Reseña de ‘Bungou Stray Dogs’ #1

Crear historias alternativas basándose en personajes históricos es algo bastante corriente en el manga japonés. ‘Rurouni Kenshin’, ‘Peacemaker Kurogane’ y ‘Touken Ranbu’ son ejemplos de títulos ambientados en el final de la Era Tokugawa y el inicio de la Era Meiji, mientras que ‘Sengoku Musou’, ‘Nobunaga za Furu’ u ‘Oda Nobuna no Yabō’ son historias alternativas sobre la época de los Estados Beligerantes. Sin embargo, pocas series han podido combinar historia y ficción de una forma tan hilarante como ‘Gintama’, donde coinciden personajes de ficción y reales de distintas épocas de Japón para crear una de las historias más disparatadas del panorama actual.

Un nuevo giro a esta tendencia lo encontramos en ‘Bungou Stray Dogs’, donde se dan cita la mayoría de los grandes literatos nipones en un mundo en el que, algunos afortunados, cuentan con poderes sobrenaturales. Es la conjunción de estos dos aspectos, poco novedosos de por sí, unida a la belleza de la (a medias) ficticia Yokohama en la que se desarrolla la historia, lo que construye las señas de identidad del trasfondo de la historia y prepara el terreno para esta cabecera.

‘Bungou Stray Dogs’ gira en torno a Atsushi Nakajima, un joven que es expulsado del orfanato que le acogió después de que una serie de ataques, por parte de un tigre blanco sobre las tierras del orfanato, lo dejen al borde de la quiebra. Para reducir el número de bocas que alimentar e intentar sobrevivir a su dura situación, se expulsa a un único joven, quien se encuentra convertido en un sintecho, vagabundeando por las calles de Yokohama. Es justo cuando está a punto de renunciar a sus principios y robar a la primera persona que vea, que tiene lugar el evento que marca el inicio de la serie: conoce a Osamu Dazai, miembro de la Agencia de Detectives Armados.

Como viene siendo habitual en el mundo del manga, siempre que haya poderes de por medio, habrán organizaciones que giren a su alrededor, ya sea la Asociación de Héroes de ‘One Punch-Man’ o la de ‘My Hero Academia’. En este caso, la primera que conocemos es la Agencia de Detectives Armados, presidida por Yukichi Fukuzawa y de la que son miembros Osamu Dazai, Doppo Kunikida, Ranpo Edogawa, Kenji Miyazawa, Akiko Yosano, Junichirou Tanizaki y su hermana Naomi Tanizaki. El objetivo de esta organización es ocuparse de casos que ni la policía ni el ejército pueden solucionar, contando con los poderes de cada uno de sus miembros.

A partir de su encuentro con la Agencia, el joven Atsushi entra en contacto con un mundo en el que los poderes son parte del día a día y donde existe una guerra abierta entre la Agencia y una organización criminal conocida como Port Mafia, que se ha hecho con el control del puerto de Yokohama y que, además, cuenta también cuenta con miembros con poderes. Uno de los líderes de la Port Mafia es Ryunosuke Akutagawa, un joven con un misterioso poder que le convierte en una de las mayores amenazas para la Agencia.

Poco más encontramos en este tomo que la presentación de personajes y una introducción a sus poderes, además de las primeras líneas de la trama, pero parece suficiente para ver que Kafka Asagiri ha pasado bastante tiempo en la biblioteca investigando sobre los personajes. A pesar de que, por supuesto, se trata de versiones ficticias de los famosos autores que les dan nombre (y, en cierta medida, rostro), es innegable que la personalidad de cada uno de ellos es un buen reflejo, al menos, de su estilo literario.

Otro punto bastante llamativo es la caracterización de los poderes de los personajes que, además de tomar el nombre de las obras o fragmentos más famosos de cada uno de ellos, también resultan ser un fiel reflejo del espíritu de cada una de esas obras. Para evitar spoilers, esperaremos a que se hayan presentado los poderes de todos los protagonistas de la historia antes de estar seguros, pero, por lo introducido en este volumen, todos los signos apuntan en esa dirección.

Otro punto a destacar es el arte de Sango Harukawa, quien, a pesar de no estar muy acertado en cuanto a los rostros en las transiciones (siendo frecuente que falten ojos y bocas en las viñetas pequeñas), deja claro su amor por su Yokohama natal en los fondos que acompañan a este manga. Si bien es cierto que no puede competir con el excelentísimo trabajo del estudio Bones en el anime (una de las mejores series del año pasado, como ya os comentamos), salta a la vista que el nivel de detalle que presentan los fondos de la ciudad no es al que nos tienen acostumbrados los mangakas actuales.

En este sentido, esperamos con ansias que, en los próximos tomos, Kafka Asagiri haga que la historia transcurra todo lo posible en exteriores, para que podamos seguir disfrutando al máximo de los detalles de Harukawa.

‘Bungou Stray Dogs’ es la última apuesta manga de Norma Editorial, que nos llega en una edición en rústica con sobrecubiertas a un precio de 8€ y con un cofre de regalo en la primera edición y que seguramente sea uno de los estrenos más interesantes de la primera mitad del año. Estando aún pendientes de si la novela de ‘Ataque a los Titanes: Lost Girls’ tendrá el éxito que se le augura, no queda otra que preguntarnos si, en caso de que ‘Bungou Stray Dogs’ funcione bien, Norma Editorial se animará a lanzar las novelas que acompañan al manga y que nos dan una visión del pasado de los protagonistas que no se incluye en el manga.

Kafka Asagiri

Kafka Asagiri es uno de los pseudónimos de Kaito Asagiri, escritor japonés que debutó en 2012 con ‘Bungou Stray Dogs’, de la que se han derivado una serie de anime con dos temporadas (además de una película en producción), una serie de novelas ligeras y un manga cómico, ambos escritos por él. Entre sus otras obras se incluye el manga ‘Shionomiya Ayane wa Machigaenai‘ (‘Ayane Shinomiya nunca se equivoca’) de tres volúmenes, al que siguió rápidamente ‘Minase Youmu to Hontou wa Kowai Cthulhu Shinwa‘ (‘Youmu Minase y los extraños mitos de Cthulhu’), otra serie concluida con tres tomos, ambas lanzadas en 2013. Su última serie de novelas, ‘Girudore/Guilty Children’, comenzó en 2016 y ya cuenta con dos volúmenes.

Sango Harukawa

También estilizado como ‘Harukawa 35’, es un artista japonés y principal responsable del diseño de personajes y dibujo de ‘Bungou Stray Dogs’. Para su obra de debut ha colaborado tanto en el dibujo del manga, las ilustraciones de las novelas, así como el los libros de antología y arte de la serie.

Bungou Stray Dogs’ #1
Autor: Kafka Asagiri y Sango Harukawa
Serie: ‘Bungou Stray Dogs’
Formato: Rústica con sobrecubierta
Tamaño: 13 x 18,2
Páginas: 192 B/N + 4 en color
ISBN: 978-84-679-2764-1
PVP: 8 € por tomo

¡UNA NUEVA SERIE DETECTIVESCA DE ACCIÓN CON TOQUES SOBRENATURALES!

Atsushi Nakajima, un joven huérfano expulsado del orfanato donde vivía, se incorpora al equipo de una empresa de detectives muy especial, ya que todos sus miembros tienen algún tipo de poder especial y utilizan sus dones para resolver crímenes que tienen en vilo a las autoridades. Pero su entrada en el equipo será más convulsa de lo esperado, ya que Atsushi parece tener una peculiar conexión con un tigre que ha aparecido en la zona recientemente y tras el que van los miembros de la Agencia.

Producto disponible en Amazon.es

Yaiba 1

 

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!