Reseña de ‘The Seven Deadly Sins’ #14

Los retornos nunca son fáciles, especialmente cuando cargas con un pasado que no puedes dejar atrás. El estereotipo de héroe atormentado por su pasado ha sido explorado en muchas ocasiones, habiendo dado lugar a algunos de los protagonistas más emblemáticos como Kenshin Himura (Rurouni Kenshin), Spike Spiegel (Cowboy Bebop) u Osamu Dazai (Bungou Stray Dogs). En estos casos, a pesar de cargar con un pasado muy oscuro a sus espaldas, estos protagonistas decidieron cambiar el rumbo de sus vidas y pasarse al otro bando, cargando sobre sus espaldas con los crímenes que cometieron en el pasado.

Tal y como pudimos comprobar en el tomo anterior, Suzuki ha dado conclusión al arco de la Infiltración en el Reino y la Saga de los Caballeros Sagrados intentando dejar atados todos los cabos que ha podido, pero abriendo la puerta a muchas líneas que explorar en los capítulos que están por venir, tanto desde la perspectiva de los Deadly Sins, como por la historia en general.

Por ir recapitulando todas las líneas que se abren en esta segunda etapa de la historia, es fundamental empezar por la más obvia: aún no conocemos al último Deadly Sin, Escanor. Más allá de una breve introducción en el cuadro de los más buscados en el primer capítulo (tanto del manga como del anime), que podéis recordar bajo estas líneas, poco más hemos vuelto a ver al Pecado de la Soberbia, con la salvedad del opening y las últimas escenas del último arco del anime, que se emitió el pasado verano y Netflix nos trajo hace poco.

A la espera de conocer el alcance de su poder, quienes han dejado abiertas líneas de la historia para la segunda temporada son Meliodas y Elisabeth. Mientras que el primero ya indicó hace bastante tiempo que cuenta con poderes que provienen del Reino de los Demonios, su compañera sorprendió a propios y extraños cuando, en el primer capítulo del volumen anterior, mostró el poder oculto que atesora.

El otro gran misterio por resolver es el del gran peligro que acecha a Camelot y que ya fue anunciado por el Rey Arthur bastantes capítulos atrás. Solucionados los problemas internos del Reino de Liones, parece claro que el gran desarrollo argumental en esta segunda fase de la serie girará alrededor de esta trama y se irá superponiendo con otras tramas secundarias, como la que se nos presentó al final del volumen anterior: el pasado de King como Rey de las Hadas.

Hasta este momento, hemos podido observar en mayor detalle el pasado de Ban (que, de hecho, tuvo su momento de gloria en las OVAs que acompañaron a la primera temporada), así como algunas pinceladas de los pasados de King, Diane y Meliodas, pero no se han explicado aún en la misma profundidad que el pasado del inmortal. En consecuencia, se hace muy interesante ver qué planes tiene Suzuki para Harlequin, quien ya vimos que no es precisamente bien recibido en su otrora hogar y tendrá que hacer frente a los errores de su pasado. En este contexto, también será interesante descubrir las implicaciones que esto pueda tener para Elaine, la hermana de King.

Por lo que ha mostrado el autor, King tiene dos arrepentimientos principales aparte de la muerte de Helbram: haber abandonado a Diane y haber dado la espalda al Bosque de las Hadas, cuando él debía haber sido su paladín y protector. Sobre el primero, como borró los recuerdos de Diane, poco puede hacer salvo culparse internamente. Sin embargo, con respecto al Bosque de las Hadas, King acaba de encontrarse con una segunda oportunidad para hacer las cosas bien como protector de las hadas, por lo que tendremos que ver si sus congéneres son capaces de perdonarle o si, por el contrario, reniegan definitivamente de él.

Dejando de lado a los Deadly Sins, también será muy importante la contribución que hagan a partir de ahora el resto de caballeros sagrados que hemos conocido, especialmente Jericho, Guila, Howzer, Griamore y Gilthunder. Estos jóvenes, cada uno por diferentes motivos, se han ido cruzando hasta ahora con los Deadly Sins y Suzuki parece tener algo planeado para cada uno de ellos, más allá de las apariciones esporádicas a las que nos tienen acostumbrados.

A la vista de todas las sub-tramas que están apareciendo de forma tan natural en los últimos capítulos, queda bastante claro que la narrativa de Suzuki es una de las que mejor se han desarrollado en los últimos años. Rehuyendo los clásicos rellenos de otros shonens y relegando las prisas al anime, el autor prefiere tomarse su tiempo y dedicar todos los capítulos necesarios a crear una trama consistente. Además, a pesar de que aún sigue presente en su obra, puede apreciarse como, al igual que les ocurre a otros shonens que pasan del décimo tomo, Suzuki prescinde cada vez con mayor claridad del ‘fanservice’ y elige enganchar al público con ‘cliffhangers’, más intensos a cada nuevo volumen.

Por la parte del dibujo, hay poco que añadir en un tomo que no cuenta con batallas ni enfrentamientos a gran escala y que se centra en presentar algunos de los elementos que serán vitales en las tramas que están por venir. A pesar de esto, la variedad en el rango de expresión de Meliodas sigue aumentando a cada volumen y en esta ocasión, tendremos oportunidad de volver a disfrutar del Meliodas pillo y travieso de los primeros tomos, que llevaba algunos meses sin aparecer por las páginas de esta historia.

Ya hemos llegado al decimocuarto tomo de ‘The Seven Deadly Sins’ de Nakaba Suzuki, que nos vuelve a traer Norma Editorial, en una edición en rústica con sobrecubiertas a un precio de 8€. Concluido finalmente el arco de la Infiltración en el Reino y la primera gran saga de esta cabecera, este volumen sirve para colocar el tapiz sobre el que el autor nos va a mostrar la siguiente saga de la serie. Un volumen, en definitiva, poco espectacular, pero que sirve para entregar al lector una gran cantidad de información, que parece que va a ser necesaria en breve.

Nakaba Suzuki es un dibujante de manga japonés nacido en la ciudad de Sukugawa (Japón) en 1977. En 1994 publicó su primer manga, ‘Revenge’, y a partir de 1998 comenzó a trabajar para diferentes revistas de temática shōnen de Japón. En primer lugar publicó ‘Rising Impact’ para la famosa Weekly Shōnen Jump, entre 1998 y 2002. Una vez acabada la serie, continuó con ‘Ultra Red’ un año más en la propia revista. El poco éxito de este último manga le acabó llevando a la revista Ultra Jump, donde dibujó ‘Boku to Kimi no Aida Ni’ a la vez que hacía, para Shōnen Sunday, ‘Blizzard Axel’. En esta última continuó publicando ‘Kongō Banchō’ hasta 2010. Dos años más tarde, comenzó con el que sería su manga de más éxito hasta la actualidad, ‘Nanatsu No Taizai’ (en España ‘The Seven Deadly Sins’) para Weekly Shōnen Magazine.

‘THE SEVEN DEADLY SINS’ #14

Autores: Nakaba Suzuki
Colección: CÓMIC MANGA
Serie: THE SEVEN DEADLY SINS
Formato: Rústica con sobrecubierta
Tamaño: 11,5 x 17,5
Páginas: 192 B/N
ISBN: 978-84-679-2538-8
PVP: 8,00 €

¡LIONES VUELVE A ESTAR EN PAZ GRACIAS A LOS SEVEN DEADLY SINS!

Hendriksen ha sido derrotado y el reino ha recuperado la paz. Sin embargo, el precio que hay que pagar por ello es el despertar de un enemigo que debería dejar estupefacto a todo el mundo. ¡¿Cuál es la identidad de ese enemigo que hace que la capital imperial se estremezca?!

The Seven Deadly Sins 13

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.