’, ‘Cadena Perpetua’ (‘The Shawshank Redemption’) o los cómics de ‘La Torre Oscura’.

‘Road Rage’

Joe Hill, el creador de Locke & Key, colabora por primera vez junto a su padre, el legendario Stephen King, en una obra que rinde tributo a un relato clásico de Richard Matheson.

Ahora, IDW presenta la adaptación al cómic, de la mano de Chris Ryall, con dibujos de Nelson Daniel y Rafa Garrés.

Guion: Chris Ryall, Stephen King, Richard Matheson y Joe Hill

Dibujo: Nelson Daniel y Rafa Garrés

‘Road Rage’

¡No te vayas sin comentar!