El Videoclub: Alien (I – IV)

Alien, el octavo pasajero (1979)

Ridley Scott arrancó la saga con esta película de 117 minutos, protagonizada por Tom Skerritt (como el capitán Arthur Dallas), Sigourney Weaver (en el papel de la suboifcial Ellen Ripley), Veronica Cartwright (que encarna a la oficial Joan Lambert), Harry Dean Stanton (que interpreta al ingeniero técnico Samuel Brett), John Hurt (que se mete en la piel del oficial ejecutivo Gilbert Kane), Ian Holm (que hace las veces del androide que todo el mundo conoce como el doctor Ash) y Yaphet Kotto (como el ingeniero jefe Dennis Parker). También cabe mencionar la actuación de Bolaji Badejo (que, aunque no figure en los créditos, llevó a cabo casi todas las escenas protagonizadas por el xenomorfo, como ya comentamos en su momento).

La nave comercial Nostromo, perteneciente a la corporación Weyland, se encuentra de regreso a la Tierra, con siete tripulantes humanos y una gata, cuando reciben una extraña transmisión proveniente de un planeta cercano. Ante la posibilidad de que se trate de una petición de ayuda, algunos ocupantes de la Nostromo deciden acudir a investigar el asunto. Poco después, la tripulación comienza a sospechar que la misteriosa transmisión puede ser, en realidad, una advertencia de peligro. Sin embargo, ya es demasiado tarde.

La película resultó un completo éxito tanto para el público como para la crítica, ya que estuvo nominada a nada menos que treinta premios, de los que ganó doce (Óscar a los mejores efectos visuales; BAFTA al mejor diseño de producción y al mejor sonido; Hugo a la mejor presentación dramática; Festival de cine de San Sebastián a los mejores efectos especiales y fotografía; Saturn a la mejor película de ciencia ficción, mejor director y mejor actriz de reparto; DVD Exclusive al mejor DVD, en general; Las Vegas Film Critics Society al mejor DVD para los compilatorios de ‘Alien Anthology’ y ‘The Alien Quadrology’ y el National Film Preservation Board por su impacto en la cultura estadounidense).

Un curioso dato anécdotico es el hecho de que, inicialmente, no estaba previsto que el monstruo babease. Sin embargo, al ver que el mecanismo del xenomorfo expulsaba aceite, decidieron incluirlo como una característica horrible más.

Como suele ocurrir cuando se llevan a cabo precuelas varios años después del rodaje del metraje original, podemos encontrar algunos errores de coherencia como el hecho de que los tripulantes de la Nostromo se extrañen de llevar un androide con ellos cuando, según dicen en las precuelas, la presencia de uno en cada nave es obligatoria. No obstante, eso  no nos debe impedir disfrutar de una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.