Reseña de ‘Flash de Geoff Johns: El País de las Maravillas’

Flash

Si preguntamos a los lectores de DC Comics por su guionista favorito de la editorial, es muy probable que el nombre de Geoff Johns fuera uno de los más mencionados. Johns siempre ha encarnado la herencia de los cómics clásicos de los grandes personajes unida a una reformulación de los conceptos de siempre, logrando en casi todas las ocasiones contentar con su trabajo tanto a los lectores veteranos como a los de nueva hornada. Ha resucitado a héroes a punto de caer en el olvido, como es el caso de Green Lantern, y ha llegado a poner las bases de lo que debe ser el universo DC del siglo XXI en la reciente iniciativa ‘Renacimiento’. A día de hoy no está claro si en el futuro su nombre irá asociado más a productos audiovisuales basados en cómics de la editorial o acabará por tomar el rol que muchos desean que tenga en DC Comics, el de capitán del barco. Lo que sí está claro es cómo empezó Johns en todo esto, y quien quiera verlo no tiene más que irse a su tienda de cómics y hacerse con el tomo ‘Flash de Geoff Johns: El País de las Maravillas’, publicado en nuestro país por ECC Ediciones.

Flash
Portada de Brian Bolland para el número #164 de la serie regular ‘The Flash’

Aunque a día de hoy gracias a la televisión, al cine y a las series de cómics actuales, todos identificamos a Barry Allen como Flash, no hace demasiado tiempo que el nombre que se asociaba al Velocista Escarlata era el de Wally West. Este joven llevó durante mucho tiempo el símbolo del rayo en su pecho tras heredar el legado de Allen después de su muerte, y a pesar de que recientemente ha vuelto a cobrar gran protagonismo en el universo DC tras un tiempo olvidado, cuesta recordar que para muchos lectores West es el Flash más importante.

Corría el año 2000 cuando el señor Johns, tras algunos trabajos de no demasiado calado, se hace cargo de la serie ‘The Flash’. El por aquel entonces primerizo guionista comienza así una etapa en la que se podrían ver sus rasgos más característicos, los que han definido su carrera a lo largo de los años. Johns entiende a los personajes que pueblan sus historias, es respetuoso con la historia pasada de estos y logra encajar sus tramas dentro de la continuidad, tramas muy trabajadas y bien pensadas en las que se nota que el escritor se ha tomado su tiempo para desarrollarlas a su gusto, dejando aquí y allá pequeñas semillas que, si las circunstancias lo propiciaban, podría retomar y extender en un futuro.

Flash
Ni siquiera el hombre vivo más rápido puede escapar del largo brazo de la ley

Este tomo incluye tres arcos argumentales guionizados por Johns, cada uno con un equipo de dibujantes distinto. Primero tenemos una historia en la que Flash se ve arrastrado a un mundo en el que la Fuerza de la Velocidad no existe, y por lo tanto no puede usar sus poderes para salir del apuro. Las referencias a las novelas de Alicia escritas por Lewis Carroll a mediados del siglo XIX son constantes, y por esta razón ningún villano mejor que Evan McCulloch, el Amo de los Espejos, para cumplir el rol de motor de la trama. Johns nos presentará aquí un universo paralelo por el que veremos deambular a versiones alteradas de algunos personajes del entorno de Flash en el Universo DC que ya conocemos. También tendrá un papel importante Leonard Snart, el Capitán Frío, quien junto a McCulloch es a día de hoy un villano ya conocido para el gran público gracias a la actual adaptación para la televisión de las aventuras de nuestro héroe.

Flash
No diga villano carismático, diga Leonard Snart

El equipo formado por el dibujante Ángel Unzueta, el entintador Doug Hazlewood y el colorista Tom McCraw hace un trabajo bastante convincente y atractivo, muy alejado de los convencionalismos del cómic de superhéroes de finales del siglo XX. Quizás los rasgos más a destacar del apartado gráfico de este primer arco sean los constantes y excelentes juegos con la perspectiva y la teatralidad de la que dota Unzueta a sus personajes, cualidades que imprimen un dinamismo a la narración que logra que la lectura se haga muy amena.

En el siguiente arco, Wally se tendrá que enfrentar a una especie de culto que venera su figura como a un dios y tiene como objetivo matar a la gente que de alguna forma vive gracias a la intervención de Flash. Johns aprovecha esta premisa para profundizar en las motivaciones del héroe y el concepto de responsabilidad de una forma muy adecuada, centrando la trama alrededor de esta idea en gran parte. En cuanto al apartado gráfico, aquí tenemos a Scott Kollins a los lápices en lugar de Ángel Unzueta y a James Sinclair que sustituirá a Tom McCraw en el color. El resultado será muy distinto al del anterior arco, pero igual de disfrutable. Kollins y su equipo le dan al cómic un toque casi underground, con un montón de elementos dibujados en cada viñeta y una paleta de colores elegida bastante particular, de tonos apagados, que de nuevo aleja la serie del típico cómic de superhéroes de aquella época.

Flash
Hay ex-novias pesadas y luego está esta…

Al final se incluye un número especial en el que tendremos a nuestro héroe acompañado del Flautista en una aventura bastante oscura que se desarrolla en la prisión de Iron Heights. El dibujante en esta ocasión será Ethan Van Sciver, con un estilo heredado de los años noventa que destaca en los momentos más tétricos y violentos de la historia pero flojea mucho en el resto. Es una delicia ver como Van Sciver retrata a un psicópata desatado, pero ver a dos personajes hablar sin más puede resultar doloroso. Por último, hay que destacar también el increíble trabajo del señor Brian Bolland, encargado de realizar las espectaculares portadas de los números de la serie regular ‘The Flash’ incluidos en este tomo.

En resumen, estamos ante una recopilación que se lee sin ninguna dificultad, independientemente del conocimiento que el lector pueda tener del Universo DC. Por supuesto, alguien que haya crecido con Wally West seguramente disfrute más de la lectura debido al factor nostalgia, pero Johns se encarga de que sus números no sean inaccesibles para ningún lector. Divertida, nada pretenciosa y muy bien escrita, esta etapa de Flash no debe faltar en la colección de ningún fan del personaje.

Este tomo recopilatorio de la serie de Flash a cargo de Geoff Johns publicado por ECC Ediciones se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 368 páginas a color e incluye la edición americana de los números de la serie regular ‘The Flash’ desde el #164 al #176 y el especial ‘The Flash: Iron Heights’. El precio de venta recomendado es de 33,50 € y se puso a la venta en abril de 2017.

Flash

Geoff Johns

Nacido en Detroit en 1973, el célebre guionista de cómics Geoff Johns se inició de bien pequeño en el mundo de las viñetas gracias a unas cajas viejas que contenían cómics de DC de los años 60 y 70. A partir de ahí comenzó a coleccionar cómics y, tras graduarse en la universidad de Michigan, se mudó a Los Angeles donde todavía reside actualmente. Mientras trabajaba como asistente de director, visitó las oficinas de DC y logró su primer trabajo: la cabecera ‘Stars and S.T.R.I.P.E.’, que sirvió como carta de presentación para que James Robinson le ofreciese co-escribir la serie ‘JSA’. Ese mismo año también recibió el encargo de redactar los guiones de ‘The Flash’, lo que le consolidó como guionista. En 2005 se ocupó del retorno de Hal Jordan en la colección ‘Green Lantern’ y, años más tarde, de sus posteriores eventos como ‘El día más brillante’ y ‘La noche más oscura’, consiguiendo así una etapa memorable y fundamental para el personaje.

Otros de sus muchos trabajos importantes antes de ‘Los Nuevos 52’ son los eventos ‘Crisis Infinita’ y ’52’, así como varios arcos argumentales del Hombre de Acero. Tras el relanzamiento del Nuevo Universo DC, se ocupó de colecciones como ‘Aquaman’, transformando al personaje, ‘La Liga de la Justicia’ y la ya habitual ‘Green Lantern’.

Flash

‘Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas’

Wally West se enfrenta a tres amenazas sucesivas. En primer lugar, viaja a un mundo paralelo donde la Fuerza de la Velocidad no existe y, por tanto, tampoco existe Flash. A continuación tropieza con una secta de adoradores que lo tiene a él como único dios. Y por último se asocia con el Flautista para detener un motín de villanos en el penal de Iron Heights.

La JSA, Green Lantern, los Jóvenes Titanes, Superman, Batman… A lo largo de su trayectoria profesional, el guionista Geoff Johns ha aportado su talento a algunos de los personajes más destacados de DC Comics. Tras reeditar por primera vez en España los episodios finales de su trabajo en la serie del Velocista Escarlata, gracias a los tomos Flash de Geoff Johns: Ignición y Flash de Geoff Johns: La guerra de los villanos, llega el momento de echar la vista atrás y disfrutar del inicio de una etapa para el recuerdo, que por fin vuelve a estar disponible. ¡La mejor forma de seguir completando la historia moderna de un personaje que triunfa dentro y fuera del mundo de las viñetas!

Este volumen reúne los episodios del 164 al 176 de la serie Flash. En ellos, el guionista Geoff Johns (Flashpoint) se asoció con los dibujantes Ángel Unzueta y Scott Kolins para trastocar el destino del Velocista Escarlata. Como broche de oro , el especial Flash: Iron Heights dibujado por Ethan Van Sciver.

Guion: Geoff Johns

Dibujo: Ángel Unzueta, Ethan Van Sciver, Scott Kolins, Doug Hazlewood, Tom McCraw, James Sinclair y Brian Bolland

‘Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.