Reseña de ‘Spiderman Azul’, de Jeph Loeb y Tim Sale

En la saga de los colores realizada por el dúo formado por Jeph Loeb y Tim Sale, estos autores han tratado a lo largo de los años con varios personajes capitales dentro de la Casa de las Ideas: Hulk, Daredevil, Capitán América…¿y dónde está Spiderman? Pues gracias a Panini Comics, ahora Spiderman está en tu tienda especializada de cómics más cercana, ya que recientemente se ha publicado el tomo ‘Spiderman Azul’, el único que le faltaba a la editorial por publicar en está última hornada de reediciones de trabajos de Loeb y Sale…

Spiderman Azul
Portada del primer número de ‘Spider-Man Blue’

Al igual que ocurre con el resto de títulos de esta particular saga, el protagonista de esta historia funciona como el narrador omnisciente de una historia de su propio pasado que tiene a un personaje muy importante para él como centro de la trama. En esta ocasión, el bueno de Peter Parker se acuerda de su antiguo amor, Gwen Stacy, en el día de San Valentín y decide utilizar una grabadora para dejarle un mensaje, a pesar de que evidentemente nunca lo va a llegar a escuchar. Quizás la excusa para desarrollar esta historia a modo de flashback sea un poco pobre, pero el resultado merece la pena…

El título de la obra hace un juego de palabras intraducible, ya que en inglés la palabra “blue” se utiliza tanto para “azul” como para “triste”. Puede que hayan pasado muchos años desde que Gwen se partiera el cuello al ser arrojada por el Duende Verde desde lo alto del Puente de Brooklyn, pero la tristeza que ahoga a Parker en el día de los enamorados al acordarse de ella hace que nos planteemos quién ha sido el amor más grande de su vida, ¿la rubia que estaba permanentemente en su cabeza durante sus años de instituto o la pelirroja con la que se acabó casando?

Spiderman Azul
El Duende Verde en manos de Tim Sale, aún menos humano de lo que ha sido nunca

Loeb nos devuelve a los primeros tiempos de Spiderman, cuando su serie regular acababa de alcanzar las cuatro decenas de números y su vida era mucho más sencilla. Los mayores problemas del Parker de aquella época tenían que ver con cuidar de que su querida tía May Parker llegara sin problemas a fin de mes ayudándola con su sueldo de fotógrafo freelance, con lidiar con su doble vida como estudiante y superhéroe sin que nadie se diera cuenta de ello y, sobre todo, con el romance implícito en la vida de un adolescente americano, por mucho que este se nos haya presentado siempre como un excluido social.

Hay que tener en cuenta antes de comenzar la lectura de este tomo que aquí no estamos exactamente ante una revisitación de hechos pasados, ni siquiera ante un ejercicio de retrocontinuidad de esos a los que gente como Paul Jenkins o Brian Michael Bendis tan bien nos han acostumbrado. Aquí Jeph Loeb se pasa la continuidad de Marvel Comics por donde nunca le da el sol y nos cuenta una historia que podría sacar de quicio a un obseso de lo canónico. Aunque no hay cambios a grandes rasgos con lo que sabemos a día de hoy de la historia del trepamuros, sí se ven grandes contradicciones con hechos concretos de la vida de Peter Parker que no deberían distraernos tanto como para no poder disfrutar de una buena lectura, que es lo que realmente debería importarle a un lector de cómics.

Spiderman Azul
No hay nada más agradable que un paseo en tu nueva moto con la chica de tus sueños apretando tu pecho

A lo largo de los seis números de los que se compone esta historia nos vamos a encontrar con un buen número de villanos que atormentaron a Spiderman durante sus primeros años, como el Duende Verde, Rhino, el doctor Curt Connors, el Buitre o Kraven el Cazador. Sin embargo, aunque los combates de Spiderman contra estos enemigos ocuparán buena parte de la trama y conducirán al clímax final de la obra, en realidad esta parte es más bien un trámite, un aporte hasta cierto punto obligatorio en un cómic de Spiderman que queda en un plano secundario en esta ocasión, porque ‘Spiderman Azul’ no trata realmente de Spiderman. ‘Spiderman Azul’ se centra más en Peter Parker y en su vida romántica.

Si buscas una historia repleta de acción, aquí no es precisamente lo que vas a encontrar. Spiderman no va a salvar el mundo de una amenaza galáctica ni va a unirse a los Vengadores para viajar en el tiempo y evitar una gran catástrofe que involucre a todo el universo. Tal vez un fan de las historias de ‘Archie’ se sienta más en su zona de confort con este tomo que un lector de las aventuras actuales del trepamuros, y es que el eterno dilema que atormenta a Archibald “Archie” Andrews, escoger entre Betty Cooper y Veronica Lodge, es similar al que afronta aquí Peter Parker: ¿Gwen Stacy o Mary Jane Watson?

Spiderman Azul
“Admítelo tigre, te ha tocado la lotería”

No deja de ser curioso que un tipo tan impopular y poco atractivo como Parker sea el objetivo de las que parecen ser las dos muchachas más hermosas del instituto Midtown. Ni Flash Thompson ni Harry Osborn serán rivales para Peter, tirando por tierra toda esa típica dinámica de “chicos populares contra frikis”. Y no hablamos de unas tímidas jovencitas sin experiencia en la vida, ya que tanto Gwen como Mary Jane dan muestras a lo largo de esta historia de ser mujeres seguras de sí mismas de lo más atrevido, hasta el punto de que Mary Jane (recordemos, una joven adolescente) llega en un determinado momento a flirtear con un policía adulto que monta guardia como maniobra de distracción para ayudar a Peter a conseguir unas fotos.

Como es habitual en los trabajos de estos dos autores para Marvel Comics, la obra rezuma amor y nostalgia por todos los costados. Quizás en esta ocasión nos encontramos ante la historia más floja de Loeb de esta peculiar saga, ya que más que una oda a los comienzos del personaje central parece que estamos ante una revisión de uno de los momentos clave en su carrera. La influencia de los autores de la colección en los años sesenta es más que palpable, no en vano este cómic está explícitamente dedicado a Stan Lee, John Romita Sr. y Steve Ditko, pero quizás esta influencia no haya sentado tan bien como cabría esperar, ni al guion de Loeb ni al dibujo de Sale.

Spiderman Azul
¡El Rhino ataca!

No nos equivoquemos, el arte de Tim Sale en ‘Spiderman Azul’ es maravilloso, pero quizás sea un poco menos maravilloso que en otras ocasiones al intentar encajar con mayor esfuerzo la historia en un estilo muy concreto. De todas formas, si hacemos la vista gorda sobre algunas elecciones que nos pueden llamar la atención, como esos alumnos de instituto que parecen ser hombres adultos ya en edad de tener hijos bien crecidos (sí, te estoy mirando a ti, Harry Osborn), las páginas de un Tim Sale ayudado en el color en esta ocasión por Steve Buccellato son dignas de ser enmarcadas en una pared.

En resumidas cuentas, si has disfrutado de alguno de los otros títulos de la saga de colores de Loeb y Sale, no puedes perderte bajo ninguna circunstancia este volumen, y si no los conoces, debes darle una oportunidad. En caso contrario, seguramente este cómic no sea para tí…

El tomo ‘Spiderman Azul’ publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 168 páginas a color e incluye los números del #1 al #6 de la colección de la edición americana de ‘Spider-Man Blue’. El tomo también incluye las portadas originales de los números contenidos en el recopilatorio. El precio de venta recomendado es de 15 € y se puso a la venta en abril de 2017.

Spiderman Azul

Jeph Loeb

Nacido en Stamford, Connecticut, en 1958. Se trata de un guionista de cómics y productor de cine y televisión. A lo largo de su carrera en el mundo del cómic ha ganado cuatro premios Eisner y cinco Premios Wizard Fan trabajando con los principales personajes de las dos grandes editoriales norteamericanas, Marvel Comics y DC Comics, mientras que en el mundo audiovisual ha participado en series de televisión como ‘Héroes’, ‘Smallville’ y ‘Lost’. Destacables son sobre todo sus colaboraciones en cómic junto al dibujante Tim Sale en títulos como ‘Batman: The Long Halloween’, ‘Batman: Dark Victory’ y ‘Superman For All Seasons’ para DC Comics y la “tetralogía de los colores” ‘Hulk: Grey’, ‘Daredevil: Yellow’, ‘Spiderman: Blue’ y ‘Capitán América: White’ para Marvel Comics.

Tim Sale

Nacido en 1959 en Ithaca, Nueva York. Se trata de un dibujante de comics principalmente conocido por sus colaboraciones con Jeph Loeb. Su daltonismo no ha sido un impedimento para triunfar en una profesión como la de dibujante de cómics, carrera en la que comenzó tras estudiar en la escuela del prestigioso John Buscema y en la Escuela de Artes Visuales. Entre sus trabajos más destacados, además de su colaboración como consultor de diseño en la serie de televisión ‘Héroes’, encontramos títulos como ‘Grendel’ con Matt Wagner y ‘Superman For All Seasons, ‘Batman: The Long Halloween’, ‘Batman: Dark Victory’, ‘Catwoman: When in Rome’, ‘Batman: Haunted Knight’, ‘Daredevil: Yellow’, ‘Spider-Man: Blue’, ‘Hulk: Gray’ y ‘Captain América: White’, todos ellos junto al guionista Jeph Loeb.

‘Spiderman Azul’

La historia de cómo Peter Parker se enamoró de Gwen Stacy, en la época dorada de la vida de ambos.

Un inolvidable relato de amor, pérdida y recuerdo, a cargo de Jeph Loeb y Tim Sale, el incomparable equipo que firmara también ‘Daredevil: Amarillo’.

Guion: Jeph Loeb

Dibujo: Tim Sale, Wes Abbott, Richard Starkings y Steve Buccellato

‘Spiderman Azul’

¡No te vayas sin comentar!