Análisis de ‘Portal Knights’ (PlayStation 4)

Análisis de 'Portal Knights'

Para aquellos que no estéis familiarizados con ‘Portal Knights’, el nuevo título de Keen Games y 505 Games, podríamos compararlo a ‘Dragon Quest Builders, el cual pondrá nuestra creatividad al límite fabricando distintas herramientas con los materiales y recursos que recojamos para así poder reconstruir pueblos y ciudades al más puro estilo Minecraft. Y sí, las comparaciones son odiosas, pero es así. ‘Portal Knights’ nos propone esto acompañado de una historia interesante y entretenida que engancha y contribuye a que la temática (ya conocida) no se haga tediosa y repetitiva.

Como todo buen RPG que se precie en estos tiempos, nuestro viaje en Portal Knights comenzará con la creación de nuestro avatar entre una multitud de posibles combinaciones. Y que no os engañe el estilo super deformed del juego, ya que tendremos una amplio abanico de opciones estéticas para personalizar a nuestro personaje hasta el más mínimo detalle. La clase que elijamos también afectará a la dificultad general. Por ejemplo, los magos son terribles en la minería a causa de su poca fuerza, mientras que los guardabosques tienen más dificultades para atacar a los enemigos cuerpo a cuerpo.

Análisis de 'Portal Knights'

Cuando hayamos terminado de crear a nuestro álter ego, nos sumergimos en un mundo de fantasía y diversión con docenas de entornos generados aleatoriamente, cada uno con sus propios enemigos a combatir, tesoros que descubrir y recursos para recolectar. Con respecto a la historia, el mundo en el que nos encontramos se ha fracturado en pequeñas islas flotantes interconectadas por una vasta red de portales que deberemos usar para movernos y restaurar el orden natural en el mundo. De este modo, tenemos que recorrer entornos únicos, encontrar a personajes no jugadores o descubrir criaturas y recursos para crear nuevos objetos, además de explorar cavernas, lagos y mazmorras repletos de sorpresas.

La libertad en este juego es mucha, tanta que al principio incluso podemos llegar a sentirnos un poco perdidos y sin saber muy bien que hacer. Desde primera hora intuimos el inmenso potencial de un mundo al que no le habría venido mal un tutorial un poco más extenso y cuidado.

Análisis de 'Portal Knights'

Una vez que entramos en los diferentes mundos de ‘Portal Knights’, comenzamos a darnos cuenta de las diferencias y similitudes que este título comparte con ‘Minecraft’. El sistema de combate está mucho más inspirado en los hack and slash clásicos, con enemigos que tienen diferentes ataques, fortalezas, debilidades, y niveles de salud. Eso sí, en algunos casos los enemigos nos pueden hacer sudar verdadera tinta china. Si se nos ocurre pasear por donde no debemos o nos equivocamos al viajar a un mundo donde los enemigos tienen un nivel mucho mayor que nosotros podemos llegar a pasarlo realmente mal.

Los combates son bastante fluidos y dinámicos, aunque todo lo original de este título se diluye cuando llegamos a la parte de recolección y construcción, momento en el que pasamos a estar jugando a un juego totalmente diferente y excesivamente conocido a la vez. Aquí también utilizaremos diferentes tipos de cubos para crear todo lo que se nos antoje, sin embargo necesitaremos ciertas formulas para crear dichos cubos, de las cuales algunas podremos disfrutar desde el inicio y otras tendremos que ir descubriendolas a medida que avancemos en la historia. Podremos crear y destruir bloques a voluntad siempre y cuando contemos con los materiales y formulas adecuados.

Análisis de 'Portal Knights'

Los mundos que recorreremos en ‘Portal Knights’ son mucho más ricos y detallados visualmente que otros juegos del género, así que incluso cuando estamos creando nuevos bloques y caminos, extrayendo minerales o destruyendo el entorno para rehacerlo a nuestra voluntad las diferencias con ‘Minecraft’ vuelven a hacerse notorias. Otra distinción especialmente agradable es que no todas las islas tendrán todo lo que necesitemos siempre que lo necesitemos, lo que nos obligará a viajar a otros mundos en busca de dicho elementos, abastecernos y volver con lo que estábamos. De esta manera el juego obliga al aventurero a realizar exploraciones periódicas que no entraban en nuestros planes y así afrontar nuevos retos y peligros. ¿Funciona esta dinámica? Sorprendemente debemos decir que sí, ya que el juego no se llega a hacer pesado o repetitivo en ningún momento. Una peculiaridad del juego es que los mundos en la versión de PC serán más o menos grandes según la potencia y el tipo de ordenador en el que lo juguemos, mientras que en consolas contaremos al principio con dos tamaños a elegir.

Aunque como ya os decíamos al principio, todos estos elementos del juego habrían quedado más claros de contar con algunos tutoriales a la altura de las circunstancias. Y es que este título tiene muchas dinámicas que son necesarias explicar y que el jugador debe aprender a manejar por sí mismo, perdiendo un tiempo absurdo en ello. Y no hablamos solo de la creación de bloques o materiales, sino de la barra de acceso directo o ciertos movimientos y la familiarización con el entorno. Todo esto se deja en manos del jugador, llegando a ser bastante confuso en ciertos tramos del comienzo.

En definitiva, estamos ante un juego que pretende dar una nueva vuelta de tuerca al género de construcción-RPG y que ofrece muchas horas de entretenimiento gracias a una historia divertida y muchos mundos llenos de secretos por descubrir. Así que si lo que buscáis es dar caña a vuestra imaginación y creatividad a la vez que a vuestra destreza con la espada, este juego es para vosotros.

Escrito por José Carlos Cabra

Reseña
Gráficos
Jugabilidad
Diversión
Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.