El chico de la semana: Kang

Conocido por el sobrenombre de Conquistador, este villano del siglo XXXI fue creado por Stan Lee y Jack Kirby en ‘The Avengers‘ nº 9 (1964). Su principal ventaja es la de poder moverse por la corriente temporal con suma facilidad, lo que le permite poner en jaque a cualquier enemigo que le presente batalla, como es el caso de equipos heroicos como los Cuatro Fantásticos o los Vengadores. Su nombre civil es Nathaniel Richards y, aunque se trata de un temible villano procedente del futuro, en nuestro tiempo, una versión joven de si mismo ha militado en las filas de los Jóvenes Vengadores bajo el nombre de Iron Lad.

Según parece, el significado de la palabra Kang, el cual nosotros no somos dignos de saber, tiene algo que ver con el término ‘conquistador‘, lo que, en este caso, resulta algo redundante, dado el citad sobrenombre con el que el villano se ha dado a conocer. Vive en el fin del tiempo, en una ciudadela que orbita la última estrella moribunda. Aunque, en el inquietante silencio de su fortaleza, Kang se siente como Emperador de nada, su posesión de gran cantidad de imperios en todo el largo y ancho del continuo espacio-tiempo lo convierten en alguien revestido de gran poder, pese a que le cuesta supervisar un número tan grande de reinos, por lo que debe delegar en generales, que son correspondientemente recompensados por sus leales servicios.

Derechos cinematográficos de Kang y los Shi'ar

En todo el siglo XXXI, no existía nadie que pudiera llegar a rivalizar en poder con Kang, pero el villano necesitaba medios para demostrarlo. El primero de ellos fue construirse una máquina del tiempo, para lo cual pasó dos meses estudiando con detenimiento las notas prohibidas de un villano muerto hace milenios, que ya contó con una propia, conocido como Doctor Muerte.

Buscando la inmortalidad que todo hombre convertido en leyenda debe poseer, Kang usó la máquina para viajar al Antiguo Egipto, pero todo lo que encontró en aquella cultura relativo a la vida eterna le pareció una sandez, de modo que decidió llevar a cabo sus propio métodos. Se hizo conocer como el faraón Rama-Tut y logró rodearse con un ejército tecnológico de cien mil hombres, a los que encomendó la construcción de un gran número de pirámides. En el interior de cada una de ellas, el villano ocultó todo tipo de armas, que esperarían allí escondidas hasta que necesitase usarlas.

Sin embargo, a su regreso de Egipto, Kang comprobó que había cometido en un error de cálculo y, en lugar de volver a su época, se encontraba en el siglo XLI, un mundo decadente poblado por cavernícolas errantes. Le llevó semanas hacerse con el control de aquel devastado futuro, para lo cual tuvo que rediseñar uno de sus trajes eqipcios, de tal modo que encajara en el año 4086.

Según pudo descubrir el maquiavélico Kang, existían rumores sobre la existencia de un vasto almacén que contenía unas gemas de gran valor, además de ciertos metales raros, que procedían de distintos lugares de la galaxia. Dicho tesoro se hallaba en el interior de una tumba olvidada por el paso del tiempo, junto al cuerpo de su dueño. Sin embago, cuando Kang levantó la tapa del sarcófago no pudo reprimir su sorpresa al encontrarse con su propio rostro. Aquello le convenció de que el tiempo podía ser reescrito y, tapando su cara con una máscara que decidió usar a modo de símbolo, como puede comprobarse en todas las imágenes que acompañan a este artículo, se embarcó en tan titánico proyecto.

Toda la ambición de Kang consistía en sembrar su nombre de un extremo a otro del espacio, sin ningún problema en eliminar a todo aquel que osara interponerse en su camino. Cada vez que alguien trataba de hacerle frente, el villano se oía decir a sí mismo:

Sin duda, se creen preparados. Como siempre, idiotas.

Aunque se ha enfrentado a la muerte en numerosas ocasiones, sus habilidades para manejar el continuo espacio-tiempo siempre le han permitido regresar a la vida (aunque, en algunas ocasiones, ha sido más bien cuestión de suerte, como cuando el Doctor Muerte decidió devolverle a la vida, después de haber mandado a Ultrón que lo asesinara, en las Guerras Secretas originales). No obstante, sus constantes enfrentamientos con grupo como los Cuatro Fantásticos y, por supuesto, los Vengadores, han puesto a Kang en el punto de mira de una gran cantidad de héroes. De tal modo que, la deposición del villano puede que sea solo cuestión de tiempo.

Kang

Para concluir, podemos citar que Kang todavía no ha tenido una oportunidad de mostrar sus vastos poderes fuera de la pequeña pantalla, pero es justo destacar que cuenta con una canción propia, interpretada por el grupo musical Los Planetas, que lleva por título ‘Que no sea Kang, por favor‘, cuya letra, digna de ser leída, puedes encontrar si haces click en este enlace.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.