Análisis del juego de mesa ‘Last Friday’

Análisis del juego de mesa 'Last Friday'

Cada cierto tiempo los astros se alinean para ver nacer un juego de mesa que sobresale por encima de los demás. Le ocurrió a ‘Spartacus’ y ahora le ocurre ‘Last Friday’. El juego, editado en España por Last Level, se va a convertir por méritos propios en un referente para cualquier grupo de amigos que quiera vivir una aventura terrorífica y trepidante a partes iguales. Basado en la saga ‘Viernes 13’, aunque entendemos que por tema de derechos se obvian las referencias directas, ‘Last Friday’ divide a los jugadores en dos grupos: asesino y campistas.

Quienes hayan jugado a juegos como ‘Sombras sobre Londres’ o ‘La furia de Drácula’ encontrarán varias similitudes, aunque para diferenciarse de estos ‘Last Friday’ idea un modo campaña que se divide en cuatro capítulos independientes. Si solo tenemos 30 minutos podemos elegir jugar a uno de los cuatro, mientras que si tenemos más tiempo, podremos optar por la campaña completa.

Análisis del juego de mesa 'Last Friday'

¿Pero qué tiene ‘Last Friday’ para ser tan bueno? Sus diferentes propuestas y sus múltiples opciones. Cada partida es totalmente diferente a la anterior y el juego es perfectamente rejugable. La mecánica es sencilla: un jugador se convierte en un maniaco inmortal que busca acabar con un grupo de jóvenes que ha llegado al Campamento Apache, mientras que estos tendrán que hacer todo lo posible por sobrevivir durante dos días.

El tablero simula el gigantesco campamento, con el clásico lago en el centro, donde hay delimitados una serie de puntos y números que sirven para marcar los movimientos de los peones. Pero para que la acción y el ritmo del juego no se hagan repetitivos, las reglas de cada capítulo cambian.

De esta forma, en el primero, el maniaco tendrá que matar al resto de jugadores, mientras que ellos tratarán de encontrar una serie de llaves con las que abrir las cabañas para ponerse a salvo; en el segundo, ya se ha hecho de día y ahora es el asesino el que deberá escapar de los campistas que intentan darle caza; en el caso del tercero se vuelve a hacer de noche y uno de los personajes se convierte en el elegido, por lo que sus compañeros tendrán que hacer lo posible por evitar que muera a manos del maniaco, y por último, en el cuarto episodio, es el elegido el que debe dar caza al asesino con la ayuda de sus compañeros.

Análisis del juego de mesa 'Last Friday'

Pero claro, llegar vivos hasta el último episodio no es tarea fácil. Muchos morirán por el camino, haciendo que el maniaco se vuelva más fuerte al recibir nuevas habilidades por haber derrotado a los campistas, mientras que estos irán encontrando pistas por el escenario que les facilitarán su supervivencia. Asimismo, aunque un campista muera, el jugador podrá continuar la partida en el siguiente episodio, solo que con otro personaje que habrá llegado más tarde al campamento. De esta forma, nadie se quedará aburrido viendo pasar la partida sin poder hacer nada. Siempre hay nuevas víctimas que poner en juego.

‘Last Friday’ consigue generar en los jugadores una sensación de agobio gracias a su forma de juego: los campistas se mueven de forma pública por el tablero y hablan entre sí para decidir estrategias mientras que el maniaco, oculto tras un panel donde está reflejado el mapa, escucha sigilosamente y apunta sus movimientos ocultos. Dependiendo del capítulo, estos se irán mostrando cada cierto tiempo, unas veces en tiempo real y otras marcando dónde estuvo hace varios turnos. ¿Está cerca? ¿Hacia dónde se dirige? Estas preguntas no harán más que sonar en la mente de los jugadores que tendrán que evitar morir poniendo trampas por las inmediaciones o encendiendo lámparas para conocer su posición.

Análisis del juego de mesa 'Last Friday'

Aun así, hay más. El juego permite realizar numerosas estrategias que hacen que cada partida sea diferente. Por ejemplo, el maniaco puede elegir al inicio dónde situar las llaves o en qué zona empezar, algo que los campistas desconocen; también puede romper las puertas de las cabañas para encontrar conductos secretos entre ellas; mientras que los supervivientes podrán utilizar la barca que hay en el lago para desplazarse, además de contar con habilidades especiales cada uno.

‘Last Friday’ es un juego sencillo pero que debido a su mecánica se convierte en una de las mejores apuestas que se pueden encontrar en el actual mercado de juegos de mesa. Sus amplias opciones, así como modos de juego, unidos a la buena implementación del género slasher que tan bien funcionó en el cine de los 80, hacen que cada partida se convierta en una experiencia trepidante para supervivientes y maniaco.

El juego, que está pensado para jugadores de más de 14 años, incluye en su interior un gigantesco tablero que simula el Campamento Apache, siete peones de colores, 15 cartas de personaje y varias fichas traslúcidas que sirven para marcar las zonas iluminadas, así como una pantalla para el maniaco y numerosas fichas. Su duración media es de 30 minutos por capítulo y permite jugar de 2 a 6 jugadores, llevando en el caso de ser solo dos personas, uno al maniaco y otro a todos los supervivientes.

¡No te vayas sin comentar!